Anuncio
Share
Política

La respuesta de Trump al desastre del coronavirus causa problemas para su campaña

En una señal de problemas políticos derivados de la pandemia de coronavirus, la campaña de reelección del presidente Trump compró anuncios de televisión en Iowa, un estado que ganó fácilmente en 2016 pero que parece estar en juego en noviembre.
(Gerald Herbert / Associated Press)

La insatisfacción de los votantes con la respuesta a la pandemia de Trump lo pone a la defensiva en Iowa, un estado que ganó por un amplio margen en 2016.

El peligro de la pandemia de coronavirus se ha vuelto muy real para LeAnn Davis. Un brote importante en una planta de National Beef cerca de esta ciudad de Iowa de 2.100 habitantes ha dejado hospitalizada a una de sus amigas.

Davis se desanima por la negativa del presidente Trump a usar una mascarilla facial y se alarma por su prisa por reabrir la economía.

“Es demasiado pronto”, dijo. “Demasiado pronto”.

Trump ha comenzado a invertir dinero en publicidad televisiva en Iowa, un estado que obtuvo fácilmente en 2016, y votantes como Davis son una gran parte de la razón. La demócrata de 50 años votó dos veces por Barack Obama, luego se saltó las elecciones de 2016 porque no le gustaba Trump y no confiaba en Hillary Clinton. Pero esta vez, ella votará por Joe Biden.

Anuncio

Si suficientes votantes como ella, insatisfechos con el liderazgo de Trump en una catástrofe económica y de salud, eligen a Biden, el dominio del presidente en Iowa está en peligro.

LeAnn Davis, de Toledo, Iowa, dice que el presidente Trump ha presionado para reabrir la economía de las restricciones del coronavirus demasiado pronto. Una ex partidaria de Barack Obama que, como muchos demócratas de Iowa, no votó por Hillary Clinton en 2016, dice que votará este año por Joe Biden.
(Seema Mehta / Los Angeles Times)

La campaña de Trump ha gastado más de $400.000 para publicar anuncios de televisión en Des Moines, Cedar Rapids y Sioux City en las últimas semanas, según Advertising Analytics, una firma de seguimiento de anuncios.

Los anuncios enmarcan la respuesta del presidente de 73 años al coronavirus como dura, rápida y “no siempre amable” y retratan a Biden, de 77 años, como un anciano confundido con una historia de mimos a China.

Anuncio

Como estado principalmente agrícola blanco, Iowa debería ser un territorio seguro para Trump, cuya base política incluye a la América rural. Venció a Clinton por más de 9 puntos porcentuales aquí. Pero con el coronavirus que cambia la vida de los 3.2 millones de residentes de Iowa, el estado ya no parece una apuesta segura.

“Si se anuncia en el estado, será competitivo, punto”, señaló Ken Goldstein, profesor de política en la Universidad de San Francisco.

La campaña de Trump también está gastando más de $600.000 en comerciales de televisión que comenzaron a emitirse el jueves en Ohio. Al igual que Iowa, es un estado que el presidente ganó fácilmente en 2016; venció a Clinton por 8 puntos porcentuales. Es muy poco probable que el ahora presidente pueda ganar el Colegio Electoral sin victorias en ambos estados.

El gasto de Trump es suficiente para que sus anuncios sean vistos por la mayoría de los televidentes de Iowa y Ohio. Este anuncio se destaca de otros comprados recientemente en los seis estados ampliamente vistos como competitivos: Michigan, Pensilvania, Wisconsin, Florida, Arizona y Carolina del Norte.

Anuncio

En un momento en que Trump podría estar expandiendo el mapa del campo de batalla a los estados que Clinton ganó por poco, como New Hampshire, Minnesota o Nevada, en cambio, está apoyando a los estados que deberían ser parte de su base.

“La conclusión es que este tipo tiene que anunciarse en bastantes lugares donde no debería tener que hacerlo”, expuso David Doak, un consultor demócrata que ha hecho anuncios para candidatos en todo el país.

Tim Murtaugh, director de comunicaciones de la campaña de Trump, describió la publicidad de Iowa y Ohio como esfuerzos rutinarios para mantener a los seguidores comprometidos “incluso en estados donde tenemos una gran confianza de ganar”. También recordó el fracaso de Clinton para dedicar recursos de campaña a Michigan y Wisconsin, estados que perdió por pequeños márgenes.

“No damos nada por sentado, a diferencia de Hillary Clinton en 2016", declaró Murtaugh. “No estamos cometiendo ese error”.

Anuncio

Las encuestas han encontrado que la mayoría de los estadounidenses desaprueban la forma en que el presidente manejó la crisis del coronavirus, con votantes de edad avanzada, una fuente de fortaleza para Trump en 2016, especialmente desconectados.

“Este impulso para reabrir y la actitud despectiva que parece tener hacia la muerte y el sufrimiento que está causando, creo que molesta a mucha gente, especialmente a algunos de los más vulnerables”, manifestó Alan Abramowitz, politólogo de la Universidad de Emory en Atlanta.

En Iowa, el impacto de COVID-19 es grave, con más de 19.000 casos confirmados y 535 muertes. Aquí en el condado de Tama, donde fallecieron 27 personas, los decesos per cápita son los más altos de los 99 condados de Iowa.

Las plantas empacadoras de carne son una fuente importante de infección. Iowa procesa una cuarta parte de la carne de cerdo de la nación, o 155.000 cerdos por día. Los brotes en las plantas de carne de cerdo y carne de res de Iowa han provocado interrupciones en el suministro que le costarán a la industria $2.7 mil millones, ya que los cierres obligan a los agricultores a sacrificar los rebaños, expuso el gobernador Kim Reynolds.

Anuncio

Los brotes de coronavirus en las instalaciones de empaque de carne como esta planta de Tyson Foods en Waterloo, Iowa, han interrumpido la cadena de suministro de alimentos de la nación.
(Charlie Neibergall / Associated Press)

Es la pandemia lo que fundamenta la oposición de Davis hacia Trump.

“Está centrado en sí mismo”, dijo, señalando la negativa del presidente a usar una mascarilla facial. “Y no se encuentra muy interesado en aprender sobre todo lo que sucede a su alrededor”.

Sandy Mullin, camarera del Flaming Office Bar & Grill de Toledo, también ha sido impactada por COVID-19. Su tía de 90 años se está recuperando del virus, y un amigo que trabajaba en la planta National Beef igualmente se contagió.

Anuncio

Mullin también votó por Obama, luego se negó a votar en 2016 porque detestaba tanto a Clinton como a Trump. Aún no ha decidido si respaldar a Biden, pero está totalmente en contra del ahora presidente. Ella negó con la cabeza mientras hablaba de Trump promocionando inyecciones de desinfectante para combatir el virus.

“Para alguien que se supone que está liderando este país, algunas de las cosas que él dice están desconectadas”, manifestó.

No es sólo la pandemia que pone a Iowa en juego. Trump también carece de una ventaja clave que tenía en 2016: Clinton, a quien muchos votantes rurales y de pueblos pequeños no les gustaba visceralmente, esta vez no está en la boleta electoral. Su participación en el voto en las elecciones presidenciales de Iowa fue la más baja de todos los nominados por los demócratas desde 1980. Incluso entre los demócratas, Clinton tuvo problemas en Iowa: en los comités del partido de 2016, venció a Bernie Sanders por sólo una fracción de un punto porcentual.

El ex vicepresidente Biden tiene un atractivo más amplio.

Anuncio

“Biden es visto como el tío Joe”, dijo Doug Gross, un abogado de Des Moines y recaudador de fondos republicano que cree que Biden es fuerte entre los moderados en Iowa. “Eso es un peligro para el presidente”.

El ex vicepresidente Joe Biden plantea un desafío más difícil para el presidente Trump en Iowa que Hillary Clinton en 2016, dicen los estrategas.
(Associated Press)

La historia reciente de Iowa sugiere que Trump tiene buenas razones para anunciarse en el estado.

El republicano George W. Bush perdió Iowa en 2000, luego lo ganó cuatro años después, en ambos casos por menos de 1 punto porcentual. Obama ganó el estado decisivamente en 2008 y 2012.

Anuncio

El estado volvió fuertemente hacia los demócratas en la reacción de mitad de período de 2018 contra la tumultuosa presidencia de Trump; los demócratas expulsaron a dos congresistas republicanos y ahora tienen tres de los cuatro escaños de la Cámara del estado.

David Kochel, un estratega republicano de Iowa y crítico de Trump, dijo que el mismo tipo de revuelta suburbana contra el ahora primer mandatario que impulsó la toma de posesión demócrata de la Cámara en 2018 plantea riesgos para la reelección del presidente, por lo que tendrá que maximizar la participación en las zonas rurales conservadoras. Trump sigue siendo el favorito en Iowa, señaló, pero Biden es un oponente formidable.

Incluso antes de la pandemia, no estaba claro si la mayoría de los agricultores en Iowa y otros estados agrícolas se quedarían con Trump mientras su guerra comercial con China recortaba las exportaciones y el presidente repartía subsidios para compensar el déficit.

Gross, el recaudador de fondos republicano que fue jefe de gabinete del ex gobernador Terry Branstad, ve a Iowa como más competitiva de lo que muchos creen.

Anuncio

“De la guerra comercial entra en una pandemia cerrando todo. Tenemos a los agricultores en Iowa más dependientes de la asistencia del gobierno que nunca”, dijo Gross. “Ahí es donde el presidente tiene cierto peligro en Iowa”.

Otro obstáculo para Trump en Iowa es el aumento en el registro de votantes demócratas antes de las contiendas presidenciales ferozmente disputadas del partido en febrero, que ha borrado la ventaja del Partido Republicano en el estado estrechamente dividido. Los demócratas registrados ahora superan ligeramente a los republicanos.

Esos nuevos demócratas son una de las razones por las que Jeff Link, un estratega demócrata de Iowa, no está sorprendido de que la campaña de Trump vea la necesidad de apuntalar el apoyo en el estado.

“Son inteligentes para gastar aquí ahora”, concluyó.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio