Anuncio

¿Qué pasa si Trump pierde pero no lo reconoce? Así podría desarrollarse una crisis constitucional

President Trump speaks to reporters at the White House
El presidente Trump habla con los reporteros en la Casa Blanca el jueves antes de salir para un viaje a Carolina del Norte y Florida.
(Associated Press)

La negativa de Trump a decir que transferiría pacíficamente el poder puede ser una fanfarronada. Pero hay medidas que podría tomar, y los demócratas están en alerta.

Mientras el presidente Trump, respaldado por su ejército de abogados, ha sentado las bases para socavar un resultado electoral que no lo presente como vencedor, los legisladores republicanos se encontraron el jueves en la asombrosa posición de tener que asegurar a los estadounidenses que habría una transición pacífica del poder si él pierde.

El Senado controlado por los republicanos llegó a aprobar una resolución que decía lo mismo. Mientras tanto, en medio del furor por los comentarios más recientes y descarados de Trump, quedó más claro cómo podría desarrollarse la crisis constitucional si el presidente fuera derrotado y persuade a sus aliados para que se unan a él para rechazar el recuento de votos.

Una crisis así todavía parece poco probable; el éxito de Trump en tal escenario dependería de que persuadiera a las legislaturas controladas por los republicanos en los estados indecisos de aceptar sus infundadas afirmaciones de fraude. Sin embargo, los expertos en votaciones se preocupan si el resultado de las elecciones fuera cerrado.

La ansiedad se intensificó el miércoles, cuando Trump declaró que no se comprometería con una transición pacífica si algunos estados continúan enviando boletas por correo a todos los votantes registrados, que es la ley en varios lugares. El jueves, el presidente retomó esos comentarios, incluso cuando los críticos los compararon con las palabras de líderes autoritarios extranjeros.

Anuncio

Su campaña ha hablado con al menos un líder republicano en Pensilvania sobre la posibilidad de citar irregularidades en la votación para rechazar una victoria de Joe Biden allí y hacer que la legislatura indique a los electores del estado que respalden a Trump, según el Atlantic. Es una estrategia que el ahora presidente también podría seguir en otros estados.

La hermana mayor del presidente Trump, una ex juez federal, es escuchada criticando duramente a su hermano en una serie de grabaciones recién publicadas.

“Desafortunadamente, el riesgo de que suceda este tipo de cosas ha aumentado”, dijo Ned Foley, un estudioso de derecho electoral en la Universidad Estatal de Ohio que ha investigado cómo podría desarrollarse tal escenario.

La campaña de Trump negó que la estrategia esté bajo consideración, pero un alto funcionario de campaña, que habló bajo condición de anonimato, dijo que el equipo legal exploraría todas las opciones para garantizar la reelección del presidente.

Anuncio

“Si creemos que lo están robando, vamos a luchar como si estuviéramos en el infierno”, manifestó el jueves el alto funcionario de campaña, pero agregaron que Trump no planea mantenerse en el poder si pierde de manera justa. “Pienso que eso es lo que decía el presidente. Pero creo que noviembre podría ser un mes realmente malo para este país”.

Los pronunciamientos del presidente están preocupando incluso a algunos en el Pentágono, después de que dijo a principios de este año que planeaba desplegar una demostración masiva de fuerza por parte de los elementos del orden público el día de las elecciones, en lo que describió como un esfuerzo nacional de supervisión de las elecciones.

Ninguna ley permite al presidente autorizar tal fuerza para uso doméstico, pero el reciente despliegue de la Guardia Nacional por parte de Trump para expulsar a los manifestantes fuera de la Casa Blanca ha generado preocupaciones sobre cómo respondería a las protestas postelectorales. Si se certifica que Biden es el ganador y Trump se niega a dejar el cargo, los comandantes militares enfrentarían una situación hasta ahora inimaginable, recibiendo órdenes de un comandante en jefe en disputa, incluso cuando sus enemigos buscan que los ayuden a destituirlo.

Una elección disputada que desemboque en una pelea en las legislaturas estatales desencadenaría un caos constitucional, expuso Foley. En varios momentos entre el día de las elecciones y la toma de posesión, las cosas pueden romperse si algún estado opta por ignorar sus resultados y el Congreso no puede ponerse de acuerdo sobre cómo contar a los electores de los estados.

Anuncio

El peor de los casos es que el estancamiento se prolongue hasta mediados de enero y que la Cámara y el Senado estén en disputa sobre quién debería ocupar la Casa Blanca cuando el mandato del presidente expira el 20 de enero según la Constitución.

Foley había trazado previamente esa eventualidad con la mentalidad de un científico que contempla un asteroide gigante que se estrella contra la Tierra: una posibilidad remota, pero una para la que hay que estar preparados. Solo que el escenario de colapso electoral se ha vuelto considerablemente menos remoto, señaló, ya que el rápido cambio a la votación por correo, y más de los demócratas que de los republicanos, ha creado resultados en los que un republicano parece haber ganado el día de las elecciones, pero finalmente pierde cuando todos los votos enviados por correo se cuentan en los días siguientes.

El presidente de EE.UU prometió una lucha total contra la adicción a los opiáceos. Pero la oposición a la cobertura del seguro y la falta de seguimiento llevó a más muertes

Hubo varios resultados de este tipo en 2018, que confundieron a los votantes acostumbrados a que se declarara un ganador la noche de las elecciones.

Anuncio

“Trump ha roto tantas normas y ha hecho declaraciones tan incendiarias, incluso acerca de no aceptar una transición pacífica del poder, que mis alarmas están sonando”, dijo Richard Hasen, autor de ‘Election Meltdown: Dirty Tricks, Distrust, and the Threat to American Democracy’. “No significa que esto vaya a suceder. Pero sí denota que tenemos razón en preocuparnos de que suceda”.

Con anticipación, los abogados demócratas que trabajan con la campaña de Biden están examinando las leyes electorales en los estados en disputa, así como las reglas de la Constitución para contar los votos electorales.

Les preocupa que Trump mantenga una ventaja en la noche de las elecciones en un estado crucial, declare la victoria antes de que se cuente la mayor parte de las boletas por correo y envíe a sus abogados a los tribunales para tratar de detener un conteo completo. Es un movimiento que Trump ha señalado que podría ocurrir, al declarar repetidamente que las boletas por correo son fraudulentas.

Tal acción legal podría crear una oportunidad para que los legisladores estatales republicanos en lugares como Pensilvania, Michigan y Wisconsin declaren que emitirán los votos electorales de su estado por Trump. Los gobernadores demócratas en cada uno de ellos podrían interponerse en el camino, llevando al Congreso una lista de electores que compiten por Biden, lo que provocaría una mayor disputa del proceso.

Anuncio

Nada como esto ha sucedido en Estados Unidos desde la contienda de 1876 entre el republicano Rutherford B. Hayes y el demócrata Samuel Tilden.

La mayoría de los republicanos parecen tener un apetito limitado por hacer que el país vuelva a pasar por algo así, sin un resultado electoral muy estrecho y evidencia convincente de que los recuentos de votos fueron defectuosos. Varios republicanos en el Congreso hicieron declaraciones el jueves prometiendo una transición pacífica, aunque evitaron criticar a Trump por sus proclamas.

Los demócratas utilizaron la controversia para energizar a sus votantes, instándolos a participar en números tan grandes para que no haya disputas sobre el vencedor después del día de las elecciones.

Leadville, Colorado, no tiene concesionario de coches, ni Walmart, ni grandes almacenes, ni servicio de Internet fiable. La oficina de correos llena importantes vacíos.

Anuncio

“Una victoria aplastante de Biden hará que sea prácticamente imposible que Trump niegue los resultados y es nuestro mejor medio para defender la democracia”, expuso el senador independiente Bernie Sanders de Vermont. Dijo que Trump está “sembrando las semillas del caos, la confusión y las teorías de la conspiración al poner en duda la integridad de esta elección y, si pierde, justificar por qué debería permanecer en el cargo”.

Algunos republicanos especularon que Trump no se está moviendo para aferrarse al poder a toda costa, sino para salvar la cara en caso de que pierda.

“La idea de que un presidente no dejara el cargo después de perder es obviamente alarmante, pero no creo que muchos funcionarios republicanos piensen que es una amenaza seria”, dijo Alex Conant, estratega republicano.

“Se trata más de hacer girar una pérdida que de tratar de mantener el poder”, señaló. “Pero comentarios como este no lo ayudarán a ganar las elecciones. Es motivador para los demócratas y un desvío para los votantes indecisos de los suburbios que simplemente no les gusta el caos de la presidencia de Trump. Si esta elección se trata de que el ahora primer mandatario se niega a dejar el cargo si pierde, los republicanos serán aplastados”.

Anuncio

La campaña de Trump, que ya ha gastado mil millones de dólares de los 1.300 millones que ha recaudado, ha gastado mucho, aproximadamente 30 millones de dólares en los últimos dos años, en su equipo legal. Incluye abogados internos, así como abogados de la firma Jones Day en Washington y la firma de Los Ángeles de Charles Harder, que se especializa en demandas por difamación en los medios.

La campaña ya ha desafiado los planes electorales en varios estados y luchó agresivamente para reducir la participación de votantes. Ha luchado para reducir la elegibilidad para votar por correo, eliminar a los electores de las listas, endurecer los requisitos de identificación de los votantes, reducir o prohibir el uso de buzones y descartar las boletas por correo que tienen fallas técnicas o llegan después del día de las elecciones.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio