Share
Vida y Estilo

La nieve derretida podría haber causado terremotos en California, según estudio

nieve

Long Valley Caldera incluye el área de Mammoth Mountain en el condado de Mono. (Brian van der Brug / Los Angeles Times)

(Los Angeles Times)

Una nueva investigación revelada recientemente vincula una serie de terremotos en California a las fuertes nevadas durante el húmedo invierno.

Los científicos involucrados en el trabajo dijeron que creen que el agua que corre al rebasar su cauce fluyó hacia el agua subterránea, causando un movimiento sísmico. La investigación ofrece nuevos conocimientos geológicos en una de las áreas con mayor actividad sísmica de California.

En 2017, una abundante actividad sísmica ocurrió cerca de Long Valley Caldera, California, en el área de Mammoth Mountain. Durante el período de unas pocas semanas, se tabularon alrededor de 100 terremotos por día, en su mayoría menores.

Durante el mismo período de actividad sísmica, el área tuvo altos niveles de inundaciones debido al deshielo. El invierno 2016-2017 trajo fuertes nevadas que crearon uno de los niveles de nieve más grandes jamás registradas en la historia de California. Una cantidad récord de nevadas ocurrió en la misma región este año, lo que plantea la pregunta de si ocurrirá lo mismo en 2019.

Anuncio

Emily Montgomery-Brown, investigadora del Servicio Geológico de Estados Unidos que recientemente publicó los hallazgos y los compartió en una conferencia en Seattle, dijo que inicialmente se preguntó si los movimientos podrían estar vinculados a la actividad volcánica.

Mientras daba un recorrido por Mammoth Community Water District, habló con el personal de allí sobre las inundaciones y la reciente actividad sísmica. Observado por primera vez como dos sucesos no relacionados pero vinculados únicamente por el tiempo, sería unas semanas más tarde que se hizo un descubrimiento que conecta los dos eventos naturales.

El colega de Brown, David Shelly, descubrió que el movimiento de terremotos estaba migrando hacia abajo, en oposición a lo que se observa comúnmente. Típicamente, durante tales eventos, el fluido comienza desde una fuente profunda y migra hacia la superficie. En el caso de lo que estaba sucediendo cerca de Long Valley Caldera, el fluido comenzaba en la superficie y descendía.

El hallazgo provocó la idea de que la fusión de la nieve podría estar directamente relacionada con la actividad sísmica.

Anuncio

Brown y sus colegas examinaron los datos de 1984 a 2017. Durante ese período, Brown dijo que el 55% de los 8.497 enjambres sísmicos de Long Valley habían ocurrido “en los días más húmedos durante los años de mucha nieve”. Las tasas de actividad sísmica superficial en el área eran aproximadamente 37 veces más alto durante los períodos húmedos que en los períodos secos.

“Creo que el descubrimiento de esto podría ser la interpretación más grande de algo que sucedió allí. “Creo que en el pasado la gente ha visto estos enjambres, pero asumió que no estaba relacionado con el sistema magmático”, dijo Brown.

La formación de rocas puede ser otro factor para el efecto de la nieve derretida.

“Lo que creemos que es único en el área de Long Valley es que las capas de roca se han deformado tanto que se inclinan, como los libros en un estante”, dijo Brown. Las capas ascendentes proporcionan conductos para el deshielo. El agua que cae recarga al agua subterránea, alterando la presión de las rocas debajo de la superficie del suelo, lo que resultó en los enjambres de 2017. El movimiento de aguas subterráneas ha sido previamente conectado a movimientos de terremotos pasados.

Long Valley Caldera volvió a hincharse en 2011, uno de los cambios más grandes que se han producido en el volcán en los últimos años.

“La caldera en sí misma atraviesa episodios de respiración en los que aumentará su elevación durante un tiempo, luego se detendrá un momento y reanudará la hinchazón”, dijo Brown. Si bien la nieve derretida puede ser un factor para alguna actividad sísmica en el volcán, los investigadores no dejarán de monitorear el área para una posible actividad volcánica en el futuro. También continuarán observando la actividad sísmica en lo que se refiere a la nieve derretida, que generalmente comienza a finales de mayo hasta principios de junio. La expectativa es que habrá una gran cantidad de eventos sísmicos, como ha habido en el pasado, pero no hay garantía.

“A veces, en un año húmedo como el año pasado, puede liberar todas las cepas, por lo que podrían no ser tan grandes como el año anterior”, dijo Brown. Lo comparó con una persona que gastaba toda su energía en un parque de diversiones en un día, lo que generaba una disposición menos activa al segundo día.

El volcán en el condado de Mono entró en erupción hace unos 760.000 años, lanzando magma y cubriendo partes de California en cenizas calientes que volaron a lo que hoy es Nebraska. Los científicos lo han estado observando desde 1980 cuando, luego de una serie de terremotos, los investigadores descubrieron que el volcán había comenzado a elevar su actividad.

Anuncio

El volcán es uno de los tres en California que el gobierno federal considera una gran amenaza. Aunque hay señales de advertencia antes de la erupción de un volcán, la posibilidad de erupción en California tiene un riesgo similar al de un gran terremoto en la falla de San Andrés.

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio