Anuncio

Autoridades quieren entender la psicología del odio

Los nacionalistas blancos con antorchas se congregan alrededor de una estatua de Thomas Jefferson cerca del campus de la Universidad de Virginia en Charlottesville el 11 de agosto de 2017.
Los nacionalistas blancos con antorchas se congregan alrededor de una estatua de Thomas Jefferson cerca del campus de la Universidad de Virginia en Charlottesville el 11 de agosto de 2017.
(Edu Bayer/The New York Times)

Investigadores federales buscan identificar los factores psicológicos que impulsan la supremacía blanca y el extremismo político.

Share

¿Qué es lo que lleva a alguien a una supremacía blanca radical y devoradora?

Es una pregunta que psicólogos como el agente especial del FBI, Jack Schafer, intentaron responder hace unos 20 años en el punto más alto del vicioso movimiento skinhead (cabezas rapadas) del sur de California, y la misma que se está contemplando de nuevo con el surgimiento de una nueva versión de ideología racista con conocimientos tecnológicos.

El panorama social y político puede ser diferente, pero, como Schafer ha encontrado: “La psicología del odio es la misma”.

Anuncio

Los investigadores han identificado una serie de dinámicas poderosas en la supuración del odio, pero en el fondo se trata de la identidad y el miedo.

De acuerdo con un artículo publicado este año por la Asociación Internacional para la Ciencia Psicológica, la angustia psicológica, un sentido con falta de propósito que se deriva de una inquietud ansiosa, es un estimulador clave que lleva a alguien a ideologías políticas extremas, ya sea de extrema derecha o de izquierda.

Anuncio

El argumento va de la mano con la teoría de la búsqueda de significación, que dice que las personas se radicalizan porque necesitan sentirse importantes y respetadas apoyando una causa significativa.

Muchos pensamos que tarde o temprano, el presidente Trump escogerá a México como objetivo favorito de sus ataques durante sus mítines electorales. Los temas serán, al menos: inmigración, seguridad fronteriza, comercio y empleos que están en México y que, según él, deberían estar en Estados Unidos.

“Los eventos personales o sociales angustiantes... socavan la medida en que los perceptores experimentan el mundo como significativo y, por lo tanto, estimulan a las personas a recuperar su sentido de propósito a través de convicciones ideológicas sólidas y claras”, según los autores del artículo, los académicos neerlandeses Willem van Prooijen y Andre Krouwel.

Anuncio

Esto puede llevar a una percepción demasiado simplificada del mundo, dijeron los autores. “Los sentimientos de angustia provocan un deseo de claridad, y los sistemas de creencias extremistas dan sentido a un entorno social complejo a través de un conjunto de suposiciones directas que hacen que el mundo sea más comprensible”.

Esta tendencia a crear una narrativa simplista para dar sentido al mundo ayuda a explicar la popularidad de las teorías de conspiración entre los extremistas políticos.

Un grupo ha solicitado un permiso para celebrar un desfile de “straight pride” en Modesto el próximo mes.

Anuncio

La simplicidad y el exceso de confianza en sus posiciones ideológicas se convierten en absolutos morales. “Tal superioridad moral implica que diferentes valores y creencias, y los grupos de personas que los respaldan, se consideran moralmente inferiores”.

Ahí es cuando la intolerancia se afianza.

Las ideas de la supremacía blanca se vuelven más fáciles de relacionar con una audiencia más amplia durante los períodos de rápido cambio social, dijo Kevan Feshami, un aspirante a doctorado en la Universidad de Colorado Boulder que estudia la historia y cultura nacionalista blanca.

“Les surgen ideas de deterioro social, donde creen que sus tradiciones no se mantienen y su mundo se está desmoronando”, dijo Feshami.

Anuncio

Los mensajes de la supremacía blanca de hoy se centran en las amenazas percibidas por un cambio demográfico y el resentimiento de las peticiones para cambiar los sistemas sociales e institucionales que históricamente han favorecido a los blancos.

En la propaganda de la supremacía blanca, los blancos son las víctimas, no los que odian.

El odio como máscara

Schafer era un agente del FBI en Los Ángeles, tratando de dar sentido al aumento de la violencia de pandillas de supremacía blanca, cuando un hombre negro sin hogar fue asesinado en Lancaster. Dijo que los skinheads cometieron el brutal asalto a Milton Walker en 1995 para poder hacerse tatuajes de relámpagos, simbolismo nazi ganado por actos de violencia.

Anuncio

“Comencé a hablar con estos jóvenes”, dijo Schafer, quien trabajó con el Programa de Análisis de Comportamiento de Seguridad Nacional de la oficina. “Dije tengo que saber cómo piensan”.

Se le ocurrió el modelo de las siete etapas del odio basado en entrevistas y observaciones con cientos de los autodenominados cabezas rapadas.

“El odio es una máscara que cubre las inseguridades”, concluyó Schafer a partir de su investigación. “Cuando nos sentimos inseguros, típicamente es porque tememos algo, la amenaza de ese algo”.

Anuncio

Las personas que han logrado cosas importantes, de acuerdo con sus propias creencias, pueden elevar su autoestima fácilmente comparándose a sí mismas con los demás, dijo Robert Sternberg, autor del libro La psicología del odio.

“Pero algunas personas no han logrado mucho. Entonces, pueden comenzar a derogar a otros para confortarse, incluso sin ninguna razón que otros consideren válida”, dijo Sternberg, profesor de desarrollo humano en la Universidad de Cornell y ex presidente de la Asociación Americana de Psicología. “El odio ayuda a hacer eso. Uno mismo se infla de manera artificial, su grupo o lo que sea, y fortalece la autoinflación al odiar a aquellos que no están a la altura de la narrativa falsamente creada”.

Lo que lleva a otra dinámica importante: el deseo de odiar juntos.

Estudios, incluido el trabajo de Jennifer Bosson, profesora de psicología de University of Southern Florida, han demostrado que los sentimientos negativos hacia los demás pueden fortalecer los lazos y fomentar la cercanía entre extraños más que los sentimientos positivos.

Anuncio

“El odio es una de esas emociones que no podemos experimentar solos”, dijo Schafer. “Tan pronto como no te gusta alguien, ¿qué tendemos a hacer las personas? Inmediatamente encuentras a otro a quien tampoco le guste esa persona y juntos se compadecen y validan las experiencias de cada uno. Formas un pequeño grupo”.

El odio entonces, comienza a definir la identidad de esa persona.

“Una vez que se unen a un grupo, se convierten en alguien”, dijo Schafer. “Saben su lugar en el mundo, y dónde encajan”.

Anuncio

El grupo luego construye, o toma prestado, ya sea de una estructura de rituales, simbolismo o lenguaje.

“Eso se convierte en un capullo para ellos, junto a todas las personas que creen lo mismo que ellos”, dijo Schafer. “Dentro de ese capullo sus creencias se convierten en la nueva norma. Es normal, está bien, es bueno”.

Gran parte del mismo simbolismo y retórica de la supremacía blanca que definió el movimiento hace décadas todavía se aplica ahora: esvásticas, pernos de las SS, insultos despectivos. Pero una nueva generación ha introducido su propio lenguaje en el léxico, utilizando bromas extrañas, memes de internet, señales de mano y terminología interna para comunicarse entre sí.

Anuncio

El internet, desde las principales plataformas de redes sociales hasta foros como 8chan, se ha convertido en el nuevo capullo para compartir y reforzar el odio extremo. Es menos organizado y no jerárquico en comparación con los skinheads de antaño, pero aun así comparte la misma dinámica de pensamiento grupal.

Pero, Schafer dijo, “el tiempo enfría el fuego del odio, forzando así al que odia a mirar hacia adentro”. Para evitar eso, el capullo debe tejerse más y más fuerte con niveles más altos de agitación para evitar que entren nuevas ideas.

“Una vez que llegan nuevas ideas y penetran en ese capullo, entonces lo que estás haciendo está mal”, dijo.

Anuncio

Esa agitación constante invita a la violencia.

Es este entorno online el que pudo haber radicalizado al joven de 19 años de Rancho Peñasquitos sospechoso de abrir fuego contra los fieles en una sinagoga de Poway el 27 de abril.

“Sólo he estado al acecho durante un año y medio, pero lo que he aprendido aquí no tiene precio”, se acusa de publicar a John T. Earnest en 8chan poco antes del ataque.

Según los expertos, el internet ha sido una incubadora y el amplificador ideal para el odio. “No hay árbitros ni moderadores, y las recompensas son por llamar la atención”, dijo Sternberg. “Y la reciben por ser extremos. Vemos los resultados”.

Anuncio

Bernard Golden, un psicólogo en Chicago que se especializa en el manejo de la ira, dijo que la falta de filtros y el anonimato en línea pueden dificultar que las personas se filtren en la vida real.

La investigación sobre personas que se han unido a grupos de odio a menudo apunta al trauma infantil como un precursor: hogares rotos, abandono, abuso, uso de sustancias, pérdida temprana. Si bien eso puede ser cierto para muchos que se unieron a agrupaciones de skinhead, el perfil puede no ser exacto para la última generación atraída por el odio extremo.

“El medio ambiente importa”, señaló Sternberg. “Pero al final, siempre hay muchas, muchas personas que sienten que sus dones no son reconocidos. Buscan atención. Promover y actuar sobre el odio es una forma de conseguirlo. Esto puede suceder en cualquier tipo de hogar”.

Anuncio

Golden sostiene que crecer mimado puede ser igual de peligroso.

“Además del trauma temprano, alguien que ha sido educado para esperar que las cosas se produzcan fácilmente, con poca tolerancia a la frustración, un componente importante de la resiliencia, también puede ser vulnerable a responder con la autoabsorción que caracteriza al odio”, dijo Golden. “Entonces pueden enfrentar los desafíos de las tareas de la edad adulta sintiéndose menos preparados. Este estado mental los hace más vulnerables a considerarse perdidos y amenazados por la demanda única de los factores actuales”.

Perfil de la derecha alternativa

Los investigadores admiten que aún queda mucho por aprender acerca de la actual generación de supremacistas blancos y aquellos vulnerables a ser arrastrados a esa ideología y puntos de vista adyacentes.

Anuncio

Un intento de comprensión es un estudio titulado Un perfil psicológico de la Derecha Alternativa, por Patrick Forscher, profesor asistente de psicología en la Universidad de Arkansas, y Nour Kteily, profesor asociado especializado en psicología social en la Universidad Northwestern. La derecha alternativa, que ha aumentado en prominencia con la elección del presidente Donald Trump, está vagamente definida, pero generalmente abarca un rechazo de la política conservadora dominante y una ideología más radical que puede incluir el nacionalismo blanco.

El estudio, publicado a principios de este año, encuestó a 162 estadounidenses que se autoidentificaron como alt-right (derecha alternativa) o que mostraron un fuerte apoyo a la ideología. Sus respuestas se compararon con personas que no eran de extrema derecha, tanto las que votaron por Trump, así como las que no lo hicieron.

El estudio encontró que las personas que votaron por Trump y la derecha alternativa “fueron bastante similares” en sus respuestas generales.

Anuncio

La derecha alternativa obtuvo una alta puntuación en la desconfianza extrema de los medios de comunicación tradicionales, un fuerte apoyo para Trump y para la acción colectiva en nombre de los blancos, incluido un acuerdo con declaraciones como “Los blancos necesitan comenzar a cuidarse más entre sí” y “Debemos hacer más para detener la mezcla de la raza blanca con otras razas”, según el estudio.

La derecha superior también estaba “más dispuesta a deshumanizar a los grupos históricamente desfavorecidos y que podrían oponerse políticamente a la derecha superior”.

El estudio usó un modelo de deshumanización que les pedía a los participantes que calificaran en una escala móvil la evolución de los grupos. La escala corresponde a las imágenes de un primate que se convierte en un hombre.

Anuncio

La derecha superior encontró que los blancos eran los más evolucionados y veían a musulmanes, feministas, periodistas, árabes, negros y mexicanos como neandertales.

Se espera que la investigación, que se difundió en línea para revisión pública, se publique pronto en una revista de psicología. Si bien los investigadores señalan ciertas debilidades que deberían explorarse más a fondo, caracterizan el trabajo como “un primer paso importante hacia el examen de la prevalencia y el perfil psicológico de la derecha alternativa”.


Anuncio