Anuncio

Huracán Técnica de Lamborghini, un auto para disfrutar en grande

La Huracán Técnica eleva al conductor a un nivel totalmente diferente. Se necesita un autódromo
La Huracán Técnica eleva al conductor a un nivel totalmente diferente. Se necesita un autódromo para dejar que los caballos galopen a gusto.
(Ricardo Rodríguez-Long)
Share

Desde el momento en que la Lamborghini Countach salió al mercado en 1974, la empresa italiana se ha caracterizado por hacer los carros más espectaculares a todo nivel. Lo producido en la zona Emilia-Romagna siempre se ha caracterizado por su impacto y estos carros siempre dejan a todos con la boca abierta.

Para incrementar la producción la firma agregó un carro que fuera un poco más accesible en precio para los tifosi boloñeses. Así nació el modelo Gallardo, el cual se convertiría en un éxito total. La Huracán reemplazó a la Gallardo en 2013 y con su estilo extravagante y su rendimiento en la carretera han elevado los patrones de lo que es un carro exótico.

La última versión es la Huracán Técnica. Esta es la combinación del motor de competición del modelo STO, una suspensión para andar rápido y una carrocería que incorpora un montón de mejoras aerodinámicas. La Huracán Técnica eleva al conductor a un nivel totalmente diferente. Se necesita un autódromo para dejar que los caballos galopen a gusto y no estar por encima de la ley para sentir en carne propia las cualidades de este auto, tal vez, última versión con motor de aspiración atmosférica de la firma.

Anuncio

El rugir del motor es algo único, y algo en que la empresa trabajó muy duro para transmutar ese sonido en algo que afecta todos nuestros sentidos. El motor de 5.2 litros en V a 90 grados y 10 cilindros gira rápidamente, y al apretar el acelerador el motor llega a 8000 rpm en un segundo. Cientos de partes mecánicas trabajan en unísono para crear un empuje fenomenal. Controlar 631 caballos de fuerza desde el asiento con solo tocar el acelerador y el volante no es una cosa fácil. Este carro incorpora avances tecnológicos que, trabajando detrás de la escena, hacen que sea posible la utilización de toda la potencia del motor sin desperdiciarla en falta de tracción.

Entrar al carro es como entrar en un carro de carreras. La carrocería es de solo 45 pulgadas de altura y la separación al asfalto es de solo un par de pulgadas. Ya ubicado en el asiento, frente a uno está un volante en gamuza que posee un interruptor para cambiar los tres modos de operación del motor. (Strada- Sport- Corsa)

En la posición Strada, todo está calculado para la mejor utilización del paquete motor-transmisión en la ciudad. El acelerador electrónico incrementa paulatinamente el giro del motor y el sistema P-TCS (control de tracción) se encarga de que el carro sea un poco más dócil. La suspensión con amortiguadores MagnaRide de válvulas electromagnéticas se auto calibran para afrontar baches y cambios de asfalto sin tener una fuerte reacción al volante.

Anuncio

La Huracán Técnica se despierta cuando seleccionamos el modo Corsa. Inmediatamente el sistema de escape se abre y el ambiente interior se llena de una vibración auditiva. El motor se agiliza y acelera como si el auto no tuviera peso. Al comenzar a rodar el acelerador electrónico envía señales en milisegundos para que la mezcla de combustible llegue a los múltiples de admisión perfectamente. No hay nada igual al sonido y reacción de un motor cuatro tiempos con inyección a presión atmosférica. La Huracán Técnica canta a las 5000 revoluciones y llega a nivel sinfónico a las 7500 RPM.

El auto de tracción trasera sorprende por la neutralidad de su chasis que es una combinación de aluminio y fibra de carbono. El peso de solo 3,000 libras desaparece cuando se acelera. La agilidad en que cambia de lados y acelera es al nivel de un carro de carreras. El poder controlar más de 400 libras de torque no ha sido cosa fácil hasta ahora. La Huracán Técnica no pierde su control a menos que uno quiera hacer un derrape. Y para esto, el carro avisa cuando se va de cola para que el conductor pueda corregir sin sorpresa.

Parte importante de lo que hace a la Huracán Técnica especial es la caja de cambios de 7 velocidades, con un doble embrague, que electrónicamente puede variar el momento del cambio. Los frenos son de competición adaptados para uso en la calle. Caliperes de 6 pistones adelante y cuatro atrás sobre enormes discos de carbono-cerámica hacen que el auto pare en espacios cortos cuando viaja a 200 millas por hora.

Anuncio

Pudimos disfrutar del autódromo sin ningún esfuerzo. La Técnica requiere muy poco del conductor para andar a velocidades muy altas. Prácticamente uno apunta la salida de la curva, pisa a fondo, y el carro hace todo. El detrás de la escena es un completo sistema de ingeniería que se encarga de monitorear todo lo que sucede en tiempo real. Desde lo sensores en los escapes, motor, suspensión, ángulo de inclinación, el sistema Lamborghini Dinámica Veicolo Integrata toma todo tipo de acción para asegurar un manejo seguro. Más de una vez pude ver luces en el tablero que indicaban cuando la tecnología me ayudaba a salir de una curva sin titubeos.

La carrocería ha sido modificada en la búsqueda de un mejor coeficiente aerodinámico y al mismo tiempo para mejorar el flujo de aire sobre los frenos y radiadores. De esta manera mejorando el rendimiento ante el extremo uso en un circuito.

El precio base es de $307,000 dólares. Por supuesto toda la conectividad e info-entretenimiemto que esperamos esta incorporada. El carro puede ordenarse bajo una personalización especial de colores y tapicería que acentúa su exclusividad. Pero la Huracán Técnica es un auto para manejar. Un auto que ya deja de existir. Un auto que se convierte en uno de los últimos donde se puede apreciar el ADN creado en 1963 por Ferruccio Lamborghini. El placer de conducir una cupe nacida en Sant’Agata no tiene igual.

Anuncio


Anuncio