Share
Vida y Estilo

Empeora la guerra comercial entre Estados Unidos y China y no se ve una rápida solución

trade

Los contenedores de carga esperan cerca de las grúas en el puerto de Tacoma en Washington. El gobierno dijo que los aranceles sobre muchos productos chinos subirían del 10% al 25%. (Ted S. Warren / Associated Press)

(Associated Press)

El abrupto aumento de los aranceles chinos que la administración Trump anunció el pasado viernes genera grandes dudas sobre si las dos economías más grandes del mundo pueden llegar a un acuerdo para sofocar la escalada en la guerra comercial en las próximas semanas.

Los altos funcionarios de comercio de Estados Unidos y China se reunieron durante dos días en Washington, pero las conversaciones se interrumpieron el pasado viernes sin señales de que estuvieran más cerca de resolver sus diferencias. El presidente Trump tuiteó que las discusiones fueron “sinceras y constructivas” y que su relación con el presidente chino, Xi Jinping, “sigue siendo muy fuerte”.

El viceprimer ministro chino, Liu He, dijo a los periodistas chinos antes de irse de Washington el pasado viernes que las dos partes se reunirían nuevamente en Beijing para otra ronda de conversaciones, pero no se informó cuándo se llevaría a cabo.

Trump dijo el pasado viernes que no tenía prisa por llegar a un acuerdo. “No hay absolutamente ninguna necesidad de apresurarse”, escribió en un mensaje de Twitter en el que elogió las tarifas que ya ha aplicado a los productos chinos y promocionando cuántas más puede imponer.

Anuncio

Incluso si las dos partes pueden aliviar el estancamiento y lograr un acuerdo comercial, el mensaje más importante de la semana es, fundamentalmente, que las relaciones entre Estados Unidos y China han cambiado y probablemente no haya vuelta atrás.

Aunque sus relaciones comerciales están profundamente entrelazadas, la Casa Blanca y China se ven a sí mismos como rivales agresivos que luchan por la influencia global y el poder geopolítico.

La guerra comercial lanzada por Trump es sólo una manifestación de esa rivalidad. La fricción militar en el Mar de China Meridional, una serie de escándalos de espionaje, la creciente fuerza militar de China y la batalla de la Administración Trump contra el gigante tecnológico chino Huawei, son signos de un escalofriante cambio en las relaciones.

Aunque en las últimas semanas parecía estar a punto de llegar a un acuerdo comercial, los funcionarios de la Administración Trump han acusado a China de incumplir los acuerdos que se habían hecho durante meses de negociaciones. Para presionar a Beijing de volver a sus compromisos anteriores, Washington aumentó los aranceles en $200 mil millones en productos chinos del 10% al 25%. China anunció de inmediato que tomaría represalias.

Anuncio

Algunos expertos dijeron que las revisiones de último minuto de China son típicas de su estrategia de negociación, al igual que con el estilo de negociación impredecible de Trump.

Si los negociadores comerciales no llegan a un acuerdo en las próximas semanas, los economistas estadounidenses, chinos y mundiales se verán perjudicados, dicen los analistas, quienes asumen que ambas partes encontrarán la manera de terminar con el impasse (difícil situación).

“Mi escenario de referencia es que ambos líderes todavía necesitan un acuerdo por razones políticas, por lo que es probable que obtengamos uno en las próximas semanas, pero no será esta semana”, dijo Arthur Kroeber de Gavekal Dragonomics, una firma de investigación financiera. con sede en Hong Kong. “Las maniobras en este momento son principalmente en referencia al fin de una negociación. Pero ambas partes están jugando al límite con bastante fuerza, por lo que existe un riesgo importante (por ejemplo, del 20 al 25%) de que no obtengamos un trato”.

Pero la prolongada guerra comercial y el aumento de los aranceles del pasado viernes, sirven como proyectiles para los consejeros de ambos lados, quienes ven una lucha más confrontada por el desarrollo del dominio mundial.

En China, existe una creciente creencia de que el motivo de EE.UU en las conversaciones no es equilibrar las relaciones comerciales, sino socavar a China, frenar su ascenso y obstaculizar su capacidad para superar a Estados Unidos en campos estratégicos de alta tecnología.

Las tarifas ya han impulsado a algunas empresas estadounidenses en China a cambiar sus cadenas de suministro a otros lugares. Los consejeros chinos en la Administración Trump creen que la aplicación de fuertes impuestos a las importaciones puede ser una forma de “desarmar” a China.

Los cargos legales de Estados Unidos contra el ejecutivo de Huawei, Meng Wanzhou, y los contundentes esfuerzos del secretario de Estado, Michael R. Pompeo, para disuadir a las naciones europeas de utilizar a Huawei en las redes de telecomunicaciones 5G al amenazar con no compartir información, han endurecido las sospechas en China, al igual que las duras críticas y retórica de otros altos funcionarios de la Administración Trump.

“Ninguna de las noticias del último año, o dos, ha sido muy positiva en términos de la dirección geopolítica de esta relación, ha ido de tensa a peor, y aunque la relación comercial parece tener muchos titulares, mucho más problemáticos, incluso los elementos peligrosos se están desarrollando en otras áreas de la relación, especialmente en materia de seguridad y asuntos militares”, dijo Bates Gill, experta en China y profesora en la Universidad Macquarie en Sydney, Australia.

Anuncio

“Una llamada resolución de la guerra comercial actual no va a eliminar o resolver los problemas estructurales fundamentales en la relación económica”, dijo.

Los negocios estadounidenses han favorecido durante mucho tiempo el compromiso con China, argumentando que la presión externa de Estados Unidos y otros ha empujado a China a abrir su economía. Más recientemente, sin embargo, ese supuesto ha sido cuestionado por muchos en Occidente, lo que le da a Trump más espacio político para presionar a China en el comercio y otras áreas.

Sin embargo, Jacob Parker, vicepresidente de Operaciones de China en el Consejo Empresarial de Estados Unidos y China, advirtió que si la Administración Trump enfrenta a China de manera demasiado agresiva, podría ser contraproducente. Dijo que en lugar de persuadir a China para que se abriera más a las compañías estadounidenses y pusiera fin a su insistencia de que compartieran su tecnología a cambio del acceso al mercado, las nuevas tarifas podrían tener el efecto contrario.

Parker también advirtió que el aumento de los aranceles del pasado viernes en $200 mil millones a las importaciones chinas, y las amenazas de Trump de imponer aranceles a otros productos chinos por $325 mil millones en el futuro cercano, ha socavado a los reformadores económicos en el sistema chino y ha fortalecido las voces de la línea dura.

“Eso endurece esas voces a nivel nacional y refuerza la perspectiva de que Estados Unidos está tratando de contener a China”, dijo. “Si se presiona demasiado a los chinos, en la comunidad empresarial hay una preocupación de que podríamos ir más allá de lo que China puede aceptar y que las cosas podrían comenzar a desmoronarse. Si eso sucede, creo que lo mínimo que podría pasar es que el proceso de reforma económica de China podría llegar a su fin”.

Y en Washington, la falta de un acuerdo daría lugar a “mayores tensiones entre el ala de seguridad nacional de la administración de EE.UU, que estará feliz con ese resultado, y la comunidad empresarial-tecnológica, que está ansiosa por ampliar su participación en China, estará bastante molesta”, dijo Kroeber, de la firma de investigación financiera de Hong Kong.

Stephen K. Bannon, ex estratega de Trump, se encuentra entre un grupo de consejeros que formaron el Comité sobre el Peligro Presente: China, una organización que ve su papel de advertencia a los estadounidenses, los líderes políticos y empresariales de las “amenazas existenciales” planteadas por China a Estados Unidos.

Mientras tanto, Hu Xijin, editor del Global Times, propiedad del Partido Comunista, ha twitteado en inglés que China estaba “completamente preparada para una guerra comercial en aumento”. Argumentó que existe un mayor apoyo popular en Pekín para un enfoque de confrontación con Estados Unidos.

Anuncio

“Más y más chinos ahora tienden a creer que el gobierno actual de EE.UU está obsesionado con contener a China de manera integral”, escribió en Twitter el pasado jueves.

Un editor del Global Times dijo, el pasado jueves, que el comercio era “sólo un espectáculo secundario” en la confrontación entre Estados Unidos y China, y el verdadero problema era que Estados Unidos temía que China lo igualara en los campos de alta tecnología.

“La verdadera intención de los EE.UU es reducir el espacio de China en las nuevas tecnologías”, dijo el editor.

Muchos analistas, incluido el profesor australiano Gill, comparten la opinión de que las relaciones están en declive a largo plazo.

“Las relaciones continuarán en picada por tensiones competitivas más profundas”, predijo Gill, “incluso en el frente económico porque el comercio no es el problema. El problema más profundo... es la cuestión de la competencia económica y tecnológica.

“En última instancia, existe el problema de que los dos países no confían entre sí y se ven como competidores estratégicos a largo plazo”.

Steve Tsang, director del Instituto SOAS de China en la Universidad de Londres, dijo que independientemente de quién sea el presidente, EE.UU y China serán cada vez más competitivos en las próximas dos décadas.

El presidente chino, Xi Jinping, no es un hombre que perdona, por lo que creo que podremos ver que tomará una postura más firme contra EE.UU si siente que el gobierno chino puede hacerlo con éxito”, dijo Tsang.

A medida que disminuyen las relaciones, es probable que tanto Washington como Pekín sean ahora quienes compitan para atraer a otros países, predijo.

Los países europeos y el Reino Unido eligirían Estados Unidos “porque en última instancia, eso es lo que creemos con mayor posibilidad de que pase. Habrá muchos otros países que se desviarán hacia los chinos porque siguen siendo estados fundamentalmente autoritarios”.

La Iniciativa de China Belt and Road Initiative, en la que proyecta su poder internacional a través de préstamos de interés bajo para infraestructura, también atraerá a algunas naciones a China, agregó.

Los temores que intensifican las fricciones de Estados Unidos hacia China, es que estos puedan superarlos en una gama de campos de alta tecnología que incluye exploración espacial, inteligencia artificial, tecnología de vigilancia, autos sin conductor e incluso hardware militar.

El surgimiento de Huawei como el líder mundial en tecnología 5G, sin rival estadounidense, fue un shock para los políticos de Estados Unidos.

Parker, del Consejo Empresarial de Estados Unidos y China, dijo que aunque Estados Unidos y China enfrentan una relación de seguridad desafiante, es importante garantizar que el comercio no se vea afectado.

“Creo que definitivamente hay una dinámica competitiva entre EE.UU y China, y eso continuará en el futuro. El asunto sería asegurar que los problemas de seguridad nacional no se mezclen con el lado de las empresas”.

Estados Unidos enfrenta la posibilidad de que en unas décadas, China pueda superarlos como la economía más grande del mundo. La economía de China ya ocupa el puesto número 1 en términos de poder de paridad de compra, una medida que ajusta el PIB para tener en cuenta las diferencias de precios en los países.

“Sería un hito importante que enviaría muchas ondas de choque y haría temblar a Estados Unidos, y en gran parte al resto del mundo, sería un punto de inflexión importante, no a diferencia de Estados Unidos que superó al Reino Unido como la economía más grande del mundo a fines del siglo XIX”, dijo Gill. “Sin duda, sería el final de una era y el comienzo de una nueva”.

 

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio