Anuncio
Share
Política

La administración “provida” de Trump acaba de eliminar un programa sobre salud infantil

Trump

Después de firmar una orden ejecutiva en 2017, el presidente Trump le entrega un bolígrafo a Andrew Liveris, entonces CEO de Dow Chemical. Poco después, la EPA revirtió la prohibición del pesticida clorpirifos, un producto de Dow. (Pablo Martinez Monsivais / Associated Press)

Durante más de 20 años, la Agencia Federal de Protección Ambiental y los Institutos Nacionales de Salud (NIH) se han asociado para financiar un programa único a nivel nacional que estudia los impactos ambientales en la salud de los niños.

No más. La Administración Trump está reduciendo a cero la contribución de la EPA al programa, obligando a muchos de los 13 centros de investigación con sede en universidades a reducir sus proyectos multianuales y dejando a los NIH luchando por un plan de rescate.

Independientemente de lo que ocurra con los NIH, según los investigadores, será una sombra del programa original. Es un golpe devastador para la salud de los niños.

Desde su origen en 1997, el programa ha financiado investigaciones innovadoras sobre los efectos de la contaminación del aire en los niños, los pesticidas, el humo de segunda mano y los productos químicos para el hogar y el consumidor, como los ignífugos en la ropa y la tapicería, investigando el papel del ambiente en el asma, desarrollo neurológico infantil, cáncer, partos prematuros y mortalidad infantil.

Anuncio

El recorte de fondos federales se produce en un momento en que los republicanos conservadores de varios estados han intensificado sus ataques contra los derechos del aborto, presentando sus esfuerzos como evidencia de su dedicación a la vida humana. Este fin de semana, Trump tuiteó la afirmación de que estaba “fuertemente a favor de la vida” y proclamó que su gobierno estaba promoviendo “una actitud completamente nueva y positiva sobre el ‘Derecho a la Vida’”.

Sin embargo, el movimiento de la administración para destruir un programa de investigación que apunta a salvaguardar la salud de los niños evoca el viejo golpe de que para los conservadores contra el aborto, la vida comienza en la concepción y termina en el nacimiento.

La investigación financiada por el programa federal ha brindado la base científica para prohibir sustancias químicas peligrosas a nivel federal y estatal, acciones contra la contaminación del aire que afectan a los vecindarios de minorías y actividades de educación para comunidades de bajos ingresos sobre cómo minimizar los riesgos ambientales para bebés y mujeres embarazadas.

“El mensaje que escuchamos es que esta administración ya no quiere este tipo de investigación”, dice Tracey Woodruff, profesora de ciencias reproductivas en la UC San Francisco. El centro de investigación de Woodruff en UCSF ha recibido aproximadamente $7.3 millones en subvenciones del programa federal desde 2010. La última de las subvenciones del centro se agotará para fines de este mes. “Entonces habremos terminado”, dijo.

Anuncio

No es exagerado asociar los recortes con la industria química. La evidencia desarrollada en la Universidad de Columbia de que el pesticida clorpirifos interfiere con el desarrollo neurológico de los niños ayudó a establecer bases científicas para una recomendación de la EPA de 2015 en la prohibición de los productos químicos para uso agrícola (fue prohibido en 2001 para uso doméstico).

El primer administrador de la EPA de Trump, Scott Pruitt, canceló la prohibición federal días antes de que entrara en vigencia en 2017. “Esa fue una señal de que las cosas estaban cambiando en la EPA”, dice Linda McCauley, decana de enfermería de la Universidad de Emory en Atlanta y directora de su Centro para la Salud Infantil, el Medio Ambiente, el Microbioma y la Metabolómica, que se estableció con una subvención del programa federal.

California y Hawaii han impuesto desde entonces prohibiciones en todo el estado. El mes pasado, el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito ordenó a la EPA restablecer la prohibición y justificar cualquier revocación.

Hubo otros signos de cambio en la EPA. En septiembre pasado, la agencia colocó a Ruth A. Etzel, directora de la Oficina de Protección de la Salud de los Niños, bajo licencia, sin ninguna explicación. Todavía no la han dado. Etzel ha dicho que cree que fue eliminada para evitar que la investigación sobre los peligros para la salud de los niños llegue al público. “Mi trabajo es como si fuera el principal salvavidas... vigilar los posibles peligros para los niños y tratar de prevenirlos”, dijo a CNN. “Y si no quieren que el principal salvavidas esté cerca, ¿qué significa eso para los niños?”

Lo que hace que el desembolso de fondos del programa de salud infantil de la administración sea aún más perturbador, según los investigadores, es que no ha anunciado formalmente su cancelación. Cuando se les preguntó sobre su futuro, “no dicen ‘sí’, no dicen ’no’, no dicen nada”, dice McCauley. “Pero nos dijeron que gastáramos nuestro dinero, no habrá más”.

Sin embargo, el silencio es equivalente a una cancelación. La renovación de fondos requeriría un anuncio público y una solicitud de propuestas en un proceso que llevaría hasta un año. “Obviamente no tienen planes para continuar”, dice Woodruff, “o ya habrían hecho un anuncio”.

Una portavoz de la EPA dice que la agencia está contribuyendo con $1.6 millones a los centros de salud infantil para el año fiscal en curso, que termina el próximo 30 de septiembre. Ese es el último desembolso de subvenciones. “No se puede hacer ningún compromiso financiero” para el futuro, dice la agencia, ya que estarían “sujetos a futuras asignaciones”.

El Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental, el brazo de los NIH que se asoció con la EPA, dice que dará a conocer “una nueva visión” para el programa en una reunión pública el próximo 5 de junio. Pero Kimberly Gray, la administradora que ha supervisado la participación de NIEHS del programa, dijo a Nature a principios de este mes que el instituto no podría compensar la pérdida de los fondos de la EPA por sí solo.

Anuncio

McCauley dice que NIEHS ha indicado que puede financiar sólo cinco centros, que se seleccionarán a través de un concurso, menos de los 13 que actualmente reciben subvenciones, y aquellos en niveles más bajos que los fondos anteriores.

El programa de salud ambiental para niños se ubica como un asterisco en el presupuesto federal. Sus subvenciones han totalizado $301 millones en 20 años, distribuidos entre 25 instituciones académicas de costa a costa. (La Universidad de California ha recibido alrededor de $74 millones a través de sus campus de Berkeley, Davis y San Francisco).

Pero para esas instituciones, las subvenciones han sido un salvavidas.

El programa de Emory ha seguido a 600 familias de Georgia desde el embarazo hasta los años formativos de sus hijos. Fue el primer programa de este tipo en el sur, dice McCauley. “La EPA y NIEHS estaban muy entusiasmadas por tener nuestro centro, porque se enfoca sólo en mujeres embarazadas afroamericanas”, dice ella. El componente más importante del programa fue su divulgación a la población afectada. “La comunidad escuchó por primera vez sobre las exposiciones ambientales y los posibles efectos en sus bebés”. Es posible que este aspecto del programa no pueda continuar sin la financiación.

En UC Berkeley, los investigadores han estado investigando las posibles causas ambientales de la leucemia infantil con $12 millones en subvenciones que se remontan a 2009. La financiación otorgó al proyecto la estabilidad para sostener ese trabajo durante ese período. Los fondos restantes serán suficientes para terminar la investigación existente en el próximo año, dice la líder del proyecto, la epidemióloga Catherine Metayer. “Perder el apoyo que hemos tenido es un gran golpe”.

El programa también representó una inversión para el futuro. “Estos centros desempeñan un papel fundamental en la introducción de estudiantes en este campo, que de otra manera no entenderían las exposiciones ambientales”, dice McCauley. “Estás capacitando a la próxima generación de jóvenes para que sigan llevando la bandera y se aseguren de que esto les importe”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio