Advertisement

Lanzan generación de autos voladores

Lanzan generación de autos voladores
El prototipo de auto volador de Boeing Co. completó su primer vuelo de prueba exitoso en enero. (Boeing / AFP)

Para una América de la posguerra en auge, que se extendió a vastas zonas suburbanas y se cautivó con las posibilidades de la nueva tecnología, el automóvil volador era una quimera intrigante.

Acople las alas y la hélice de un avión al cuerpo de un automóvil y los conductores podrían salir de su garaje directamente a un área abierta y despegar, haciendo el viaje en mucho menor tiempo que el actual.

Advertisement

Con el tiempo, por supuesto, el auto volador se convirtió en un eslogan para un futuro que nunca llegó. Pero, ¿su momento finalmente ha llegado?

Alrededor de unas 70 compañías están diseñando, construyendo y probando la versión de esta era del auto volador. Simplemente no espere mucho de este modelo de "auto". Gracias a los avances en la tecnología de propulsión eléctrica, los nuevos diseños se parecen más a los helicópteros con rotores. Y mientras que los conceptos iniciales fueron concebidos como transporte personal, es más probable que en la realidad se conviertan en servicios de taxis voladores de corto alcance dentro de la ciudad.

Advertisement

Uber Technologies Inc. tiene una división centrada en la aviación, que incluye como opción la propuesta de transporte aéreo llamada Uber Air. La firma de San Francisco se ha asociado con varios fabricantes de autos voladores para construir los vehículos y ofrecer este servicio, planea probarlos en Los Ángeles y Dallas en 2020.

El mes pasado, el gigante aeroespacial Boeing Co. realizó el primer vuelo de prueba de su prototipo. Hace apenas un año, dijo la compañía, solo se tenía un diseño conceptual.

Si bien algunas compañías aún planean ofrecer los autos a personas con altos recursos económicos, otras, como Bell Helicopter Textron Inc., se están inclinando por un modelo de viaje urbano en los aires, en el que los clientes se reúnen todos los días en un helipuerto y abordan aviones compartidos.

La aparición de vehículos aéreos de pasajeros de corta distancia podría cambiar el aspecto de las ciudades. Los tiempos de viaje más cortos pueden llevar a una mayor expansión urbana, pero también podrían abrir nuevas oportunidades de empleo, dicen los expertos de la industria.

Advertisement

"Los taxis aéreos pueden ayudar a conectar a las personas y los empleos de maneras que no son viables a través de la red de tránsito existente en la actualidad", dijo Laurie Garrow, directora asociada del Centro para la Movilidad Aérea Urbana y Regional de Georgia Tech. "Lo que hoy puede tardar una hora y media en llegar a dos ubicaciones distintas, en el futuro se puede demorar unos 20 minutos".

Todavía hay muchas barreras tecnológicas y reglamentarias que deben eliminarse antes de que estos vehículos puedan despegar. Se necesitarán reglas sobre temas como volar sobre áreas urbanas congestionadas o niveles de ruido. Algunos funcionarios de la industria creen que con una actualización a las normas de la Administración Federal de Aviación que rigen los estándares de certificación de aeronaves pequeñas sería un paso para dar a las compañías más libertad para decidir cómo deberán cumplir de manera óptima las pautas de seguridad, en lugar de dictarles específicamente cómo debe hacerse.

El desafío para los primeros inventores era cuadrar los inevitables conflictos de cada medio de transporte, dijo Jake Schultz, autor de "A Drive in the Clouds: The Story of the Aerocar " e historiador corporativo de Boeing. Los aviones suelen ser ligeros, lo que puede hacerlos muy frágiles como para ser utilizados en carretera. Un automóvil necesita características de seguridad como parachoques y parabrisas pesados, que pueden agregar peso. "El peso es el enemigo de la aviación", dijo Schultz.

Se cree que el primer auto volador funcional fue el Autoplane con cuerpo de aluminio, fabricado por el pionero de la aviación Glenn Curtiss. El vehículo se completó a fines de 1916 o principios de 1917 e hizo algunos vuelos cortos, aunque se desecharon más pruebas y planes de producción debido a la Primera Guerra Mundial. En 1949, el diseñador Moulton "Molt" Taylor completó un prototipo y más tarde, la producción de cuatro Aerocars con alas y una cola que podía plegarse en un remolque.

Taylor también consideró construir un vehículo con una carrocería de automóvil y un ala giratoria para proporcionar una elevación vertical, similar a un helicóptero o autogiro. Eligió centrarse en la versión del avión, aunque el diseño de elevación vertical era viable.

La elevación vertical es una característica clave en los conceptos de automóviles voladores de hoy.

Los expertos de la industria dicen que las aeronaves de despegue y aterrizaje vertical impulsadas por electricidad (eVTOL) actualmente son desarrolladas por Boeing, Embraer y Airbus solo requerirían un helipuerto en lugar de una pista en las ciudades, donde el espacio es escaso. También podrían ser más silenciosos, más seguros y, en última instancia, más rentables que los helicópteros.

Los vehículos utilizan propulsión eléctrica distribuida, lo que significa múltiples generadores y rotores separados. Eso proporcionaría la reposición en caso de un mal funcionamiento, dijo Pat Anderson, director del Centro de Investigación de Vuelo Eagle en la Universidad Aeronáutica Embry-Riddle. Como una característica de seguridad adicional, algunos vehículos, como el auto volador Transition de Terrafugia, una compañía de automóviles voladores de Woburn, Massachusetts, también tendrán un sistema de paracaídas.

Advertisement

Los avances en tecnología de baterías y motores eléctricos obtenidos de la industria automotriz, así como las mejoras en los materiales ligeros de fibra de carbono, son otra razón por la que los diseños de automóviles voladores eVTOL son más viables de lo que pudieron haber sido hace 10 años, dijo Chuck Evans, vicepresidente de marketing, comunicación y desarrollo de negocio en Terrafugia.

El automóvil volador Aerocar I fue diseñado por Moulton "Molt" Taylor y construido en Longview, Washington, a fines de la década de 1940. (Museum of Flight Foundation / Corbis a través de Getty Images)
El automóvil volador Aerocar I fue diseñado por Moulton "Molt" Taylor y construido en Longview, Washington, a fines de la década de 1940. (Museum of Flight Foundation / Corbis a través de Getty Images)

"La industria aeronáutica ha avanzado significativamente desde la caricatura de los 'Jetsons'", dijo Richard Wallace, vicepresidente de análisis de sistemas de transporte en el Centro de Investigación Automotriz en Ann Arbor, Michigan. "Y se está aprovechando lo aprendido."

Boeing realizó su prototipo de vehículo aéreo de pasajeros autónomo a través de maniobras de despegue, vuelo estacionario y aterrizaje, el mes pasado. El vehículo tiene un alcance de 50 millas, y las naves futuras podrían venir en versiones de dos y cuatro pasajeros.

"El tráfico en áreas urbanas densas pasará rápidamente de dos dimensiones a tres dimensiones", dijo el presidente ejecutivo de Boeing, Dennis Muilenburg, durante el Foro Económico Mundial, en Davos Suiza, el mes pasado.

Uber se ha asociado con los fabricantes de aviones Boeing, Embraer y Bell para trabajar en su propuesta de Uber Air. Los clientes irían a un "vertiport", donde podrían abordar un auto volador eléctrico, volar de 1.000 a 2.000 pies en el aire por una corta distancia, y luego conectarse al transporte terrestre.

La compañía de transporte de pasajeros dice que está trabajando con reguladores federales, partes interesadas locales y departamentos de transporte de la ciudad y planea iniciar operaciones comerciales en Dallas, LA y una tercera ciudad internacional aún sin definir para el 2023. Uber ha dicho que el precio por vuelo podría eventualmente ser comparable a un viaje en coche UberX.

Advertisement

"Estamos esencialmente en una era de los hermanos Wright", dijo Nikhil Goel, jefe de producto de Uber Elevate, la división aérea. "Hacerlo de manera segura es muy importante. Queremos hacerlo con las partes interesadas correctas desde el primer día ".

El Curtiss Autoplane, inventado por Glenn Curtiss en 1917, es considerado el primer avión comercializable. Aunque el vehículo era capaz de levantarse del suelo, nunca logró un vuelo completo. (Glenn H. Curtiss Museum)
El Curtiss Autoplane, inventado por Glenn Curtiss en 1917, es considerado el primer avión comercializable. Aunque el vehículo era capaz de levantarse del suelo, nunca logró un vuelo completo. (Glenn H. Curtiss Museum)

Uber, Terrafugia y otros, planean tener pilotos humanos al timón, al menos inicialmente, antes de la transición a vehículos voladores completamente autónomos. Los primeros pilotos de Uber Air probablemente serán pilotos de helicópteros con calificación comercial, aunque la compañía está trabajando con la FAA para determinar los requisitos futuros apropiados para los pilotos, asumiendo que la tecnología de los autos voladores podría hacerlos más fáciles de volar, dijo Goel. Esos pilotos probablemente serán empleados por los operadores de la flota, en lugar de Uber, dijo.

La aceptación de la autonomía en el aire podría estar influida por el pobre progreso que se ha tenido en los vehículos de carretera y que ha avanzado más lentamente de lo que algunos esperaban.

Un informe publicado en diciembre pasado por Morgan Stanley señala que los avances logrados en las redes de uso compartido de automóviles podrían ser una "incubadora y acelerador para el marco de regulación y aceptación por parte de los consumidores de la tecnología de automóviles voladores". Pero si los automóviles autónomos no son aceptados por el público -un automóvil Uber autónomo mató a un peatón el año pasado, y los vehículos de prueba de Waymo han sido atacados varias veces- los autos voladores autónomos "van a batallar para ser aceptados", dijo Anderson de Embry-Riddle.

Un estudio de Booz Allen Hamilton sobre el mercado de la movilidad aérea urbana publicado en octubre, encontró que, un mercado de taxis aéreos podría atender a unos 80.000 pasajeros por día en EE.UU, con aproximadamente 4.000 aviones. El valor anual de ese mercado se proyectó en alrededor de $ 2.5 mil millones durante los primeros años de operación.

La evolución hasta hoy de los autos voladores que pasó de ser un dispositivo personal a un servicio, se puede ver en los planes cambiantes de una compañía.

Aproximadamente tres años después de su fundación en 2006, Terrafugia, presentó el auto volador Transition. Ese vehículo, que todavía está en desarrollo y está dirigido principalmente a pilotos, tiene un motor de gasolina y requiere una pista para despegar y aterrizar. El prototipo combinaba los sistemas de control de un avión con el de un automóvil: una palanca desplegable, acelerador y pedales de timón junto con un volante y pedales de gasolina y freno, según un video publicado por la compañía en 2009. Evans, el ejecutivo de mercadotecnia, dijo que, Terrafugia no ha decidido aún el precio específico, pero podría costar más de $ 200.000. Sólo unos cuantos clientes han confiado su dinero, dijo.

Pero el año pasado, Terrafugia -que fue comprada por el propietario de Volvo Zhejiang Geely Holding Group en 2017- dio a conocer un nuevo sistema, el TF-2, que utiliza un vehículo tipo furgoneta y una cápsula de pasajeros destinada a transferirse sin problemas del vehículo terrestre a un Aviones eVTOL, utilizando ubicaciones centralizadas. A su llegada, esa furgoneta sería recogida por otra furgoneta, que llevaría a los pasajeros a su destino final. La compañía aún no ha publicado una fecha para cuando el TF-2 estará disponible.

"Creemos que el volumen de mercado estará en los viajes compartidos", dijo Evans. "En 2006, cuando nuestros fundadores comenzaron la compañía, no creían que eVTOL fuera capaz de hacerlo. Lo que hemos aprendido es invaluable... y ahora tenemos esa experiencia en nuestras manos ".

Schultz, ve similitudes entre el trabajo que se está realizando ahora y la era anterior del desarrollo de automóviles voladores.

"Justo después de que terminó la Segunda Guerra Mundial, había una sensación enorme de 'ahora todo es posible'", dijo. "Ese era el tipo de energía entusiasta en la que Molt Taylor se regía. Creo, que ahora hay ... un sentido renovado de todo es posible ".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement