Anuncio
Share
Vida y Estilo

Compruebe sus creencias hablando con personas que no están de acuerdo con usted

Art of a couple.
Tener conversaciones con personas que tienen creencias diferentes a las suyas le brinda la oportunidad de reflexionar, y sólo entonces puede evaluar si sus creencias son verdaderas.
(Anthony Russo / For The Times)

El filósofo danés Soren Kierkegaard observó que si todos son luteranos, nadie es luterano. Lo que quiso decir es que si naces en una cultura en la que todos tienen una cosmovisión similar, no tienes la oportunidad de desarrollar una creencia genuina porque tus convicciones no están sujetas a escrutinio.

Dicho de otra manera, si no hablas con personas que tienen puntos de vista diferentes, no sabrás lo que creen y ni siquiera sabrás lo que tú crees. Tener conversaciones con personas que tienen creencias diferentes a las suyas le brinda la oportunidad de reflexionar, y sólo entonces puede evaluar si sus creencias son verdaderas.

Mucho antes de que fuera el Rey del Durián, Tan Eow Chong estaba recorriendo Malasia rural en busca de plantas que pudiera cultivar cuando tropezó con un puesto de la carretera vendiendo una variedad de la fruta de carne dorada.

Inmigración. Aborto . Control de armas . El problema aparentemente imposible es irrelevante. Lo que es relevante: para justificar su confianza, debe involucrar sinceramente a las personas que tienen argumentos sólidos en contra de su posición.

En los últimos años, los estadounidenses parecen haberse convencido a sí mismos de que no hablar con personas que tienen diferentes creencias morales y políticas los hace mejores personas, incluso en los campus universitarios donde el combate intelectual ha sido históricamente parte del currículo. No es así. Sin embargo, nos hace menos propensos a revisar nuestras creencias y más a convencernos de que los demás deberían creer lo mismo que nosotros.

Anuncio

Con el tiempo, el hecho de no tener conversaciones a través de divisiones cultiva una miopía de creencias que fortalece nuestras opiniones y profundiza nuestras divisiones.

A medida que se acerca el 50º aniversario del primer alunizaje, las mujeres que ayudaron en los primeros esfuerzos espaciales de Estados Unidos reflexionan sobre sus funciones, a menudo no reconocidas, y sobre las indignidades que sufrieron.

Olvídese de curar las divisiones políticas, superar la polarización o los peligros de caracterizar erróneamente a las personas que tienen creencias diferentes. El comunicarse con alguien que tiene ideas diferentes es beneficioso, no por razones sociales utópicas, sino por su propio bien, por su “higiene de creencias”. Usted participa en la higiene dental no para reducir los costos de seguro para las masas, sino porque no quiere caries, dolor y enfermedad de las encías.

Debe involucrarse en la higiene de las creencias por razones egoístas similares: es una oportunidad para reflexionar sobre lo que cree y por qué lo cree. Si suceden otros bienes sociales como un subproducto: amistades, mayor comprensión, cambios de mentalidad, eso es genial.

Anuncio

Tener conversaciones a través de divisiones no es necesariamente complicado.

Averigue por qué alguien cree lo que cree. La mejor manera de hacer esto es simplemente preguntar: “¿Por qué crees eso?” Y luego escuchar. No le diga por qué están equivocados o “hable en paralelo” y explique lo que cree. Averigüe las razones de su creencia haciendo preguntas. Luego pregúntese si sus conclusiones están justificadas por la razón que proporcionaron.

Llame a los extremistas de su lado. Identifique a los autoritarios y fundamentalistas que dicen representar sus puntos de vista y hable sin rodeos sobre cómo llevan las cosas demasiado lejos. Esta es una forma de generar confianza y señal de que no es un extremista. (Si no puede entender cómo va usted demasiado lejos, eso puede ser una señal de que es parte del problema y necesita moderar sus creencias).

Que la gente se equivoque. Está bien si alguien no cree lo que usted cree. La mayoría de las veces, sus creencias no presentan una amenaza existencial, son sólo una persona, y usted estará bien. Ni siquiera se moleste en retroceder o señalar los agujeros en sus argumentos. Escuche, aprenda y deje que se equivoquen. Concluya agradeciéndoles la conversación. (Como buena regla general, cuanto más enfadado esté en desacuerdo con la posición de alguien, más importante es agradecerle la discusión y finalizar con una nota alta).

En nuestro entorno altamente polarizado, hablar con quienes tienen creencias diferentes no es fácil, pero es más sencillo de lo que piensa. Una menor cantidad de personas que hablan a través de divisiones crea un hambre de conversación honesta y sincera. Pero lo que realmente debería haber es un hambre de verdad. Y la mejor manera de lograrlo es someter sus creencias a un escrutinio.

Peter Boghossian y James Lindsay son los autores del próximo libro “Cómo tener conversaciones imposibles”.

Anuncio

Twitter: @peterboghossian y @ConceptualJames

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio