Advertisement

Debate demócrata: Los candidatos abordan la inmigración, los impuestos, el cambio climático y las armas

Debate demócrata: Los candidatos abordan la inmigración, los impuestos, el cambio climático y las armas
Los candidatos presidenciales demócratas Julián Castro, Cory Booker, Elizabeth Warren, Beto O'Rourke y Amy Klobuchar, de izquierda a derecha, en Miami el miércoles por la noche. (Jim Watson / AFP/Getty Images) (Getty Images)

Diez aspirantes demócratas a la Casa Blanca encontraron un amplio consenso el miércoles por la noche sobre una serie de temas -armas, inmigración, cambio climático- reservando todo su desprecio y sus más duros comentarios para el presidente Trump.

Hubo un puñado de enfrentamientos entre los concursantes, que compartieron escenario en un centro de bellas artes en el centro de Miami durante la primera de dos noches de debate consecutivas.

Advertisement

Pero sus diferencias estaban en gran medida al margen o eran cuestiones de grado -cuán a la izquierda debería moverse el partido y con qué rapidez-, ya que los rivales, en su mayoría amistosos, utilizaron el formato de preguntas y respuestas para pintar pequeños retratos de sus candidaturas.

La senadora de Nueva Jersey, Cory Booker, recordó haber vivido en un vecindario de bajos ingresos plagado de violencia en Newark. La senadora de Massachusetts, Elizabeth Warren, aludió a las decenas de ayuntamientos llenos de políticas en los que ha tenido la oportunidad de participar. La representante de Hawai, Tulsi Gabbard, mencionó su servicio militar, y el ex secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano, Julián Castro, relató que fue criado por una madre soltera.

Advertisement

El gobernador de Washington, Jay Inslee, se jactó de su posición ejecutiva, contrastándola con la de los muchos legisladores del Congreso en el escenario, diciendo que había hecho más que ningún otro para proteger el derecho legal de la mujer al aborto, lo que provocó que la senadora de Minnesota, Amy Klobuchar, se opusiera.

"Hay tres mujeres aquí arriba que han luchado muy duro por el derecho de la mujer a elegir", anotó secamente, atrayendo vítores y aplausos del público en el estudio.

Veinte de las aproximadamente dos docenas de candidatos presidenciales demócratas calificaron para la etapa de debate bajo las reglas establecidas por el Comité Nacional Demócrata, basadas en la posición en las urnas y las actuaciones de recaudación de fondos.

A los aspirantes se les dividió en dos grupos de 10. La alineación para el segundo debate del jueves por la noche, determinado por sorteo, incluye a la mayoría de los candidatos de más alto nivel, incluyendo al candidato demócrata favorito, el ex vicepresidente Joe Biden, y al candidato que ocupa el segundo lugar en la mayoría de las encuestas, el senador de Vermont Bernie Sanders.

Advertisement

El miércoles por la noche, a pesar de sus envidiables posiciones, ninguno de los dos fue mencionado.

No así el presidente, quien fue un blanco repetido. (Él por su lado calificó el debate a través de Twitter, como "ABURRIMIENTO")

El representante de Ohio, Tim Ryan, acusó a Trump de romper la promesa que hizo a sus electores de revertir décadas de declive económico. Gabbard prometió ser un presidente "que antepondrá sus intereses a los de los ricos y poderosos", diciendo, "eso no es lo que tenemos ahora".

Klobuchar dio una de las más duras reprimendas al comandante en jefe, burlándose de su afición a la acción ejecutiva a través de Twitter. "No creo que debamos hacer política exterior a las 5 de la mañana", se mofó.

Mientras que los candidatos eran unánimes en su desdén por Trump, diferían en cuanto a si debía ser impugnado o no.

El ex representante de Texas, Beto O'Rourke, dijo que el Congreso debe dar ese paso, advirtiendo que si no, los demócratas "le permitirían salirse con la suya con total impunidad".

Pero el ex representante de Maryland, John Delaney, se puso del lado de la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, quien se ha resistido a la petición de un juicio político. Dijo que a la mayoría de los estadounidenses con los que ha hablado no les importa tanto Trump como a ellos les preocupa el cuidado de la salud o la reparación de la infraestructura de la nación.

Algunos de los momentos más apasionados de la sesión de dos horas se produjeron durante el debate sobre la inmigración. Los candidatos se unieron una vez más para dirigir su enojo y repudio hacia Trump y su política de línea dura. "Cuando la gente viene a este país, no dejan sus derechos humanos en la frontera", dijo Booker.

Advertisement
Chuck Todd de la NBC saluda a Amy Klobuchar mientras Julián Castro, a la izquierda, le da la mano a Beto O'Rourke. Detrás de ellos están, de izquierda a derecha, Bill de Blasio, Tulsi Gabbard, Jay Inslee y John Delaney. (Joe Raedle / Getty Images)
Chuck Todd de la NBC saluda a Amy Klobuchar mientras Julián Castro, a la izquierda, le da la mano a Beto O'Rourke. Detrás de ellos están, de izquierda a derecha, Bill de Blasio, Tulsi Gabbard, Jay Inslee y John Delaney. (Joe Raedle / Getty Images) (Getty Images)

Pero una acalorada discusión estalló entre los dos tejanos -Castro y O'Rourke- que han esbozado extensos planes de reforma migratoria. (O'Rourke, que solía representar a El Paso, irrumpió en español varias veces durante el debate, lo que hizo que Booker y Castro mostraran sus propias habilidades bilingües.)

Castro ha pedido que se revoque la ley que tipifica como delito entrar a Estados Unidos sin permiso, diciendo que la administración Trump la ha utilizado para separar a los niños de sus padres en la frontera. Culpó a O'Rourke por no incluir esa derogación en su propio plan.

Cuando O'Rourke enfatizó la importancia de procesar a los traficantes de personas y a los traficantes de drogas, Castro lo reprendió por no saber que existen otras leyes penales que les permiten ser procesados. "Creo que deberías hacer tu tarea sobre este tema", dijo Castro a O'Rourke.

Otras fuertes divisiones surgieron con respecto a la salud cuando se les preguntó a los candidatos quiénes de ellos abolirían el seguro privado en favor de un sistema universal administrado por el gobierno. Sólo Warren y el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, levantaron la mano.

"Estoy con Bernie [Sanders] en Medicare para todos", dijo Warren, en un guiño a la candidata con la que está compitiendo más estrechamente en busca de los votos de los demócratas liberales. "Entiendo que hay muchos políticos que dicen, ``Oh, no es posible, simplemente no podemos hacerlo''... Lo que te están diciendo es que no van a luchar por ello..."

A O'Rourke se le preguntó sobre su apoyo anterior a una medida para reemplazar el seguro privado, una postura que ha abandonado durante su campaña presidencial. Citó la preocupación de los miembros del sindicato por la pérdida de planes de salud privados de calidad.

"Espera, espera, espera, espera", intervino De Blasio. "El seguro privado no funciona para decenas de millones de estadounidenses cuando se habla de copagos, deducibles, primas, gastos de bolsillo.... ¿Cómo se puede defender un sistema que no funciona?".

Delaney, que se ha posicionado como un moderado en el campo, atacó la idea de abolir los seguros privados. "Creo que deberíamos ser el partido que mantiene lo que funciona y arreglar lo que está roto", dijo. "¿No tiene sentido?".

De Blasio, acorde con su pedigrí neoyorquino, fue posiblemente la voz más agresiva y liberal.

Se burló de O'Rourke, sin nombrarlo, por negarse a apoyar una tasa impositiva del 70% para los estadounidenses más ricos, afirmando que los demócratas deben apoyar ese tipo de políticas hacia los ricos. Dijo que los demócratas también deberían apoyar la educación universitaria pública gratuita y la desintegración de las corporaciones que no sirven a la democracia.

Debido al gran número de participantes, no todos los candidatos tuvieron la oportunidad de responder a todas las preguntas.

Hubo un amplio acuerdo en apoyo de controles de armas más estrictos, que la asistencia sanitaria sea más accesible y asequible, y negociar con Irán para contener sus ambiciones nucleares.

Advertisement

"Nos hizo menos seguros de lo que estábamos", dijo Klobuchar sobre la decisión de Trump de retirarse del acuerdo negociado por el presidente Obama.

Los candidatos difirieron un poco en cuanto a la mejor manera de abordar el cambio climático.

Inslee, que ha hecho de la lucha contra el calentamiento global la pieza central de su candidatura, reiteró su llamado a una fuerte inversión en tecnologías verdes como una forma de crear empleos y al mismo tiempo reducir las emisiones de carbono.

"La mayor decisión para el público americano es, ¿quién va a hacer de esto la prioridad?" dijo Inslee.

O'Rourke habló de su propuesta de 5 billones de dólares para reducir las emisiones de carbono y Castro dijo que emitirá una orden ejecutiva para que Estados Unidos se reincorpore al acuerdo sobre el clima de París, que establece normas internacionales para combatir el cambio climático.

Pero Ryan expresó su escepticismo, diciendo que los demócratas han perdido a los votantes de la clase obrera "de las comunidades olvidadas" en el Medio Oeste industrial al inclinarse demasiado hacia el ambientalismo a expensas del crecimiento económico. Sin su apoyo, dijo, "nada de esto se va a poder hacer".

Después de dos horas de una discusión relativamente leve, los candidatos cerraron con notas muy optimistas, enfatizando sus biografías y el optimismo en la promesa de Estados Unidos.

"Mi nombre es Julián Castro y me presento a la presidencia de Estados Unidos", dijo en español, antes de cambiar al inglés: "El hecho de que pueda hacer esto muestra el progreso que hemos hecho en este país".

Warren relató cómo un colegio de 50 dólares por semestre le dio la oportunidad de cumplir su sueño de ser maestra - "un pequeño trozo de gobierno que creó alguna oportunidad para una niña, y cambió mi vida".

Klobuchar presentó el argumento más explícito a favor de la posibilidad de elección. "He ganado en los distritos más republicanos, los que Donald Trump ganó por más de 20 puntos", dijo. "Puedo ganar en estados como Wisconsin, Iowa y Michigan", pilares del apoyo demócrata que el presidente se llevó en 2016.

El debate, brevemente empañado por un fallo técnico que obligó a una pausa comercial, abrió una serie de 12 debates planeados desde ahora hasta la primavera de 2020. Fue transmitido a nivel nacional por NBC, MSNBC y Telemundo, que también producirá el foro del jueves por la noche.

Barabak informó desde Los Ángeles y Mason desde Miami. Los escritores del Times Michael Finnegan y Matt Pearce contribuyeron a este informe.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement