Advertisement

El fentanilo traído de China está matando a miles de estadounidenses

El fentanilo traído de China está matando a miles de estadounidenses
Una bolsa de pastillas de heroína hechas con fentanilo. (DEA) (Los Angeles Times)

La organización de narcotraficantes del clan Zheng no era clandestina.

La red con sede en Shanghai vendía narcóticos sintéticos, incluido el fentanilo, que es mortal, en sitios web publicados en 35 idiomas, desde árabe e inglés hasta islandés y uzbeko.

Advertisement

La organización china se jactó de que su laboratorio podía "sintetizar casi cualquier" droga y que producía 16 toneladas de productos químicos ilícitos al mes.

Eran tan expertos en el contrabando, y tan abierta su comercialización, que ofreció una garantía de devolución de dinero a los compradores si sus bienes eran incautados por Estados Unidos u otros agentes de aduanas.

Advertisement

Durante la última década, dicen los funcionarios federales, el grupo Zheng envió por correo fentanilo y sustancias químicas ilícitas similares a clientes en más de 25 países y 35 estados de EE.UU.

Los funcionarios estadounidenses dicen que su éxito, puesto al descubierto en un reciente documento federal, en parte ayuda a explicar el creciente número de muertos en Estados Unidos por sobredosis de drogas.

El fentanilo, 50 veces más potente que la heroína, y las drogas de laboratorio relacionadas se han convertido en la causa número 1 de muertes por sobredosis vinculadas a los opioides. Y las compañías químicas falsas en China, que operan abiertamente y fuera del alcance de las autoridades estadounidenses, son la fuente más grande de drogas letales, dicen los oficiales de la ley.

"La gente en los laboratorios en China está produciendo esta sustancia que está matando a los estadounidenses", dijo el fiscal general Rod Rosenstein en una entrevista. "Esto es una verdadera crisis. El gobierno chino tiene la capacidad de detener esto si lo desea. Creemos que deberían querer hacer eso".

Advertisement

Funcionarios de Estados Unidos han presionado a Pekin para que cierre los laboratorios y dicen que las autoridades chinas han tomado medidas para vigilar a los fabricantes de productos químicos. Estos intentos se producen incluso cuando las relaciones con Pekin se han tornado ásperas en medio de una guerra comercial en aumento y la inquietud de Estados Unidos por la creciente influencia económica y militar de China.

Casi 29,000 personas murieron en 2017 en Estados Unidos por sobredosis relacionadas con opioides sintéticos, una categoría que, según los expertos, está dominada por el fentanilo y sus similares químicos, un aumento considerable en comparacióin con las 3,100 muertes reportadas en 2013.

(Los Angeles Times)

Una razón para el aumento: la droga es tan poderosa que una bolsa de fentanilo del tamaño de un paquete de azúcar puede contener 500 dosis letales.

Eso también significa que puede ser contrabandeado por correo en lo que los funcionarios llaman micro-envíos que son mucho más difíciles de identificar e interceptar que las cargas más voluminosas de heroína, cocaína o marihuana.

Las compañías chinas envían fentanilo en pequeñas cantidades a los distribuidores en Estados Unidos o Canadá, pero envían las drogas a granel a los cárteles criminales en México. Luego, los carteles mezclan los sintéticos con heroína y otras sustancias, o los presionan para formar píldoras. El producto es luego contrabandeado a través de la frontera.

Si bien las incautaciones totales de fentanilo aumentaron a más del doble en 2017 y sumaron 1,196 libras, los funcionarios dicen que se está filtrando mucha más droga ilícita. Algunas de las mayores incautaciones de fentanilo han sido en California debido a la conexión con México.

En septiembre, por ejemplo, los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos incautaron 52 libras de fentanilo en polvo en el punto de control de Pine Valley, cerca de San Diego, y eso no fue un récord. En diciembre, los oficiales descubrieron cerca de 80 libras en el auto de un estudiante universitario.

Este verano, las autoridades descubrieron 20,000 pastillas de fentanilo en un compartimiento oculto de un Mini Cooper en el punto de control de San Ysidro, una semana después de confiscar 11,500 pastillas en otro vehículo.

Advertisement

Los traficantes de drogas de Estados Unidos también compran directamente de China con unos pocos clics del mouse de la computadora en los sitios web de la compañía o compran en los bazares de drogas de la llamada web oscura, donde las comunicaciones están cifradas y los comerciantes suelen pagar con criptomonedas o tarjetas de regalo que son difíciles de rastrear.

Un hombre de 33 años de Long Beach, por ejemplo, fue condenado en junio a más de 26 años en una prisión federal por importar ilegalmente productos químicos a granel de China, incluido un análogo de fentanilo, y luego producir decenas de miles de píldoras en un hogar-laboratorio.

Cuando los agentes allanaron su laboratorio, dijeron los fiscales federales, incautaron más de 11 kilogramos de acetil fentanilo, un análogo 15 veces más poderoso que la morfina. Durante un período de nueve meses, dijeron los fiscales, el laboratorio de Long Beach vendió aproximadamente 300,000 píldoras en todo el país.

En Utah, un ex Eagle Scout está esperando ser enjuiciado en Salt Lake City luego de que él y otros cinco fueron acusados de convertir el sótano de la casa de su madre en un laboratorio de pastillas ilícitas.

Cuando su casa fue allanada en noviembre de 2016, la policía encontró 70,000 pastillas con fentanilo y $ 1.2 millones en efectivo, dijeron los fiscales. El grupo supuestamente vendió cientos de miles de pastillas a través de la "Dark Web".

La facilidad con la que los comerciantes pueden comprar fentanilo de China "es un desafío porque está creando traficantes que no están afiliados a organizaciones más grandes ni a cárteles", dijo Paul Knierim, un alto funcionario de la Administración de Control de Drogas.

Según los investigadores federales, no es difícil encontrar fentanilo y medicamentos similares en Internet, y las tácticas de venta compiten con las de los minoristas online.

"Una simple búsqueda en Google de 'fentanilo en venta' arrojó varios vendedores potenciales", según un informe del Comité de Seguridad Nacional del Senado publicado en enero.

(Los Angeles Times)

Dijo que los investigadores, "haciéndose pasar por un comprador de fentanilo por primera vez", se pusieron en contacto con seis vendedores en línea en el extranjero, y cada uno ofreció enviar el producto a Estados Unidos.

Los vendedores "negociaron activamente ... para completar un acuerdo al ofrecer ventas instantáneas de ciertos opioides ilícitos y precios con descuento para compras a granel", señala el informe.

Cuando los investigadores "no respondieron de inmediato a una oferta, los vendedores online hicieron un seguimiento proactivo, a veces ofreciendo descuentos más agresivos para atraer una venta".

El fentanilo se desarrolló hace décadas como un analgésico ultra potente, 100 veces más potente que la morfina, para uso en cirugía. Todavía se utiliza para ayudar a los pacientes con cáncer a nivel de hospicio.

Los narcotraficantes comenzaron a incursionar en la droga a mediados de la década de 2000, pero su popularidad aumentó en 2014 y 2015 porque era fácil de obtener y enormemente rentable.

Advertisement

Según la Administración de Control de Drogas, un kilogramo de $ 1,500 puede generar $ 1.5 millones en ganancias después de que el medicamento se corte y se venda en la calle.

Solo había un lugar para obtener la droga: China. Tiene un sector químico y farmacéutico robusto, así como regulaciones laxas y corrupción generalizada.

"Las brechas regulatorias han llevado a un gran aumento en el número de fabricantes o distribuidores de productos químicos sin licencia o "semi-legítimos", dijo recientemente Bryce Pardo, analista del grupo de expertos Rand Corp.

"La falta de supervisión y la responsabilidad gubernamental y corporativa aumentan las oportunidades de corrupción", agregó.

Los distribuidores chinos se enfocaron en una laguna que les permitía enviar paquetes a los Estados Unidos por correo sin proporcionar información detallada sobre el remitente o el contenido del paquete.

Los transportistas privados, como FedEx y UPS, deben proporcionar dicha información a los inspectores de aduanas, lo que puede ayudar a las autoridades a identificar a los traficantes y los patrones de contrabando.

El Congreso aprobó en octubre una legislación diseñada para cerrar esa brecha, y se espera que el Presidente Trump la apruebe.

Los funcionarios estadounidenses durante mucho tiempo han presionado a China para que vigile más agresivamente a sus fabricantes de productos químicos, y China ha regulado estrictamente la producción de 175 productos químicos, incluido el fentanilo y algunos de sus análogos. Sin embargo, ese enfoque químico por químico permite a las compañías farmacéuticas modificar las fórmulas para evitar una prohibición.

Los funcionarios estadounidenses quieren que China siga el ejemplo de la DEA, que en febrero utilizó poderes de emergencia para clasificar las sustancias relacionadas con el fentanilo como sustancias controladas según la ley federal. El movimiento se diseñó para que sea más fácil procesar a los infractores y evitar que los químicos modifiquen las fórmulas.

Un representante de la embajada china en Washington declinó ser entrevistado, pero envió comentarios hechos por Hua Chunying, un funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores, en una conferencia de prensa en enero en Pekín.

"La cooperación antidrogas es uno de los aspectos más destacados de la cooperación policial China-Estados Unidos", dijo Hua. "En los últimos años, las dos partes han llevado a cabo una cooperación altamente efectiva para combatir los delitos relacionados con las drogas en la frontera y avanzar en el listado y control de sustancias psicoactivas, que ha obtenido una amplia aprobación por parte del público de ambas partes. La actitud de China sobre este tema es muy clara".

El Departamento de Justicia ha presentado cargos contra varios fabricantes chinos de opioides sintéticos. Es poco probable que terminen en salas judiciales de los Estados Unidos porque Washington y Pekín no tienen un tratado de extradición, y China generalmente se ha negado a enviar a sus ciudadanos a Estados Unidos para juicios penales.

En octubre pasado, el Departamento de Justicia reveló la primera acusación formal contra fabricantes chinos de opioides, acusando a dos grupos de laboratorios ilícitos que vendían fentanilo y otras drogas a distribuidores de Estados Unidos.

Los registros eran vastos, uno involucraba al menos a 100 distribuidores, y las autoridades pudieron rastrear al menos cuatro muertes por fentanilo y productos químicos relacionados vendidos por uno de los grupos, según documentos judiciales.

Luego, en agosto, los fiscales federales en Cleveland presentaron una acusación de 43 cargos contra la organización Zheng. Alegó que Fujing Zheng, de 35 años, y su padre, Guanghua Zheng, de 62 años, ambos de Shanghai, dirigían una organización global que fabricaba toneladas de productos químicos ilícitos cada mes.

Funcionarios de Estados Unidos dijeron que los Zheng eran expertos en mantenerse por delante de los reguladores y la policía. Cuando China prohibió la producción no regulada de un narcótico sintético, dijeron los oficiales, los Zheng utilizaron su experiencia para ajustar la fórmula para evitar las prohibiciones y mantener el flujo de drogas.

"Trabajamos diligentemente para hacer que todos los productos químicos sean posibles para satisfacer las necesidades de nuestros clientes", escribieron los Zheng en uno de sus sitios web, según documentos judiciales. "Crearemos productos a medida para ti".

Para llevar su producto a los clientes de EE.UU., los Zheng a menudo dependían de intermediarios que ocultaban los medicamentos en envíos de carga a granel y luego ayudaban a redistribuirlos. Los fiscales dijeron que eso ayudó a ocultar los orígenes de los narcóticos.

Los Zhengs no pudieron ser contactados para hacer comentarios sobre esta historia.

Pero su operación tuvo un efecto mortal en todo el mundo. De acuerdo con documentos judiciales, en febrero de 2015, Leroy Steele, de 38 años, un pequeño narcotraficante en el área de Akron, Ohio, envió a la organización Zheng un correo electrónico para comprar acetil fentanilo.

"Envíeme los precios, así como información sobre dónde puedo enviar el dinero", escribió Steele.

Un miembro del grupo Zheng respondió rápidamente, afirmaron los fiscales, y dijeron que representaba al "fabricante profesional de acetil fentanilo en China, nuestros productos son todos de la mejor calidad, muchos clientes de Estados Unidos y Europa nos compran cada mes".
"Dime qué cantidad quieres comprar", escribió el miembro. "¿Quieres tener una orden de muestra?"

Steele conectó los Zhengs con $ 3,500 por medio kilogramo de narcótico.

El traficante, quien luego sería sentenciado a 20 años de prisión después de declararse culpable de cargos de distribución de drogas, pronto lanzaría heroína con acetil fentanilo a sus clientes, dijeron los fiscales.

En unas pocas semanas, los funcionarios federales dijeron que dos de los clientes de Steele, un hombre de 37 años y una mujer de 23 años, habían muerto por sobredosis.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement