Anuncio
Share
Vida y Estilo

Febrero registró uno de los fríos más severos en L.A

frio1

Las montañas de San Gabriel cubiertas con nieve muestran un fondo raro pero hermoso sobre el centro de Los Ángeles el 6 de febrero. (Al Seib / Los Angeles Times)

(Los Angeles Times)

El amplio patio al aire libre del restaurante Home en Los Feliz, situado bajo un dosel de grandes árboles, fue diseñado para aprovechar el clima templado de California y los cielos típicamente soleados.

Pero este febrero fue tan frío que el restaurante tuvo que instalar calefactores adicionales fuera de la casa de estilo Craftsman para mantener a los comensales y trabajadores calientes durante el frío invierno.

“Teníamos tres calentadores funcionando y eso no fue suficiente, este mes”, dijo Sam Yoo, gerente del restaurante. “Estoy tratando de que los meseros y las anfitrionas usen ropa más abrigada, aunque tengo un calentador instalado justo al lado de la caja registradora para que no se resfríen”.

Por primera vez, desde que los meteorólogos comenzaron a registrar datos, hace al menos 132 años, el termómetro no había alcanzado los 70 grados en el centro de Los Ángeles durante el mes de febrero.

Anuncio

El promedio más alto para el mes fue de 61 grados, significativamente más bajo que el promedio histórico de 68. Eso lo convierte en el octavo febrero más frío que se haya registrado, dijo Ryan Kittell, un meteorólogo del Servicio Meteorológico Nacional en Oxnard.

“La mayoría de las veces tendremos una o dos etapas con vientos de Santa Ana entre la lluvia que nos dará temperaturas superiores a los 70 grados”, agregó. “Pero sólo se trata de tormentas continuas y no de flujos marinos”.

Esto es un gran cambio para el sur de California, donde las temperaturas han aumentado a niveles récord en los últimos años junto con sequías prolongadas. Los expertos en clima dijeron que el frío en febrero no marca un cambio mayor en algunas de esas tendencias.

Incluso teniendo en cuenta el frío, California sigue siendo más cálido que el promedio, y las oscilaciones entre los períodos de severas tormentas invernales y las profundas sequías probablemente se harán más pronunciadas en el futuro debido al cambio climático, dijo Daniel Swain, un climatólogo en UCLA.

Anuncio

Añadió que podría no ser tan frío como los residentes lo perciben, dado el calor que se ha tenido en los últimos años.

“Este año parece diferente porque ya hemos absorbido gran parte del calentamiento que se produjo”, dijo.

El sábado pasado, una ligera llovizna cubrió las calles de Santa Monica. La niebla se aferraba a las copas de las palmeras que se mecían con el viento y el cielo era tan sombrío que el océano era apenas visible desde unas pocas cuadras de distancia. Un artista callejero solitario con una guitarra canturreaba los acordes de apertura de “Hallelujah” de Leonard Cohen, pero la mayoría de las personas envueltas en abrigos gruesos y armados con paraguas aceleraban el paso sin detenerse a escuchar.

Samantha Nava, de 26 años, se levantó temprano para ir a Santa Monica College, donde estudia periodismo. La nativa de LA se puso unos jeans, una blusa ligera, una chaqueta de mezclilla oscura y un gorro, pero dijo sentirse siempre, mal preparada para el frío.

“Tiendo a vestir ligero porque es LA y espero que la temperatura suba, pero no ha sido así", dijo.

Según los expertos, varios factores, entre ellos la falta de energía eólica marina y, en general, el cambio climático, han contribuido al extraño clima invernal de California.

La reciente ola de frío también ha traído nieve a partes del sur del estado donde rara vez sucede. Se debe, en parte, a un debilitamiento del vórtice polar, una amplia extensión de aire frío en remolinos en los polos de la Tierra. Cuando el vórtice polar es fuerte, hay un poderoso viento de oeste a este que atrapa el aire frío en el Ártico. Si se debilita y el aire ya no es una banda continua, el aire frío puede dispersarse fuera del Ártico y moverse hacia la Costa Oeste, dijo Swain.

La ciudad estuvo a tan sólo un grado de alcanzar la marca de 70, pero nunca se calentó lo suficiente como alcanzarlo.

Anuncio

“Hay días en enero y febrero en los que la gente quiere ir a la playa, y usualmente, teníamos esos días cada invierno”, dijo Kittell. “Este febrero, no hemos tenido ninguno”.

En los días soleados de invierno, e incluso, en los más lluviosos, los amantes de la playa pueden ver fácilmente a los surfistas que se balancean en el agua del océano a la espera de la ola perfecta para volver a la costa. Los surfistas intransigentes desafían los elementos durante todo el año, independientemente del frío, pero este año las playas de la costa sur de California han estado vacías.

Kevin Cuthbertson, generalmente monta olas con o sin sol, pero incluso él, no ha hecho surf por seis semanas. La mayoría de sus amigos no han ido a la playa durante un mes, una dura realidad para un grupo que considera que estar en el agua es una parte esencial del estilo de vida en la Costa Oeste.

No todos en el sur de California están melancólicos a causa del frío. Las tormentas continuas de este año, han cubierto de nieve las cordilleras de California, lo que hace de este invierno una delicia para los esquiadores y ‘snowboarders’.

Las tormentas han cubierto Mountain High Resort en Wrightwood con más de 8 pies de nieve este invierno, mientras que Big Bear Mountain Resort ha superado los 10 pies. Este invierno, ha brindado las mejores condiciones para los deportes de nieve, que ha habido en un lapso aproximado de diez años, dijo John McColly, vicepresidente de ventas y mercadotecnia de Mountain High, quien agregó “este año sí se ha sentido como un invierno de verdad”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio