Advertisement

Paseando sin automóvil en Santiago, Chile

Paseando sin automóvil en Santiago, Chile
Ciclistas participan en el Foro Mundial de la Bicicleta en abril de 2016 afuera del Palacio de La Moneda en Santiago, Chile. (Agencia Marko/LatinContent/Getty Images)

Más de un tercio de los 18 millones de habitantes de Chile viven en su bulliciosa capital. Muchos de ellos navegan por las carreteras de la ciudad como aspirantes a conductores de NASCAR, lo que significa que debes tener cuidado si eres un ciclista en las calles de la ciudad. O eso me advirtieron.

Los domingos, sin embargo, la ciudad cierra varias calles, lo que la convierte en el mejor momento para andar en bicicleta. Lo llevé un paso más allá en una visita reciente, al inscribirme para un paseo de tres horas y cinco millas con La Bicicleta Verde que me llevó a un recorrido por la antigua casa del difunto Pablo Neruda, ganador del Premio Nobel, y a través del moderno barrio Bellavista.

Advertisement

Mi guía y yo también pedaleamos hacia La Vega y el Mercado Central, dos de los mercados más importantes de la ciudad. Ninguno de los dos había cambiado mucho desde la última vez que visité Santiago hace unos 30 años.

Los esfuerzos de la ciudad para ser amigable con la bicicleta comenzaron hace poco más de una década, cuando revisó su sistema de transporte público. En 2007 un grupo holandés conocido como Interface for Cycling Expertise comenzó a trabajar para hacer las carreteras más seguras para los ciclistas diseñando carriles para bicicletas e instalando aparcamientos para bicicletas en las estaciones de metro.

Advertisement

Más o menos al mismo tiempo, el chileno Gonzalo Stierling y su esposa colombiana, Lina Zuluaga, iniciaron un esfuerzo para que la gente paseara en bicicleta los domingos por la mañana. Tomaron prestado el concepto del país de origen de Lina, donde la ciudad de Bogotá había lanzado en 1974 un programa llamado Ciclovia que ha tenido un éxito inmenso. Los Ángeles tiene su propia CicLAvia popular basada en el evento colombiano.

La ciudad cierra 76 millas (parcial o totalmente) de 7 a.m. a 2 p.m. los domingos para los ciclistas, corredores, caminantes y otros no motoristas. Miles de Rolos, como se conoce a los bogotanos, participan.

En Santiago, Stierling y Zuluaga ayudaron a fundar CicloRecreoVia, que se traduce aproximadamente como "camino recreativo para bicicletas". Es pequeño comparado con la versión de Bogotá, pero sigue creciendo. Los domingos, los automóviles están prohibidos en 25 millas de las calles de Santiago y cerca de 30,000 ciclistas, patinadores, corredores y caminantes recorren los caminos libres de vehículos.

La historia en sus calles

Advertisement

Un grupo de turistas pasean en sus bicicletas de alquiler en el barrio Bellavista de Santiago, Chile. (Tamara Merino / Para el Times)

Mi interés por andar en bicicleta en Santiago se despertó cuando vi a cientos de ciclistas en calles bloqueadas durante un paseo matutino en el Parque Forestal, a dos cuadras de mi habitación en el Hotel Loreto.

La Bicicleta Verde también está cerca, así que me detuve para charlar y conocí a Marcela Gutiérrez, mi guía, quien me mostró nuestra ruta en un mapa y me equipó con una bicicleta y un casco obligatorio.

Luego salimos a las calles, paseando por el relativamente tranquilo barrio Bellavista. Esta fue una vez una zona de granjas, cementerios y conventos, pero fue establecida a finales del siglo XIX por palestinos que habían huido de la persecución en el Imperio Otomano.

Los palestinos florecieron, abrieron negocios en el vecino barrio de Patronato y construyeron grandes casas en Bellavista. Con el tiempo, sin embargo, la mayoría se mudó a nuevas áreas en la parte este de la ciudad y fueron reemplazados por artistas bohemios que abrieron estudios y galerías. Los clubes nocturnos, restaurantes y bares le siguieron, haciendo de Bellavista uno de los vecindarios más populares de la ciudad.

Gutiérrez me llevó a La Chascona (la dama de pelo salvaje), una casa que Neruda había nombrado en honor a su amante (y más tarde, su tercera esposa) Matilde Urrutia, que tenía el pelo rojo rizado e indomable. La casa azul tiene un tema náutico extravagante y ha sido descrita como un jardín encantado.

Pedaleamos al pie del cerro San Cristóbal y del Parque Metropolitano, que cubre casi 1,800 acres y es uno de los parques urbanos más grandes del mundo.

También es el hogar del Zoológico Nacional y de un funicular de 93 años que sube cientos de pies por una pendiente de 45 grados. En la parte superior hay una estatua de 40 pies de altura de la Virgen María y letreros que exhortan a la gente a guardar silencio, lo cual ignoran.

Advertisement

Era un poco más de una milla desde el parque hasta el a veces caótico mercado de La Vega, donde encadenamos nuestras bicicletas y entramos en el enorme edificio al aire libre que estaba repleto de compradores que recogían frutas y verduras de todos los colores del arco iris.

Me fascinaron especialmente las enormes calabazas amarillas y las patatas peruanas multicolores. La Vega también tiene varios pequeños restaurantes, así que paramos en La Tía Ruth para tomar un batido de fresa fresca y sopaipillas de calabaza y naranja, una especie de pastelito frito.

Luego siguió el neoclásico Mercado Central, que abrió sus puertas en 1874 y se especializa en pescados y mariscos. Su techo abovedado con techo de hierro fundido me recordó un poco a una estación de tren.

Se dice que a Neruda le gustaba cenar en los restaurantes de aquí y comer caldillo de congrio, un sabroso guiso de pescado. El 1 de enero, los fiesteros vienen aquí por paila marina, otro tipo de sopa de pescado que se dice que es una cura para la resaca.

De vuelta en nuestras bicicletas, pedaleamos por el Parque Forestal, hogar del Museo Nacional de Bellas Artesy del Museo de Arte Contemporáneo. Antes de que me diera cuenta, mi tour de tres horas había terminado.

Pero había conseguido muchas ideas de lugares para visitar y regresé más tarde, a pie, para tomar el funicular a la cima del cerro San Cristóbal, pasear por el Parque Forestal y visitar el Museo Nacional.

Visitar los sitios a pie

Una buena manera de obtener una vista aérea de Santiago es dirigirse al funicular verde en el cerro San Cristóbal. Los funiculares, construidos en 1925, llevan a los pasajeros por una empinada pista que se eleva cientos de metros por encima del barrio Bellavista.

En el punto de desembarque, encontrará senderos para caminar, kioscos de comida, una capilla, una estatua de la Virgen María de casi 70 pies de altura y letreros que exhortan a los visitantes a permanecer callados. Los boletos cuestan $3 por persona los días de semana; $4.50 por persona los fines de semana.

Si te sientes con energía, puedes alquilar una bicicleta de montaña en La Bicicleta Verde y recorrer una carretera que te llevará desde Bellavista hasta la Virgen María. También puede bajarse y seguir algunos senderos entre el camino. Las tarifas son $10 por cuatro horas, $18 por un día completo.

El cerro San Cristóbal es parte del extenso Parque Metropolitano de Santiago, que incluye dos piscinas al aire libre, un jardín japonés gratuito, el Zoológico Nacional de 12 acres, con aves y animales nativos del país de 2,653 millas de largo, y parques infantiles que atraen a muchas familias. La admisión al zoológico es de aproximadamente $6 para adultos y $3 para niños.

Advertisement

Mientras pasea por el parque, sea aventurero y tome un delicioso mote con huesillo, una bebida tradicional de verano que se vende en los carritos de los vendedores por menos de $2. Por lo general se hace con duraznos secos, cocinados con azúcar, agua y canela y mezclados con trigo recién cocido, o mote. A veces se le llama la respuesta de Sudamérica al té de burbujas.

El Parque Forestal es una caminata fácil a menos de ocho cuadras al sur por la bulliciosa calle Pío Nono. El parque arbolado se extiende a lo largo de media docena de cuadras a lo largo del río Mapocho, en lo que una vez fue el corazón del centro de Santiago.

El parque, con fuentes, estatuas y parques infantiles, es popular entre los corredores, ciclistas, familias y excursionistas. Cuando lo recorrí recientemente, me detuve a escuchar a un guitarrista practicando melodías clásicas.

El Museo Nacional de Bellas Artes se encuentra en el centro del Parque Forestal, en la calle José Miguel de la Barra. El museo, ubicado en una estructura del estilo Beaux Arts de 1910, es conocido por su hermoso techo de cristal y su colección de obras de artistas chilenos y sudamericanos.

No se pierda los retratos del chileno Bernardo O'Higgins, cuyo padre nació en el condado de Sligo, Irlanda. La entrada es gratuita.

El Museo de Arte Contemporáneo se encuentra en la parte posterior del mismo edificio. Cuenta con más de 600 pinturas, esculturas y acuarelas, así como 1,000 grabados, la mayoría de los cuales fueron creados por artistas chilenos. La entrada es gratuita.

También vale la pena visitar el Museo de Arte Precolombino, que se encuentra cerca de la Plaza de Armas, ocho cuadras al oeste del Parque Forestal.

Una exposición permanente cuenta las historias de los indígenas chilenos, incluyendo a los Chinchorros en el norte, que momificaron a sus muertos mucho antes que los egipcios, los Mapuches en el sur y los Rapa Nui en la Isla de Pascua. La entrada cuesta $11; Es gratis el primer domingo de cada mes.

Uno de los museos más sobrios de Sudamérica es el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos de Santiago. Trata de las violaciones de derechos humanos cometidas por el gobierno del dictador Augusto Pinochet, apoyado por Estados Unidos, entre 1973 y 1990, cuando miles de disidentes chilenos fueron torturados y asesinados. Para llegar hasta allí, tome la línea 5 del metro desde la parada de Bellas Artes hasta Quinta Norma; está a poca distancia del museo. Entrada gratuita.

Si va

LA MEJOR MANERA DE LLEGAR A SANTIAGO, CHILE

Desde LAX, LATAM ofrece servicio sin escalas a Santiago, y American, Copa, United, LATAM, Delta y Avianca ofrecen servicio de conexión (cambio de aviones). Pasaje aéreo restringido de ida y vuelta desde $807, incluyendo impuestos y cargos.

DÓNDE HOSPEDARSE

Hotel Loreto, 170 Loreto, Santiago, Chile; 011-562- 2777-1060. Jardín, patio en la azotea y a poca distancia del Parque Forestal y del cerro San Cristóbal. Habitaciones dobles desde $100.

Bellavista Hostel, 0184 Dardignac, Santiago, Chile; 011-562-2732-3146. Colorido y una buena oferta para viajeros con poco presupuesto. Habitaciones dobles desde $40. Camas de dormitorio desde $14.

The Aubrey, 317 Constitución, Santiago, Chile; 011-562- 294-02800. Hotel boutique de lujo con piscina y piano lounge. Habitaciones dobles desde $250.

DÓNDE COMER

Peumayén, 136 Constitución, Santiago, Chile; 011-562- 2247-3060. Se especializa en comidas con ingredientes y especias de todo Chile. Platos principales desde $25.

Como Agua Para Chocolate, 88 Constitución, Santiago, Chile; 011-562-2777-8740. Se especializa en comidas tradicionales como congrio(anguila), ternera, cordero y deliciosos postres de chocolate. Platos principales desde $18.

Sarita Colonia, 40 Loreto; Santiago, Chile; 011-562- 2881-3937. Se especializa en comida peruana, ahora muy popular en Chile. Platos principales desde $12.

PARA MÁS INFORMACIÓN

La Bicicleta Verde, 6 Loreto, Santiago, Chile; 011-562-2570-99395

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement