Anuncio
Share
Vida y Estilo

Un Mustang de 3,74 millones de dólares

mst.png
El Ford Mustang GT 1968 llamado ‘Bullitt’, de la icónica película de 1968, y conducido por el actor Steve McQueen.

Histórico precio para el Ford Mustang de 1968, utilizado en la película ‘Bullitt’

El Ford Mustang de 1968 utilizado en la película “Bullitt” fue subastado en Florida por 3,74 millones de dólares, el precio más alto en la historia pagado por un ejemplar de este popular modelo.

El propietario Sean Kiernan, con su hermana Kelly Cotton en el asiento del copiloto, condujo el vehículo de “Bullitt” sobre la plataforma de subastas en la Silver Spurs Arena y luego se dirigió a la multitud de unas 25,000 personas antes de que comenzaran las pujas.

“Este automóvil se ha vendido en dos ocasiones durante su existencia. Ha pertenecido a mi familia por 45 años. Cada vez que se vendió, fue en 3,500 dólares”, señaló Kiernan. “Así que vamos a empezar en ese precio y continuaremos a partir de allí”.

La casa de subastas Mecum Kissimmee publicó en YouTube un video de 11 minutos de la puja.

Anuncio

Las ofertas superaron los 3 millones de dólares en el primer minuto. Una persona presente y un postor vía telefónica se alternaron en efectuar la oferta más elevada durante varios minutos hasta que ganó el que estaba en el teléfono, de quien no se reveló su nombre.

El padre de Kiernan, Robert, adquirió el vehículo tras verlo anunciado en un ejemplar de la revista “Road & Track” de 1974, y la familia de Nueva Jersey lo usó para sus necesidades diarias hasta que el embrague se descompuso en 1980.

A fines de la década de 1970, Steve McQueen, que protagonizó “Bullitt”, buscó a los Kiernan y les preguntó si podía recuperar el auto canjeándolo por un Mustang similar, pero ellos declinaron.

La apuesta peruana al Óscar es una mirada memorable e inusual a los prejuicios que perduran en los andes
Los demócratas (85%) siguen apoyando ampliamente la destitución y la remoción, mientras que un pequeño porcentaje de republicanos, 5%, está de acuerdo.
Profundizando más, nos dimos cuenta de que ambos conocíamos el dolor del divorcio, los desafíos de ser padres solteros y la tristeza de las noches solitarias


Anuncio