Anuncio
Share
Vida y Estilo

Los tenis Nike ahora son activos que se negocian como acciones

tenis1

La popularidad explosiva de los tenis de baloncesto y el aumento de los sitios web de reventa han convertido a los Nikes en un activo que se puede vender como valores de Wall Street. Aquí, un comprador examina unos Nikes en la tienda Jumpman LA en el centro de Los Ángeles. (Ana Venegas / Especial para el Times)

(Los Angeles Times)

Al igual que muchos comerciantes, Johan Aguirre realiza un control diario de los altibajos de su mercancía en una hoja de cálculo electrónica.

Aguirre, sin embargo, no está analizando acciones, bonos o criptomonedas. Se especializa en una clase de activos cada vez más comercializables, tenis de deporte, en su plataforma favorita de distribuidores de zapatos, StockX. A veces comprará un sólo par, en otras ocasiones, comprará a granel.

“Si es un zapato que sé que puede vender”, dijo, “normalmente compro todo el inventario que se ofrece. Desde el momento en que me informan las medidas, los estilos y el código del producto, lo enlisto en StockX y lo compran de inmediato”.

Aguirre, de 31 años, es parte de la evolución del mercado mundial multimillonario de reventa de tenis, que hoy en día se parece menos a un pasatiempo y más a una ocupación.

Anuncio

Las personas que los compran y venden acampan en tiendas especializadas antes de que llegue el producto, verifican de forma compulsiva la aplicación SNKRS de Nike y visitan sitios de reventa como StockX, GOAT, Flight Club y Stadium Goods, donde los tenis se autentifican y se ofrecen para reventa.

La mayoría son pequeños empresarios que esperan ganar algo de dinero para gastar en uno o dos pares, tal vez soñando con toparse con una compra importante una vez en la vida, y lo que podría significarles ganancias de cinco cifras en el próspero mercado de zapatos inspirados en el baloncesto.

Pero para Aguirre, este es un negocio serio como segundo ingreso. Aguirre dice que vendió $50.000 en tenis de deporte el año pasado y estima que obtuvo unos $7.000 en ganancias.

“Las ventas dependen del número de zapatos que consigo”, dijo Aguirre, “pero puede llegar al punto donde vendo más de cien pares de tenis al mes. Casi se ha convertido en un trabajo de tiempo completo”, asegura.

Anuncio

Distribuidores dedicados como Aguirre impulsan la acción en StockX, que el director ejecutivo, Josh Luber, ayudó a fundar en 2016 con la idea de llevar a Wall Street a las calles.

Ahora, Luber está promoviendo este enfoque de la inversión de manera más fuerte al lograr acuerdos exclusivos con los fabricantes para vender productos a través de subastas en sitios como StockX y que convoca a una “oferta inicial pública de tenis”. Hay beneficios para las empresas de calzado y para los compradores con amplios recursos, pero el enfoque de la subasta a través de la oferta de productos podría dejar atrás la punta de lanza que significa para este negocio un ‘sneaker’, el cual es el núcleo del mercado de la reventa.

Los revendedores de tenis de deporte han existido durante décadas, pero a Ebay, Craig’s List, Facebook e Instagram les gustó un mercado secundario dinámico, dijo Mike Powell, vicepresidente y asesor principal de la empresa de investigación NPD Group.

El último estudio de NPD sobre el mercado global de revendedores estimó las ventas en $1 mil millones en 2016, un total que, según Powell, podría alcanzar los $3 mil millones en la actualidad, pero “nadie lo sabe realmente”.

Eso ya se compara con una industria de zapatillas de venta al por menor de alrededor de $100 mil millones en ventas en todo el mundo, frente a los $55 mil millones en 2016, dijo Powell.

Los inversores últimamente han estado invirtiendo su dinero en plataformas de reventa.

En febrero, el gigante minorista Foot Locker anunció una inversión de capital de $100 millones en el Grupo GOAT, con sede en Culver City, que un año antes había recaudado $60 millones y adquirido Flight Club, otro mercado de venta de tenis.

tenis2

Un especialista en autenticación con GOAT verifica que un par de tenis Yeezy Boost 350 Turtle Dove de Kanye West son auténticos. (CABRA)

(Los Angeles Times)
Anuncio

En diciembre pasado, el minorista de moda online, Farfetch, compró la plataforma de envío Stadium Goods por $250 millones.

StockX, que también vende relojes, bolsos y ropa, anunció en septiembre pasado que había atraído 44 millones de dólares de GV, anteriormente conocida como Google Ventures y otros inversores. Los cofundadores de la empresa incluyen al multimillonario Dan Gilbert, quien inició Quicken Loans y es el propietario mayoritario de los Cleveland Cavaliers.

A través de StockX, con sede en Detroit, Luber, de 41 años, pudo conseguir los datos y el calzado. Luber, quien tiene un MBA y una licenciatura en derecho de la Universidad de Emory, llamó la atención de Gilbert a través de una empresa de ventas que Luber creó en 2012 llamada Campless.

Powell, del Grupo NPD, dijo que le da crédito al empresario por llevar la venta de tenis a otro nivel.

“Fue Luber quien estaba produciendo algoritmos para rastrear los precios de los zapatos y lo estaba publicando de forma gratuita”, dijo Powell. Más tarde, StockX “se convertiría en el mercado de tenis original en online”.

StockX y otras plataformas de reventa crecieron con la ayuda de un grupo de proveedores comprometidos: los jóvenes que estaban dispuestos a levantarse temprano para ser los primeros en la fila de la última oferta de tenis exclusivos. Luego esperaban ganar algo de dinero en los sitios de revendedores y así evitar tomar un trabajo aburrido durante el verano.

“Hay una subcultura de personas que, de muchas maneras, están realmente obsesionadas por los zapatos”, dijo George Belch, presidente del departamento de marketing de la Universidad Estatal de San Diego.

“Acamparán por ellos, pagarán precios exorbitantes por ellos y quieren ser los que marcan la tendencia, los primeros en tenerlos”. Pero también, dentro de esa subcultura, se ha formado un grupo de inversores-inversionistas que se ve casi como un mercado de coleccionistas”.

Anuncio

La analista financiera Dylan Dittrich, autora de Sneakonomic Growth: Scarcity, Storytelling, and the Arrival of Sneakers as an Asset Class”, que se publicó en febrero pasado, dijo que se inspiró para escribir el libro cuando vio el anuncio de la nueva producción, Sean Wotherspoon Nike Air Max 97/1, a $100 como precio de venta y de repente ya costaba más de $600 en StockX.

“Esto sucedió en uno o dos días, una reacción muy rápida para algo que no creerías que se ajustaría tan pronto”, dijo Dittrich. “Estaba viendo la verdadera dinámica del estilo del mercado de valores”. El zapato que originalmente se vendió por $160 se ha recuperado y recientemente se vendió por $950.

Las marcas también pueden manipular la oferta para aumentar los precios, dijo Dittrich, como en el caso de que Adidas redujo deliberadamente la oferta de Stan Smith Boost durante 18 meses. Y, como con cualquier inversión, siempre existe el riesgo de perder dinero en los tenis de deporte, dijo.

Algunos puristas han sido rechazados por cambios que creen que podrían elevar los precios y excluir a las personas del mercado.

tenis3

El estudiante de finanzas de la Universidad Loyola Marymount, Maliek Reed, de 19 años, es un fanático de los tenis deportivos que no le gusta el alza de los precios generados por los sitios web populares de reventa de tenis como StockX. (Luis Sinco / Los Angeles Times)

(Los Angeles Times)

El estudiante de finanzas de la Universidad Loyola Marymount, Maliek Reed, de 19 años, dijo que ha estado coleccionando y vendiendo tenis desde la escuela secundaria, comenzando en Facebook.

Reed recuerda el día en 2013, cuando fue el primero en la fila en una tienda de WSS en San Pedro, sólo para comprar un par de zapatos que no podía esperar a poseer: Air Jordan 11 Retro Gamma Blues. Fue entonces cuando un adulto se acercó con una oferta.

“Yo sólo pensaba, ‘voy a comprar esos zapatos, van a estar muy bien’. Estoy emocionado y soy la primera persona en la línea”, dijo Reed. “Y un tipo me dice: ‘te daré $200 si me dejas estar en la línea contigo en este momento y te compraré tus zapatos’. Pero vi a cada una de las personas detrás de mí, sólo eran niños como yo que llevaban sus ahorros y le dije: ‘no, no puedo hacer eso, lo siento’”.

Reed dijo que formó la Sociedad Sneakerhead de Los Ángeles, que tuvo hasta 6.000 miembros durante su primer año en LMU, y se sorprendió de cuántos adultos querían unirse. Era por mucho algo muy diferente de los días en que un grupo de niños de ideas afines trataban de intercambiar tarjetas de béisbol.

“Solía ​​ser como una búsqueda del tesoro para conseguirlo”, dijo Reed. “Ahora con estas IPO de tenis de deporte, será muy caro”.

StockX presentó su primera OPI de zapatillas en enero con un listado exclusivo de 800 diapositivas, en rojo o negro, del famoso joyero Ben “Baller” Yang. Las diapositivas, fabricadas por Straye, con base en L.A, se imprimieron online con “Ben Baller did the chain”, del rapero ASAP Ferg, el éxito de 2017, “Plain Jane”.

La venta fue una subasta a ciegas, conocida en Wall Street como una subasta holandesa, en la que los postores se comprometen al máximo que estarían dispuestos a pagar. El precio final para todos los participantes está determinado por la oferta más baja que eliminaría el inventario. Por ejemplo, si hubiera 20 pares de diapositivas negras disponibles en tamaño 9 y las ofertas máximas para 20 pares iban de $200 a $1.000, entonces todos los compradores pagarían $200, según el manual de StockX.

Durante tres días, dijo StockX, el mercado recibió cerca de 10.500 ofertas que normalmente oscilaban entre $50 y $5.000, aunque algunas personas ofertaron $1 millón o más. Estos eran postores que seguían una estrategia arriesgada de tratar de asegurarse de obtener el producto y apostar a que no estarían comprometidos con su oferta completa.

Al final, el precio de compensación osciló entre $75 para diapositivas negras de tamaño 5 (sin duda, un gran alivio para la persona que ofreció $1 millón en esa subasta) a $350 para diapositivas rojas de tamaño 13. Si las diapositivas se hubieran vendido en una tienda, probablemente habrían costado alrededor de $70 por par, dijo StockX.

“Queremos trabajar con las marcas, la industria, Nike, Adidas y Supreme, etc., para lanzar productos directamente al mercado, y literalmente hacer una OPI”, dijo Luber, quien comenzó a coleccionar calzado deportivo cuando tenía 8 años y ahora tiene unos 350 pares. “Entonces una vez ya en ese escenario, realmente comenzamos a jugar en ambas partes de los mercados minoristas y revendemos zapatillas”.

Luber dice que el modelo de OPI ofrece a las principales marcas el potencial de obtener mayores ganancias sin que parezca que afectan a los clientes habituales.

“Ha habido muchas razones para que Nike tomara distancia del mercado secundario”, dijo Luber. “Nunca quisieron decir: ‘queremos esos $300 adicionales’. Esta es la principal cuña en nuestra relación. Pero creo que la creencia básica de hoy es: el mercado secundario no va a desaparecer y tenemos que descubrir cómo trabajar con ellos en lugar de en contra”.

tenis4

Johan Aguirre, un coleccionista de tenis y comerciante exitoso, muestra parte de su inventario. Juega a StockX, la plataforma de revendedores de tenis, como si fuera el mercado de valores. (Katie Falkenberg / Los Angeles Times)

(Los Angeles Times)

Aguirre no cree que las OPI de zapatillas, si se vuelven más comunes, interrumpan lo que está haciendo. Todavía requerirá paciencia e investigación.

Aguirre había estado estudiando contabilidad con la intención de abrir una tienda real de zapatos, dijo, pero en 2016 pasó a vender zapatos en línea a través de Shopify. Luego vino StockX, donde estaba viendo mayores ganancias. StockX también tenía cientos de autentificadores que se encargaban de garantizar que los zapatos no fueran falsos.

“Desde entonces, me centré en StockX”, dijo Aguirre, “y mis ventas realmente despegaron en 2017".

Aguirre también es un coleccionista, con un stock giratorio de aproximadamente 60 pares de zapatos, en gran parte limitado por el poco espacio disponible en su casa.

“Todo tiene que ser original y nuevo. No puede tener arrugas, no pueden estar usados, no puede haber desgaste en los zapatos, no deben estar sucios en la parte inferior del zapato. La caja debe estar intacta sin daños. “Miro todos esos detalles antes de decidir comprar un par para vender en StockX”, dijo Aguirre.

¿Los tenis que se le han vendido mejor hasta la fecha? “la mayoría fueron los ‘jordans retros’. Los principales fueron los Gatorades que salieron en 2017, las Medallas Retro Olímpicas de Jordan 1, que salieron en el otoño de 2017. Esas ventas fueron muy buenas para mí, también, Jordan 1 Black History Month que salió en febrero de 2018 para el All-Star Weekend”.

“Antes de comprar zapatos, siempre estoy en los blogs y en los sitios web sólo para ver qué hay de nuevo, lo que está de moda, algo que la gente quiere, un objeto de colección”, dijo Aguirre, quien trabaja como coordinador de seguridad en una instalación de desechos peligrosos durante el día. “Es así entonces, que entiendo lo que se vendería y lo que no se vendería”.

Aguirre dijo que el negocio es bueno.

“He vendido más de 1.000 pares de zapatos en StockX en menos de dos años y tengo un registro 100% auténtico”, dijo Aguirre. “No veo que este tipo de negocio se esté ralentizando, esto más bien es algo que se va a expandir”.

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio