Anuncio

En una ciudad de Colorado, la oficina postal representa mucho más que la entrega de correo

Pequeños clientes esperan para enviar un paquete en la oficina de correos de Leadville,
(Richard Read / Los Angeles Times)

Leadville, Colorado, no tiene concesionario de coches, ni Walmart, ni grandes almacenes, ni servicio de Internet fiable. La oficina de correos llena importantes vacíos.

Este puesto avanzado de montaña, ubicado a 10.152 pies de altura colocándolo como la ciudad más alta de América del Norte, ha experimentado muchos auges y caídas.

En 1880, una bonanza minera de plata había convertido a Leadville en el asentamiento más grande entre St. Louis y San Francisco.

Un siglo después, se derrumbó cuando el colapso de los precios del molibdeno metálico reclamó miles de empleos en la minería.

Antes del brote de coronavirus, la ciudad de 2.760 habitantes estaba reviviendo como destino turístico, con sus edificios hoteleros victorianos renovados, el Silver Dollar Saloon y un elaborado museo minero enmarcado por picos nevados.

Anuncio

La única constante a lo largo de los años, sin contar los crudos inviernos y la altitud que deja boquiabiertos a los visitantes, ha sido el Servicio Postal de Estados Unidos.

Leadville no tiene concesionario de automóviles, ni Walmart, ni grandes almacenes ni un servicio de Internet confiable.

La oficina de correos llena importantes lagunas.

“Somos una pequeña ciudad rural de montaña, por lo que la oficina de correos, como puede imaginar, es nuestro salvavidas”, dijo el alcalde de Leadville, Greg Labbe.

Anuncio

Durante décadas antes de que fuera la alcaldía, el majestuoso edificio de ladrillos donde trabaja Labbe fue la oficina de correos, con una pequeña ventana en el ático donde, según los guías turísticos, el administrador de correos espiaba a los carteros haciendo sus rondas.

Traffic backs up during construction in Leadville, Colo., recently from the city's latest boom.
El tráfico se acumula en una zona de construcción en Leadville, Colorado, debido al último auge de la ciudad.
(Richard Read / Los Angeles Times)

“Es un edificio magnífico, no repararon en gastos porque el Servicio Postal nos consideraba una ciudad de primera clase, lo cual todavía hacen”, dijo. “Eso significa que seguimos recibiendo entregas a domicilio lo cual no sucede en muchas otras ciudades tan pequeñas”.

Hoy, la oficina de correos es una estructura de ladrillos de un piso construida en 1966, con el nombre del entonces presidente Johnson en una placa al frente.

Anuncio

Kat Peterson llegó el otro día para revisar su apartado postal. Por discapacidad a los 50 años, reside en una vivienda para personas de bajos ingresos y no tiene automóvil. Desde que Shopko, un minorista general, cerró hace dos años, ha pedido por correo prácticamente todas sus compras.

“Dependemos mucho del correo”, dijo. “Incluso mi perro depende del correo de Estados Unidos”.

Para Katie Duggin, que trabaja cerca como oficial de libertad condicional, el papel de la oficina de correos no tenía discusión. Era la hora del almuerzo y el pasillo de la entrada era un buen lugar para ponerse al día con los amigos.

“Si no tuviéramos una oficina de correos aquí, estaríamos conduciendo todo el tiempo”, comentó. “A veces eso es imposible, porque cierran las carreteras cuando hay demasiada nieve”.

Anuncio

Los picos nevados, algunos de más de 14.000 pies, se ciernen sobre la oficina de correos en Leadville, Colorado.
(Richard Read / Los Angeles Times)

Los clientes aprecian la oficina de correos en el país por su servicio personalizado y por lo lejos que están dispuestos a llegar sus 14 empleados y contratistas.

Cuando Peterson se fue, el dueño de una pizzería Tim Koch se apresuró a llegar al mostrador, al darse cuenta de que había enviado ocho sobres sin timbres. Un empleado rebuscó en bolsas de correo abultadas y las encontró.

Clerk Sue Ann Gray collects mail recently from boxes outside the Leadville, Colo., post office.
La empleada Sue Ann Gray recoge el correo de los buzones afuera de la oficina de correos de Leadville, Colorado.
(Richard Read / Los Angeles Times)
Anuncio

Un tema apenas mencionado en la oficina de correos fue la política, a pesar de que el Servicio Postal se ha convertido en el centro de la controversia partidista en el período previo a las elecciones presidenciales de noviembre.

Con un número récord de personas que se espera que voten por correo debido a la pandemia, el presidente Trump ha afirmado, sin pruebas, que los demócratas enviarán un montón de papeletas falsas.

Los demócratas acusan a su administración de intentar sabotear las elecciones reduciendo repentinamente las horas extras y eliminando cientos de máquinas de clasificación de correo.

En marzo, antes de la controversia, una encuesta nacional del Pew Research Center encontró que el 91% de los encuestados, sin importar a qué partido político favorecían, tenían una impresión favorable del Servicio Postal, ubicándolo por encima de cualquier otra agencia federal.

Anuncio

En el condado de Lake, donde Leadville es la única ciudad, Trump recibió el 55% de los votos en las elecciones de 2016 en comparación con el 40% de Hillary Clinton.

Pero el administrador de correos local, Greg Sandoval, quien ha administrado el código postal 80461 desde 2013, hace todo lo posible para asegurarse de que la dependencia de correos siga siendo un territorio neutral.

El semanario Leadville Herald Democrat, con una circulación impresa de 2.100, informó que hace dos años Sandoval se fue de la ciudad para recibir capacitación sobre la Ley Hatch, que prohíbe a los funcionarios públicos participar en actividades políticas en el trabajo.

Cuando regresó, pidió a los clientes que no llevaran prendedores de campaña en la oficina de correos y solicitó que los autos en el estacionamiento no exhibieran más de una calcomanía de campaña, informó el periódico.

Anuncio

Cuando se le pidió que comentara para esta historia, Sandoval dijo que los administradores de correos habían recibido recientemente un memorando que les exigía que solicitaran permiso para hablar con los periodistas. Su solicitud fue denegada.

“No queremos poner a nuestros empleados en riesgo de decir algo que les cause problemas”, dijo James Boxrud, un especialista en comunicaciones estratégicas del Servicio Postal en Denver.

Lo máximo que dirían los clientes sobre la controversia nacional es que los tiempos de envío parecían haberse ralentizado en los últimos meses.

“Puedes poner cualquier excusa que quieras”, dijo Fred Allen, un minero jubilado, quien llegó con su esposa para revisar su apartado, P.O. Box 1136.

Anuncio

Los buzones de correo siguen siendo populares en la oficina de correos de Leadville, Colorado.
(Richard Read / Los Angeles Times)

Allen, de 69 años, ha tenido esta dirección desde la década de 1970, cuando comenzó a trabajar para compañías mineras legendarias como Climax, Black Cloud y Henderson que alguna vez emplearon a miles, pero desde entonces han cerrado o reducido drásticamente sus operaciones.

“Bajaba hasta 300 pies en una silla de contramaestre, hacía algunos agujeros, los llenaba con dinamita y hacía estallar rocas tan grandes como esta oficina de correos”, relató.

La oficina de correos ha sido durante mucho tiempo un punto de referencia común aquí.

Anuncio

En la década de 1870, cuando Leadville todavía era una comunidad minera sin nombre, los transportistas entregaban todo el correo proveniente de Denver cada dos semanas “en la tienda de venta de puros de Charlie Mater”, escribió Marshall Conant Graff en 1920 en su tesis de maestría en la Universidad de Wisconsin.

Cuando los líderes empresariales frustrados solicitaron al gobierno federal una oficina de correos, tuvieron que poner un nombre a su comunidad. Un maestro de escuela persuadió al grupo para que lo nombraran Leadville por los depósitos de mineral de plomo del área.

El nombre se quedó.

Últimamente, o al menos hasta la pandemia, la ciudad estaba de nuevo en una racha positiva, con un nuevo hospital y una escuela primaria en construcción, ya que los recién llegados buscaban una alternativa a las ciudades con estaciones de esquí como Aspen y Breckenridge.

Anuncio

“Leadville es la última comunidad de montaña asequible en esta área”, dijo Marcia Martinek, ex editora del Herald Democrat. “Lo más importante es que no queremos ser Breckenridge, una antigua zona minera convertida en condominios”.

A medida que la economía se recuperaba, también lo hacía el correo. El sitio de noticias en línea Leadville Today informó que la cantidad de paquetes entregados durante la fiebre navideña de diciembre casi se duplicó en los últimos cinco años, a más de 25.000.

La pandemia ha perjudicado al Servicio Postal en todo el país porque incluso a medida que los ingresos por paquetes han aumentado, las empresas han reducido drásticamente los anuncios y las solicitudes masivas que generalmente proporcionan la mayor cantidad de recursos.

En cuanto a las elecciones de noviembre, el director general de correos Louis DeJoy, un recaudador de fondos republicano, testificó ante un comité de la Cámara la semana pasada que el Servicio Postal podría manejar cualquier aumento en el tráfico debido a la votación, pero pidió a los votantes que soliciten y devuelvan temprano las boletas por correo.

Anuncio

Colorado cambió a las boletas por correo para las elecciones en todo el estado en 2013, después de haber ofrecido la opción durante 20 años. Solo para estar seguros, muchos votantes de Leadville devuelven las boletas en un buzón en la corte del condado.

La secretaria de Estado de Colorado, Jena Griswold, una demócrata que trabajó para la campaña de reelección del presidente Obama en 2012, ve el ataque de Trump al Servicio Postal como un intento de inclinar las elecciones a su favor.

“Él cree que los demócratas utilizarán principalmente las boletas por correo”, dijo. “En las últimas dos de las tres elecciones en Colorado, más republicanos utilizaron boletas por correo que demócratas”.

Griswold, de 35 años, creció a 90 millas al noreste de Leadville en una cabaña remota con una letrina en las Montañas Rocosas. Un vecino solía andar el empinado camino de tierra, quitando la nieve de un grupo de buzones de correo, como Griswold todavía lo hace junto con su madre.

Anuncio

“Una de las cosas que comparten las personas de las zonas rurales de Estados Unidos es el valor de la oficina de correos, porque realmente mantiene unidas a las familias”, dijo. “Ya sean medicinas, paquetes o su boleta electoral -su voz en nuestra democracia- la entrega la oficina de correos”.

En Leadville, la oficina de correos también juega un papel especial para los excursionistas, ciclistas de montaña y pasajeros en el Colorado Trail que recorre la ruta entre Denver y Durango, Colorado.

Dependen de él como depósito, recogiendo alimentos y suministros que han enviado por correo con anticipación, o recibiendo piezas de reparación enviadas por familiares y amigos.

Lilly awaits her owner, Norman Winings, in a 1979 Pontiac Leman recently the Leadville, Colo., post office.
Lilly espera a su dueño, Norman Winings, en un Pontiac Leman 1979 frente a la oficina de correos de Leadville, Colorado.
(Richard Read / Los Angeles Times)
Anuncio

Cameron Millard, quien vivió al otro lado de la calle de la oficina de correos durante años antes de mudarse fuera de los límites de la ciudad para escapar de lo que él consideraba un alboroto urbano, recordó oleadas de ciclistas exhaustos y corredores de ultramaratones que se extendían en su jardín delantero cada verano. A veces les ofrecía un lugar en su jardín para acampar.

Pero este verano, el coronavirus, que se sabe que infectó a 80 personas en el condado de Lake, provocó la cancelación de la mayoría de los eventos.

La carrera de esquí de la Ruta Postal Father Dyer no es una excepción. El agotador evento recorre la ruta de John Lewis Dyer, un pastor de Minnesota que predicó en las ciudades mineras de las Montañas Rocosas a fines del siglo XIX.

Para llegar a fin de mes, mientras esquiaba y caminaba con raquetas de nieve por el Mosquito Pass de 13.185 pies, a la luz de la luna, podía verse a Dyer llevando el correo.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio