Anuncio
Share
Vida y Estilo

El kale es uno de los vegetales más contaminados que puedas comer

La col rizada (kale), las fresas y las espinacas encabezan la lista del Grupo de Trabajo Ambiental (EWG) de las 12 frutas y verduras con más residuos de pesticidas. La lista, llamada Dirty Dozen (docena sucia), se publica cada año por el grupo de defensa del consumidor sin fines de lucro.

La lista se compiló utilizando más de 40.000 muestras de productos analizados por la Administración de Alimentos y Medicamentos y el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. Todas las muestras se lavaron antes de la prueba para imitar el consumo en el hogar.

De acuerdo con los datos recopilados, más del 92% de las muestras de kale contenían residuos de al menos dos o más pesticidas. Y algunos de ellas tenían residuos de más de 18 pesticidas. Dacthal, un compuesto químico que ha sido prohibido en Europa desde 2009, se encontró en casi el 60% de las muestras del kale.

“Nos sorprendió que tuviera tantos pesticidas, pero los resultados de las pruebas fueron inequívocos”, dijo Alexis Temkin, toxicóloga del grupo ambientalista.

Anuncio

Más del 90% de las fresas, manzanas, cerezas, espinacas y nectarinas también dieron positivo para al menos dos o más tipos de residuos de pesticidas. Completando la lista ‘Docena Sucia’, había uvas, melocotones, peras, tomates, apio y papas.

A pesar de que el EWG los calificó como contaminados, todos los niveles de pesticidas encontrados en la prueba fueron considerados dentro de los límites legales.

El EWG también publicó una lista de Clean Fifteen (Los quince limpios), que incluye productos que tienen los niveles más bajos de residuos de pesticidas. Las frutas y verduras en esta lista incluyen aguacates, maíz dulce, piña, arvejas, papaya, berenjena, espárragos, kiwi, col, coliflor, melón, brócoli, champiñones, cebollas y mangos.

De los 15, se encontró que los aguacates y el maíz dulce eran los “más limpios” y más del 70% de los productos “limpios” no tenían residuos de pesticidas.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio