Share
Política

¿Puede Bernie Sanders recrear la magia? El senador de Vermont lanza su candidatura presidencial

bernie

El senador por Vermont, Bernie Sanders, el progresista iconoclasta que surgió de la periferia ideológica hace cuatro años para construir un movimiento que reformó al Partido Demócrata, lanzó su candidatura para la nominación presidencial de 2020.

Sanders anunció su decisión en una entrevista en la Radio Pública de Vermont y en un correo electrónico a sus partidarios.

“Comenzamos la revolución política en la campaña de 2016, y ahora es el momento de hacer avanzar esa revolución”, dijo Sanders en la entrevista de radio.

Describió al presidente Trump como un “mentiroso patológico”, y agregó: “También creo que es un racista, un sexista, un homófobo, un xenófobo, alguien que está ganando puntos políticos baratos al tratar de elegir para sus ataques a minorías, a menudo inmigrantes indocumentados”.

Anuncio

Al anunciar su candidatura, Sanders se lanzó a una contienda muy diferente a la de 2016, cuando fue el único progresista en un campo pequeño dominado por Hillary Clinton.

Esta vez, varios otros candidatos competirán para representar a la izquierda del partido, y muchos progresistas, incluidos algunos de sus antiguos partidarios, se muestran escépticos de que Sanders sea el más adecuado para llevar la batuta.

Pero su popularidad sostenida en los estados de votación temprana, la red masiva de pequeños donantes y la poderosa operación digital, incluida una red de medios sociales mucho más grande que cualquier demócrata, le da a Sanders grandes ventajas a medida que avanza la contienda.

“Tiene un público muy fuerte y leal”, dijo Joe Trippi, quien ha asesorado campañas para varios de los principales demócratas. “Lo convierte en alguien que el resto tiene que tomar muy en serio, y que tiene una mejor oportunidad que muchos de ellos como uno de los tres o cuatro que compiten a largo plazo por la nominación”.

Anuncio

La campaña transformadora que ejecutó el hombre de 77 años en el último ciclo presidencial atrajo a masas de votantes descontentos, entre ellos muchos millenials, a la política. Los planes del senador para expandir el gobierno, especialmente para garantizar la cobertura de salud, y sus escoriaciones de la riqueza de los estadounidenses más ricos están ahora integrados en la plataforma del Partido Demócrata.

A pesar de que cambió las posiciones del partido, el mayor impacto de Sanders pudo haber sido en probar la viabilidad de un nuevo modelo sobre cómo sostener una campaña. Desató una revolución de pequeños donantes que le permitió recaudar montos sin precedentes sin tener que gastar un centavo de los comités de acción política de las empresas o quedar atrapado en el ciclo implacable de recaudadores de fondos de grandes cantidades de dólares.

Unos 2.5 millones de estadounidenses le hicieron donaciones en el último ciclo presidencial. Su invocación del tamaño de la donación promedio, $ 27, se convirtió en un elemento básico de sus mítines de campaña, que habitualmente atraía a audiencias que empequeñecían a los de los eventos celebrados por Clinton. Más de 1.4 millones de personas asistieron a verlo.

Si en esta ocasión Sanders recauda solo la mitad de los $ 228 millones que obtuvo en la pasada contienda, tendría un botín de guerra que la mayoría de los otros candidatos solo podrían envidiar. Sanders está bien posicionado para llegar allí, dijo Nicco Mele, director del Centro Shorenstein de Medios y Política Pública de Harvard, quien ayudó a dirigir la operación digital pionera para la candidatura presidencial de 2004 de Howard Dean, el ex gobernador de Vermont.

“Es una gran suma de dinero”, dijo Mele, “pero la forma más fácil de llegar es a través de personas que ya han invertido en usted, y para ellos no es tanto el dinero que están contribuyendo”.

La pregunta que se cierne sobre Sanders ahora es si su momento ha pasado. Algunos de los mismos activistas que ayudaron a impulsar la campaña de Sanders en 2016 han expresado ambivalencia esta vez, al igual que algunas de las celebridades influyentes y políticos que alguna vez se unieron a él.

El mes pasado, empleados de la campaña de 2016 hablaron sobre haber sido acosados ​​sexualmente y discriminados por sus colegas, e ignorar sus quejas. El senador se disculpó en enero y dijo a los reporteros que no había tenido conocimiento de las acusaciones.

Pero un comentario hecho a CNN sobre no haber estado al tanto de la situación porque “estaba un poco ocupado corriendo por todo el país tratando de defender sus propuestas” para ser elegido reforzó la percepción entre los críticos de Sanders de que el senador no es lo suficientemente serio como para atacar los problemas de hostigamiento y discriminación.

Anuncio

Más allá de esos temas, el candidato que antes tenía la única voz que ofrecía un cambio radical ahora estará compitiendo con demócratas de alto perfil que ofrecen visiones de política audaces.

La senadora de Massachusetts, Elizabeth Warren, quien fue la primera en anunciar la creación de un comité exploratorio en la víspera de Año Nuevo, y la senadora Kamala Harris de California, Sherrod Brown de Ohio, Cory Booker de Nueva Jersey y Kirsten Gillibrand de Nueva York esperan competir por el respaldo de los votantes progresistas. El ex congresista Beto O’Rourke de Texas ha captado la atención de muchos votantes más jóvenes.

Aunque sus planes están en parte inspirados por el impulso que construyó Sanders, ahora amenazan con adelantarlo.

Muchos activistas en un partido cada vez más diverso y más joven se resisten a nominar a un hombre blanco que tendría 79 años cuando asumiera el cargo.

Sanders proviene de un estado que es 95% blanco, y conectarse con votantes negros demostró ser un desafío fatal en su última campaña. Es probable que esos votantes tengan al menos la misma influencia en la elección actual; se espera que los estados en los que los afroamericanos conforman una gran parte de los que votan en las primarias demócratas, incluidas Carolina del Sur, Virginia y Luisiana, sean particularmente influyentes al elegir al candidato.

“Este es el gran problema que aún necesita resolver”, dijo Trippi. “Dadas sus políticas, debería haber tenido un atractivo mucho más amplio que en la comunidad minoritaria. ... Simplemente se encuentran con este viejo gruñón que grita: “Fuera de mi césped”.

Sin embargo, Sanders es experto en desafiar la sabiduría convencional, e incluso en desafiar su propia reputación. Ha modificado su enfoque hacia los votantes no blancos, adoptando de manera más efectiva el lenguaje de los defensores de la justicia racial y etiquetando al presidente como racista, una declaración que algunos otros candidatos no han utilizado.

El arisco septuagenario que habla como un ludita cuando describe su propio uso de la tecnología, construyó una de las redes políticas online más potentes de la historia de Estados Unidos.

Anuncio

La innovación no terminó el día de las elecciones. El senador continuó expandiendo su alcance online en los últimos años de maneras que a veces han sorprendido a sus potenciales rivales.

El alcance digital de Sanders eclipsa el de otros demócratas que están considerando nominarse. Ha acumulado 32,3 millones de seguidores en las redes sociales, según las clasificaciones compiladas por Acronym, una firma de defensa digital progresiva. El próximo candidato demócrata más cercano, Warren, no tiene ni la mitad.

Entrevistas y reuniones comunitarias que difunde Sanders en su página de Facebook del Senado atraen a más de un millón de usuarios. Un ejemplo reciente, un foro sobre “Resolviendo nuestra crisis climática” que sostuvo con la congresista Alexandria Ocasio-Cortez de Nueva York, fue uno de los eventos que los progresistas aprovecharon para forzar a los líderes demócratas de la Cámara a impulsar el cambio climático a un lugar más prominente en su agenda.

En general, los clips producidos por la red de televisión de Sanders, con un presupuesto reducido y sin apenas personal, atrajeron 800 millones de visitas en 2017, según la revista New York. Era una audiencia más grande que la de la CNN.

Todo eso ha mantenido a Sanders a la vanguardia de las conversaciones de 2020 en los comensales y las ferreterías de Iowa y New Hampshire, incluso cuando algunos agentes de Washington lo consideran noticia vieja. Cuando Sanders se lanzó en paracaídas sobre Iowa durante la elección de mitad de período, atrajo multitudes mucho más grandes que cualquiera de los aspirantes demócratas.

En una encuesta inicial publicada en el Des Moines Register en diciembre, Sanders fue la primera opción para presidente de casi uno de cada cinco posibles votantes, segundo después del ex vicepresidente Joe Biden. Su índice de aprobación entre los votantes demócratas de todo el país, según una reciente encuesta de Quinnipiac, es del 74%, de nuevo más alto que todos los otros candidatos de primer nivel que no se llaman Biden.

Si Sanders puede seguir avanzando o no, es probable que él determine cómo se desarrolle la contienda. El atractivo de su plataforma inquebrantable arraigada en la asistencia médica, la inscripción universitaria gratuita para todos, los nuevos impuestos sobre los ricos y el gran gasto de la política persiste.

El senador rara vez se desvía de su mensaje central, negándose en la última campaña a revisar o actualizar un discurso que se hizo tan familiar para sus seguidores que corearon algunas de las líneas clave junto con Sanders mientras los pronunciaba.

Es probable que se presente con el mismo discurso a medida que se desarrolla la campaña.

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio