Anuncio

Análisis: Joe Biden no es Hillary Clinton, y eso es un problema para el presidente Trump

Joe Biden, haciendo campaña en 2016 durante la candidatura de Hillary Clinton para presidente.
Joe Biden, haciendo campaña en 2016 durante la candidatura de Hillary Clinton para presidente, no provoca el mismo rencor que la ex primera dama y secretaria de Estado.
(Christopher Dolan / Times-Tribune)

La mejor esperanza de Trump para la reelección es arrasar a Biden. Eso es más difícil cuando a muchos votantes les gusta el tipo.

Joe Biden es viejo. Tiene un expediente que se remonta a medio siglo. Él es, en su propia admisión, una “gaffe machine” (una máquina de metedura de pata) que regularmente tropieza con su propias declaraciones.

Sin embargo, no disgusta tanto y tan visceralmente como la última nominada demócrata, Hillary Clinton, y eso complica el esfuerzo de reelección del presidente Trump.

El ahora titular es profundamente impopular y, si la historia es una guía, tiene pocas posibilidades de cambiar drásticamente esos sentimientos para el día de las elecciones.

Su mejor, y posiblemente la única, oportunidad de ganar un segundo mandato es hacer que Biden parezca el más desagradable de los dos; convirtiendo las elecciones, en la taquigrafía política, en una elección entre candidatos en lugar de un referéndum sobre la personalidad y el desempeño de Trump.

Anuncio

La estrategia funcionó hace cuatro años contra Clinton. Después de un cuarto de siglo en el escenario nacional, y una contundente primaria demócrata, la ex primera dama y secretaria de Estado fue vista por muchos republicanos como una figura de villanía casi singular y por un número significativo de independientes, a quienes no les gustaba tampoco - como el mayor de dos males.

Esta vez parece diferente.

“La gente no le tiene miedo a Biden”, dijo Ed Rogers, ex alto funcionario de George H.W. en la Casa Blanca de Bush y un antiguo agente republicano. “No es lo suficientemente malo” como para ser el punto focal de una campaña negativa.

Las encuestas de opinión parecen confirmarlo.

Anuncio

Facebook retiró los anuncios de la campaña Trump por usar el símbolo del triángulo rojo que se usaba para los prisioneros políticos.

Las encuestas agregadas por RealClearPolitics encontraron que el 45% de los encuestados tenía una opinión favorable de Biden y el 46% tenía una opinión desfavorable. Por el contrario, Clinton ya era una figura mucho más polémica en esta etapa de la campaña de 2016, vista favorablemente en un 40% y desfavorable en un 55%.

(Por su parte, el presidente es visto favorablemente en las últimas encuestas por el 43% de los encuestados y de manera desfavorable por el 55%).
Por supuesto, hay muchas personas, incluidos algunos demócratas, a quienes no les importa mucho Biden. Algunos en la izquierda lo consideran demasiado centrista y bastante dispuesto a comprometerse con los republicanos. Algunos de la derecha lo juzgan como una reliquia del gobierno de Obama y una farsa de entrega alegre.

Pero incluso los estrategas de Trump admiten en privado que el afable Biden no es tan impopular o fácil de demonizar como Clinton.

Anuncio

Una razón son los votantes como el republicano Chuck Zeman.

El planificador financiero retirado de 77 años de Sun City, una comunidad de personas de la tercera edad fuera de Phoenix, respalda a Trump para un segundo mandato, citando la postura dura del presidente sobre la inmigración y la forma en que la economía era un éxito antes de que el COVID-19 forzara a las empresas a entrar en un coma inducido.

Sin embargo, a pesar de su inclinación partidista, Zeman no se siente hostil hacia Biden, que tiene la misma edad. “Me gusta el chico personalmente”, dijo Zeman. “Creo que es un buen tipo”.

Los partidarios del presidente, que acaba de cumplir 74 años, insisten en que sólo con la buena voluntad no se llega tan lejos.

Anuncio

Incluso después de sus muchas décadas en política, Biden sigue siendo un misterio para varios votantes, comentaron. De hecho, una encuesta reciente de NBC-Wall Street Journal que mostró a Trump filtrarse con 7 puntos porcentuales a nivel nacional encontró que casi una cuarta parte de los encuestados expresó una opinión neutral del ex vicepresidente, lo que sugiere que estaban abiertos a la persuasión en los próximos meses.

Lo que estamos viendo es una revuelta silenciosa - y una advertencia a Trump de que no puede contar con sus generales si da órdenes que encuentran profundamente equivocadas.

Kelly Sadler, la portavoz de un comité de acción política pro-Trump, dijo que la longevidad política de Biden lo convierte en un objetivo excepcionalmente vulnerable.

“Joe Biden ha estado en el servicio público durante 47 años”, señaló Sadler, directora de comunicaciones de America First Action, que ha cabildeado mucho en nombre de Trump. “Ahora está haciendo campaña prometiendo solucionar los problemas que ayudó a crear cuando estaba en el cargo”.

Anuncio

Por ahora, el presidente y sus aliados han centrado su publicidad televisiva en temas como el comercio, diciendo que Biden apoyó acuerdos que castigaban al Medio Oeste industrial, un campo de batalla político clave, y que ha mostrado ser demasiado acogedor con China, que Trump culpa por la pandemia del COVID-19.

Los anuncios, al menos hasta ahora, se han alejado del tipo de ataques mordaces que Trump dirigió contra Clinton que, según algunos dentro de la campaña, han sido probados y demostrado ser menos efectivos contra Biden.

Parte de la razón puede ser que Clinton ya había sido un objetivo republicano durante décadas, comenzando con la campaña presidencial de 1992 de su esposo y continuando durante sus años como primera dama, una senadora estadounidense de Nueva York y secretaria de Estado de Obama, para cuando se convirtió en la candidata demócrata.

“A la gente no le gustaba Hillary Clinton y eso fue un subproducto de una estrategia política intencional”, manifestó Amanda Litman, directora del programa de correo electrónico de Clinton 2016 y cofundadora de Run for Something, una organización que alienta a los jóvenes progresistas a buscar un cargo político.

Anuncio

“Los mejores ataques negativos son los que se basan en lo que la gente ya cree, o en lo que se inclinan a creer si sólo les das el lenguaje o un punto de prueba”, dijo Litman. “Es más difícil contra alguien por lo que la gente generalmente tiene un sentimiento positivo”.

No hay duda de que la misoginia alimentó parte del rencor contra Clinton también, un problema que Biden obviamente no enfrenta.

Biden, además, puede beneficiarse de dos hechos: una pandemia mortal, una intensa discusión nacional sobre raza y desigualdad, que parecen particularmente adecuados para su reputación de cariño y empatía delicadamente afinada.

Anuncio

J. Ann Selzer, una encuestadora independiente en Des Moines, realizó un sondeo reciente en Iowa que muestra a Biden y Trump efectivamente empatados en un estado que el presidente ganaba hace cuatro años por 9 puntos porcentuales. El índice de aprobación del ahora primer mandatario había caído en territorio negativo después de alcanzar el 51% a principios de marzo, una disminución que atribuyó al manejo del presidente de las crisis gemelas.

También es digno de mención, enfatizó Selzer, que Biden pasó gran parte de los últimos meses haciendo campaña de forma remota desde su sótano, limitando su exposición pública y minimizando la oportunidad de cometer otro de sus trucos infames y tal vez destruir esa apariencia de simpatía.

“Aparentemente está diciendo lo suficiente y no demasiado”, dijo Selzer. “Ya veremos si eso puede sobrevivir a las elecciones”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio