Anuncio

Indígenas Irohito Urus: de la pesca a la robótica en Bolivia

Estudiantes del grupo indígena Irohito Urus observan un robot hecho con materiales reciclados
Estudiantes del grupo indígena Irohito Urus observan un robot hecho con materiales reciclados en un salón de clases en Irohito Urus, Bolivia, el jueves 21 de abril de 2022. Tres estudiantes crearon el robot utilizando materiales de su entorno, como cañas, para desinfectar superficies como teléfonos celulares y crear conciencia para combatir el COVID-19.
(Juan Karita / Associated Press)
Share

Tres estudiantes de la etnia Irohito Urus en el altiplano boliviano crearon un robot con la cabeza de un gato andino utilizando con materiales de su entorno como la totora con el fin de desinfectar superficies como celulares y concientizar a los cuidados a combatir el COVID-19.

A las orillas del río Desaguadero, afluente del lago Titicaca, al oeste de La Paz, los jóvenes Amílcar Inda, Diego Alaro y Daner Mamani mostraron el jueves el robot inspirado en el gato andino que llamaron Tikats que significa curar o sanarse en lengua Uru Uchumataqo.

En una escuela que lleva el mismo nombre de la comunidad que es de tierra y donde la señal de internet llega con dificultad, los colegiales han incursionado en la robótica con un 80% de materiales reciclados y el resto que compraron para que su sueño de representar a Bolivia en las competencias internacionales de robótica en México, se haga realidad.

Anuncio

“Es un orgullo llevar nuestra cultura a otros países por lo que decidimos hacerle la cabeza de nuestro gato andino con totora que nos representa y ponerle circuitos que hable en español y nuestra lengua”, dijo Inda a The Associated Press.

Un automóvil de control remoto parcialmente construido con juncos
Un automóvil de control remoto parcialmente construido con juncos se exhibe en una escuela en Irohito Urus, Bolivia, el jueves 21 de abril de 2022. Tres estudiantes de Irohito Urus también crearon un robot utilizando materiales de su entorno, como juncos, para desinfectar superficies como celulares y concientizar para combatir el COVID-19.
(Juan Karita/AP)

Isaac Inta, representante de los padres de familia de los estudiantes, contó que en la región los jóvenes se dedican tradicionalmente a la pesca pero ahora están aprendiendo de robótica. “Nosotros de eso no sabemos nada”, agregó.

Anuncio

La totora es un junco que crece en el lago Titicaca y que los indígenas Irohito Urus hacen un tejido para hacer embarcaciones y artesanías como el sombrero que es característico de su vestimenta que llevan hombres y mujeres.

Los estudiantes usan el poncho blanco con líneas oscuras mientras que las mujeres un vestido entero con una falda como pollera plisada larga.

“En nuestro país los jóvenes le huyen a la física, así que por eso han buscado la robótica y les ha gustado”, explicó el profesor Tanio Uluri.

Anuncio

Estudiantes de la etnia indígena Irohito Urus cantan el himno nacional boliviano
(Juan Karita/AP)

Los jóvenes están emocionados por llevar su creación el 3 al 7 de junio a Jalisco y el 26 del mismo mes a Guadalajara, México.

Los Urus fueron un grupo étnico grande que dependían de los lagos Poopó y Titicaca, pero al pasar el tiempo su población se redujo notablemente, principalmente los Irohito Urus.

Anuncio

Uluri explicó que con el robot se busca prevenir los contagios de coronavirus, por lo que en su mensaje pide que todos usen barbijo, regala alcohol en gel y desinfecta superficies delicadas como las de un celular.

En Bolivia la pandemia está en una desescalada, aunque las autoridades de salud mantienen el uso del barbijo y otras medidas de bioseguridad, mientras que la vacunación está por encima del 50% de la población.


Anuncio