Share
Vida y Estilo

Huawei sin Google: ¿El gigante de las telecomunicaciones chino tendrá un plan de respaldo?

La vida sin Google es normal en China. Unos 1.4 billones de chinos se despiertan cada día para revisar WeChat en lugar de Gmail, navegar con Baidu en lugar de Google Maps y mirar videos en Youku en lugar de YouTube.

¿Pero el resto del mundo querrá comprar teléfonos que sólo usen estas alternativas chinas?

Bajo una lista negra de la Administración Trump, Huawei tendrá que persuadir a los consumidores para que lo hagan, o reducir y limitarse al mercado chino.

El pasado domingo, Google suspendió el negocio con el gigante de las telecomunicaciones chino, tras dos órdenes ejecutivas que el presidente Trump firmó la semana pasada. Esos pedidos prohíben la compra de tecnología por parte de Estados Unidos a compañías consideradas una amenaza para la seguridad nacional y bloquean a Huawei para que no compre productos estadounidenses sin la aprobación del gobierno de Estados Unidos.

Anuncio

Eso significa que Huawei quedaría aislada de hardware crucial como chips, procesadores y módems de Qualcomm, Intel y otras compañías estadounidenses.

A menos que se elimine la prohibición como parte de las conversaciones comerciales entre EE.UU y China, Huawei podría terminar liderando un “desacoplamiento” de los mundos de la tecnología estadounidense y china que abarca todo, desde las cadenas de suministro hasta la elección de aplicaciones del usuario final.

El fundador y CEO de Huawei, Ren Zhengfei, se burló de las órdenes del pasado sábado y dijo a los medios japoneses en Shenzhen, China, que la compañía estaría “bien” sin los componentes de EE.UU.

“Ya nos hemos estado preparando para esto”, dijo Ren.

Anuncio

Según se informa, Huawei tiene suficientes reservas para mantener a la compañía en funcionamiento durante varios meses. Su filial HiSilicon también diseña y suministra chips para teléfonos inteligentes de Huawei, aunque los expertos de la industria dicen que sus chips no están a la par con los estadounidenses.

El presidente de HiSilicon, He Tingbo, escribió una carta a su personal el 17 de mayo pasado diciendo que la empresa había desarrollado chips de respaldo durante años en caso de que se desarrollara un “escenario extremo” como este, y ayudaría a que Huawei fuera autosuficiente.

Los teléfonos de Huawei usan el sistema Android e incluyen el conjunto de aplicaciones Google Play en dispositivos vendidos en el extranjero. La mayoría de las aplicaciones de Google no están disponibles en los modelos vendidos en China, donde son ilegales.

Huawei seguirá teniendo acceso a la versión de código abierto del sistema operativo de Android, pero Google no proporcionará acceso ni soporte técnico en sus aplicaciones y servicios, dijo la compañía.

Google aseguró a los usuarios de Huawei en Twitter el pasado lunes que los teléfonos existentes retendrían el acceso a Google Play. Pero los teléfonos futuros perderán el acceso a la tienda Google Play, a aplicaciones como Gmail y YouTube, y a las actualizaciones del sistema operativo Android.

Google no respondió a las preguntas sobre cómo mantendría el acceso de los teléfonos de Huawei a los servicios de Google. “Estamos cumpliendo con la orden [de la Administración Trump] y revisando las implicaciones”, dijo la compañía en una declaración escrita.

Huawei es el segundo vendedor de teléfonos inteligentes más grande del mundo, por delante de Apple y por detrás de Samsung. Representa aproximadamente un tercio del mercado de teléfonos inteligentes en Europa, pero es menos conocido en el mercado de Estados Unidos porque los operadores como AT&T y Verizon no venden dispositivos Huawei.

“Estaban en camino de convertirse en el mayor vendedor de teléfonos inteligentes en Europa, y no sólo en Europa sino en todo el mundo”, dijo Francisco Jeronimo, vicepresidente asociado de IDC en Londres, una firma de inteligencia de mercado global.

Anuncio

La prohibición cambia completamente el panorama, dijo. “Sin acceso a los servicios de Google es casi imposible para ellos vender teléfonos inteligentes fuera de China”.

Si Google no obtiene una licencia de EE.UU para vender a Huawei, la empresa china se esforzará por vender sus teléfonos fuera de China y los operadores móviles podrían dejar de vender teléfonos de Huawei, lo que obstaculizaría la expansión internacional de Huawei, agregó.

Pero si Google pierde el mercado de Huawei, y potencialmente el de otras marcas chinas, también amenazaría el negocio global de Android.

Elliott Zaagman, co-presentador del podcast de China Tech Investor, dijo que la prohibición afectaría tanto a Huawei como a las empresas estadounidenses.

El año pasado, Huawei compró componentes por valor de 70 mil millones de dólares para sus productos, incluidos 11 mil millones de dólares de empresas estadounidenses.

Zaagman dijo que “$11 mil millones es mucho dinero y también perjudica a muchas grandes compañías estadounidenses. Tienes que pensar que muchos cabilderos están en Washington tratando de encontrar escapatorias a esta prohibición”.

Huawei ha estado en conflicto con EE.UU desde el año pasado, cuando el director financiero, Meng Wanzhou, fue arrestado en Canadá a solicitud de los estadounidenses bajo cargos de fraude financiero.

Washington ha presionado a los gobiernos aliados para que prohíban los equipos de Huawei por cuestiones de ciberseguridad, en particular porque el gobierno chino podrá acceder y controlar la infraestructura clave a través de redes 5G construidas por Huawei.

Anuncio

Huawei niega las acusaciones de que la compañía haya participado en actividades que amenazan la seguridad nacional de Estados Unidos.

En China, el apoyo público y estatal a Huawei ha crecido en medio de una guerra comercial entre Estados Unidos y China, que incluye el reciente movimiento de la Administración Trump para aumentar los aranceles de $200 millones en productos chinos del 10 al 25%.

Beijing ha criticado las acciones del gobierno de Estados Unidos contra Huawei tachándolas de motivos políticos.

“China apoya a las compañías chinas que defienden sus derechos legítimos de acuerdo con las leyes”, dijo el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Lu Kang, en una conferencia de prensa el pasado lunes.

“En cuanto a las medidas que tomarían las empresas o el gobierno chino, espere y vea”, dijo.

El día después de las órdenes ejecutivas de Trump, China arrestó oficialmente a dos canadienses, un ex diplomático y un hombre de negocios, que habían estado bajo custodia desde diciembre pasado, cuando fueron detenidos poco después del arresto de Meng en Canadá. China ha acusado a ambos de espionaje.

Huawei ha estado desarrollando su propio sistema operativo, pero los voceros de la compañía dijeron la semana pasada que prefirieron usar Android.

Sin embargo, si no se dan excepciones a la prohibición, Huawei y otras compañías chinas pueden avanzar hacia el desarrollo de un sistema operativo alternativo y un ecosistema de aplicaciones para sus teléfonos vendidos en el extranjero.

Huawei no respondió a preguntas específicas sobre cómo avanzaría la compañía. Huawei proporcionará actualizaciones de seguridad y servicios de postventa a todos los productos existentes de Huawei, dijo la compañía en una declaración escrita.

“Continuaremos construyendo un ecosistema de software seguro y sostenible, con el fin de proporcionar la mejor experiencia para todos los usuarios a nivel mundial”, dice el comunicado.

La idea de un teléfono inteligente sin Google puede parecer absurda para los consumidores occidentales.

Pero China ya suma el 43% del mercado mundial de teléfonos inteligentes, una potencia significativa, según Jeronimo.

Predijo que incluso si la guerra comercial termina y se retiran las prohibiciones de Huawei, las compañías tecnológicas chinas construirán un sistema operativo alternativo dentro de los próximos cinco años, para que puedan depender menos de las inestables cadenas de suministro extranjeras.

“Es muy probable que los principales fabricantes chinos, Huawei, Xiaomi, Oppo, Lenovo, trabajen con el gobierno chino para construir una alternativa a Android”, dijo. “Esto cambiaría por completo el mercado de teléfonos inteligentes y abriría las puertas a otras alternativas que se presentarán en China o en Europa o en algún otro lugar”.

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio