Anuncio
Share
Política

Trump muestra ansiedad al comenzar los argumentos del juicio político en el Senado

El presidente Trump endureció el miércoles su oposición a permitir que el ex asesor de Seguridad Nacional John Bolton testifique en su juicio de destitución en el Senado, citando la seguridad nacional pero añadiendo una nota de aprensión: “No sé si terminamos en los mejores términos”.

“No te gusta que la gente testifique cuando no se han ido en buenos términos”, dijo Trump en una conferencia de prensa antes de partir del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza. “Y eso se debió a mí, no a él”.

Los comentarios de Trump sobre Bolton, a quien despidió en septiembre, sugirieron su mayor ansiedad cuando el Senado, por tercera vez en la historia, se sentó a juzgar a un presidente impugnado. Horas después de que el primer mandatario hablara, comenzaron en el Senado los argumentos formales para destituirlo de su cargo. El representante Adam B. Schiff de Burbank, el principal encargado de la impugnación de los demócratas de la Cámara de Representantes, leyó una cita del padre fundador Alexander Hamilton, para argumentar que Trump era justo el tipo de déspota que los Forjadores tenían en mente al redactar la cláusula de impugnación de la Constitución.

Los Fundadores “sabían lo que era vivir bajo un déspota, y arriesgaron sus vidas para liberarse de él”. Eran conscientes de que estaban creando un ejecutivo enormemente poderoso, y comprendían que tenían que limitarlo”, dijo Schiff.

Anuncio

Se esperaba que la mayoría republicana absolviera a Trump de los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso al intercambiar apoyo militar por la ayuda de Ucrania contra sus rivales políticos, pero la rara indignidad sin duda socavará su legado.

Los abogados de Trump no presentaron ninguna moción antes de la fecha límite del Senado de las 9 a.m., confirmando que no buscarían un voto que desestimara los cargos contra el presidente antes de abrir los argumentos. Varios moderados republicanos habían indicado que se opondrían a la desestimación de cargos. Los que se encuentran en las carreras de reelección este año, especialmente, no querían parecer que ignoraban su responsabilidad constitucional de llevar a cabo un juicio.

El martes, en una sesión que duró casi hasta las 2 a.m. del miércoles, los republicanos aprobaron un paquete de reglas que establece que las decisiones sobre la convocatoria de nuevos testigos tiene como límite hasta el final de la próxima semana. Cada lado debe presentar argumentos de apertura que se extienden a lo largo de varios días. Después, los senadores tienen hasta 16 horas para presentar preguntas por escrito a los abogados de Trump y a los fiscales de la Cámara Demócrata que llevan el caso contra él.

Aunque Trump reiteró a los reporteros en Davos que le encantaría llamar a más testigos, ha ordenado repetidamente a los funcionarios de la administración que desafíen las citaciones para documentos y testimonios.

Anuncio

El líder de la minoría del Senado Charles E. Schumer (D-N.Y.) excusó a los republicanos por limitar la capacidad de los fiscales de la Cámara de Representantes de llamar a testigos e introducir evidencia que no estaba disponible en la Cámara antes del voto de impugnación en diciembre. “Lo quieren hacer en la oscuridad de la noche. Desean ocultar las cosas al pueblo estadounidense”, señaló en una conferencia de prensa el miércoles. Pero dijo que los republicanos sienten claramente la presión, citando el hecho de que el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell (R-Ky.), fue obligado el martes a suavizar las reglas del juicio y a permitir más días para presentar sus argumentos.

Schumer manifestó que los demócratas negociarían con los republicanos sobre los testigos, pero que se resistirían a los esfuerzos de llamar a Joe o a Hunter Biden como parte de un acuerdo. No lo descartó por completo. “No necesitamos contar con testigos que no tengan nada que ver con esto y que traten de distraer a los estadounidenses de la verdad”, dijo.

Pero Schiff rechazó la idea de que los demócratas aceptaran llamar a los Biden a cambio de Bolton y los funcionarios de la administración. “Esto no es como un intercambio de fútbol de fantasía”, dijo a los periodistas. “No se trata de ‘les ofreceremos esto si nos dan aquello, les proporcionaremos un testigo que es irrelevante e inmaterial, que no tiene ningún testimonio relevante, pero un declarante que nos permitirá calumniar a un candidato presidencial, si quieren conseguir un deponente legítimo’. Eso no es un canje. Los juicios no son un intercambio de testigos”.

Schiff, durante su declaración de apertura, señaló el testimonio en la Cámara del ex embajador de Trump ante la Unión Europea, Gordon Sondland, quien dijo que todos en la administración, incluyendo a Trump, estaban en la “misma sintonía” en el esfuerzo del presidente para presionar a Ucrania.

“El presidente fue una pieza clave en el esquema. Todo el mundo estaba al tanto”. Dirigió las acciones de su equipo”, dijo Schiff. "Él personalmente pidió a un gobierno extranjero que investigara a su oponente. Estos hechos no están en disputa”.

El nivel de enojo entre las partes aumentó en medio de los argumentos previos al juicio del día anterior, lo que provocó una rara reprimenda instando a la civilidad después de la medianoche por parte del presidente de la Corte Suprema John G. Roberts Jr., quien está obligado por la Constitución a presidir el juicio del presidente.

La amonestación no se extendió a Trump en Davos. El presidente describió repetidamente a los demócratas, incluyendo a Schiff y al representante Jerrold Nadler de Nueva York, como “corruptos” y “vagos”, y dijo que su éxito económico los había hecho perder la cabeza.

"¿Sabes lo que los ha vuelto locos? Todos esos números récord”, dijo Trump, refiriéndose a los indicadores económicos.

Anuncio

Los funcionarios demócratas, encabezados por Schiff, telegrafiaron su caso en los argumentos previos al juicio el martes, y los abogados de Trump les respondieron sarcásticamente mientras los senadores se sentaban sin palabras. Schumer se burló de ellos, diciendo: “Los argumentos de los abogados del presidente fueron como un programa de Fox News - mucho dedo señalando y nada que ver con los hechos reales”.

El equipo legal del presidente también hizo algunas declaraciones falsas en sus comentarios previos al juicio el martes, alegando, por ejemplo, que a Trump no se le dio la oportunidad de defenderse en la investigación de la impugnación de la Cámara y que no se permitió a los republicanos de la Cámara entrar en la instalación de seguridad donde declararon los testigos. Mientras que muchos críticos de los medios de comunicación social citaron los reclamos, los demócratas del Senado dijeron que no tenían planes de objetar formalmente.

Después de meses de informes y declaraciones, los demócratas destacaron las demandas de Trump el año pasado para que el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky anunciara las investigaciones sobre Joe Biden, uno de los principales candidatos a la nominación demócrata, y su hijo Hunter, que recibió dinero por servir en una junta corporativa ucraniana mientras su padre era vicepresidente.

Por medio de videoclips en la cámara del Senado, los demócratas han presentado extensos comentarios de diplomáticos estadounidenses y otros altos funcionarios que han declarado bajo juramento que Trump quería que Ucrania anunciara una investigación sobre la corrupción de los Biden antes de que él accediera a liberar la ayuda militar a Ucrania o acordara una reunión en la Casa Blanca con Zelensky. El nuevo presidente ucraniano buscó tanto la ayuda como una reunión como muestras cruciales del apoyo estadounidense mientras su país luchaba contra la agresión rusa.

Muchos de los que testificaron en los procedimientos de la Cámara de Representantes dijeron que creían que los intentos de Trump de aprovechar la ayuda del gobierno para su propio beneficio político habían dañado al país y violado sus valores.

Los republicanos, siguiendo el ejemplo de Trump, han argumentado que las acciones del presidente estaban dentro de su autoridad y que él intentaba buscar ampliamente erradicar la corrupción. Haciéndose eco de sus abogados, han enfatizado que la Cámara de Representantes no ha alegado que Trump haya cometido un crimen, aunque la mayoría de los expertos constitucionales están de acuerdo en que el juicio político no requiere una violación del código penal, sólo evidencia de un abuso de poder.

Los republicanos han tratado de presentar el caso de los demócratas como parte de un programa de larga duración. Entre sus defensores más vocales estaban Sens. Rand Paul de Kentucky y Lindsey Graham de Carolina del Sur, quienes hace exactamente cuatro años estaban haciendo campaña para presidente contra Trump en Iowa, y desafiando su estado físico para el cargo. Paul señaló a los reporteros que los ataques de los demócratas, incluyendo el hecho de que los republicanos del Senado están encubriendo al presidente, sería contraproducente y unificaría a los republicanos detrás de él. “Cuanto más tiempo pueda hablar Adam Schiff”, dijo, “mejor, porque está unificando a los republicanos”.

Graham desestimó la sesión del martes como “11 horas diciéndonos lo malo que era su caso”. Él y otros republicanos criticaron a los demócratas por tratar de expulsar al presidente tan cerca de las elecciones; los demócratas replican que no tenían otra opción porque la supuesta ofensa involucra el esfuerzo de Trump por influenciar la campaña.

Anuncio

Varios republicanos han sugerido que podrían romper con él - y con McConnell - y permitir que los demócratas llamen a testigos que se negaron a declarar en la Cámara, incluyendo a Bolton.

Bolton, según otros testigos, estaba molesto por las tácticas de presión de Trump contra Ucrania, instruyendo a otros miembros del personal para que se pusieran en contacto con abogados y evitaran convertirse en cómplices de lo que él llamó burlonamente “el negocio de la droga” de Trump. Recientemente dijo que testificaría si se le citaba, pero sigue sin estar claro si implicaría al mandatario en el supuesto delito.

Los demócratas también esperan llamar a Lev Parnas, un asociado del abogado personal de Trump, Rudolph W. Giuliani, quien ha dicho que trabajó bajo la autoridad del presidente para convencer a los funcionarios ucranianos de que investigaran a Biden y a los demócratas.

Trump espera un juicio relativamente breve para acelerar una absolución, que le permita reclamar la exoneración en lo que él llama una “cacería de brujas”.

Las presentaciones de las dos partes en el Senado serán fundamentales para determinar si el Senado vota para escuchar a los testigos antes de votar sobre la culpabilidad de Trump.

Bierman informó desde Washington. Megerian informó desde Davos. Las redactoras Jennifer Haberkorn y Sarah Wire contribuyeron desde Washington.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio