Anuncio
Share
Vida y Estilo

El pionero de la cerveza artesanal Ballast Point se vende de nuevo, esta vez a una microcervecería

Ballast Point beers
Ballast Point Brewery fue vendida a una pequeña empresa de Illinois, Kings & Convicts, que trasladará sus oficinas centrales a San Diego.
(K.C. Alfred / San Diego Union-Tribune)

El pionero de la cerveza artesanal Ballast Point se vende de nuevo, esta vez a una microcervecería

Por segunda vez en cuatro años, Ballast Point, un pionero de la cerveza artesanal de San Diego que se convirtió en una de las cervecerías más grandes de la zona, ha sido vendida.

Kings & Convicts Brewing Co. una pequeña empresa de Illinois, anunció el martes un acuerdo para comprar Ballast Point a la compañía neoyorquina Constellations Brands Inc. Los términos de la venta no fueron revelados, pero incluye las cuatro cervecerías de Ballast Point en California, en el centro Downtown Disney de Anaheim; en Long Beach; en la cervecería principal en el vecindario de Miramar en San Diego; y en el barrio de Little Italy en San Diego, más una en Chicago.

También se incluye Home Brew Mart, el lugar de nacimiento de Ballast Point en la comunidad de Linda Vista en San Diego.

Constellation conservará una cervecería de producción y un bar construido para Ballast Point en Daleville, Virginia.

Anuncio

“Vamos a volver a ser artesanales”, dijo Brendon Watters, director ejecutivo de Kings & Convicts. “Empezaremos a innovar de nuevo”.

Kings & Convicts, una microcervecería de 2 años de antigüedad que emplea a nueve personas y produce anualmente unos 600 barriles de cerveza, trasladará sus oficinas centrales de los suburbios de Chicago a San Diego.

En los últimos años, las grandes multinacionales han engullido pequeñas cervecerías independientes. Esta vez, sin embargo, una pequeña cervecería independiente está asumiendo la propiedad de una cervecería en decadencia que alguna vez fue una de las estrellas en ascenso de la cerveza artesanal estadounidense.

“Va en contra de las tendencias”, reconoció Watters.

Negocios

Anuncio

Ballast Point ha sacudido la industria de la cerveza artesanal antes. En 2015, Constellation Brands pagó 1.000 millones de dólares por la empresa de Miramar, una cifra récord para una cervecería artesanal. Apenas un mes después de que MillerCoors comprara otra cervecería de San Diego, Saint Archer, la venta molestó a los aficionados a la cerveza artesanal que vieron a Ballast Point como un baluarte de propiedad local contra las empresas cerveceras multinacionales.

Constellation es propietaria del negocio de cerveza Modelo en Estados Unidos, además de numerosas bodegas. Desde la compra de Ballast Point, la corporación adquirió Funky Buddha Brewery de Florida y Four Corners Brewing de Dallas.

Fundada en 1996, Ballast Point comenzó como una empresa secundaria en Home Brew Mart, una popular tienda de suministros para cerveceros caseros. La cervecería pronto ganó adeptos por sus cervezas limpias y creativas, y logró un gran avance con la introducción de Sculpin en 2005.

Mientras que otras cervecerías competían por hacer el IPA más amargo, el notable amargor del lúpulo de Sculpin se compensaba con un dulzor afrutado.

“Cuando llegó a la ciudad de Nueva York, a todos les gustó”, dijo Joshua Bernstein, un escritor de cerveza con sede en Brooklyn, al Union-Tribune en 2016. “Ese perfil exuberante, tropical y punzante era único, aumentaba las posibilidades de lo que los cerveceros podían hacer con el IPA”.

En 2015, los fundadores de la cervecería consideraron la posibilidad de hacer pública la empresa, ofreciendo acciones a los inversores. Ese plan fue abandonado cuando Constellation aceptó comprar Ballast Point. Aunque Constellation distribuyó las cervezas de Ballast Point por todo el país y compró anuncios de televisión con la presencia del cervecero Colby Chandler, no fue un matrimonio exitoso.

Inicialmente las ventas aumentaron, pero Ballast Point alcanzó su punto máximo en 2016 con casi 431.000 barriles (un barril de cerveza equivale a 31 galones). Para 2018, la producción había caído a 320.000 barriles. Kings & Convicts dijo el martes que las ventas de 2019 deberían “superar los 200.000 barriles”, concediendo un nuevo descenso.

Cuando se contactó por teléfono en Illinois el martes, Watters dijo que las recetas de cerveza de Ballast Point seguirán siendo las mismas (“Sculpin es uno de mis favoritos”, manifestó, “lo ha sido durante años”). La nueva gerencia continuará distribuyendo la cerveza en 49 estados, pero se centrará en mercados clave como el Condado de San Diego, California, la Costa Oeste, Chicago, Pensilvania y Texas.

Anuncio

Los 560 empleados de Ballast Point conservarán sus puestos de trabajo, y Watters dijo que planea aumentar el volumen de ventas y los brazos de distribución de la compañía con 70 nuevas contrataciones.

“Lo que Constellation quería de Ballast Point no es lo que Kings & Convicts quiere”, dijo. “Se trata más bien de concentrarse en las áreas que tienen sentido”.

Kings & Convicts fue fundada por Chris Bradley, un expatriado británico conocido como el Rey, y Watters, oriundo de Australia, apodado el Convicto.

Este año, la pequeña cervecería planeó expandirse, una nueva instalación de 48.000 pies cuadrados en Wisconsin. Mientras trabajaban en este nuevo lugar, Bradley y Watters se reunieron con empleados de Ballast Point.

“Sólo pienso lo mejor de Ballast Point”, dijo Watters. “Amo a los empleados, amo la historia, amo el líquido”.

En julio, mientras se reunía con ejecutivos de Constellation, alabó a Ballast Point.

“¿Está a la venta?”, preguntó, medio bromeando.

La respuesta: “¿Te gustaría comprarlo?”.

Anuncio

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio