Advertisement

Demanda colectiva de estudiantes en contra de Compton Unified

Demanda colectiva de estudiantes en contra de Compton Unified
La estudiante de Compton Unified Kimberly Cervantes es parte de una demanda colectiva que busca que el Distrito Escolar Unificado de Compton otorgue servicios académicos y de consejería a los estudiantes que sufren de trauma por abuso y violencia. Al fondo la abogada Annie Hudson- Price observa. (Robert Gauthier / Los Angeles Times)

Estudiantes que dicen tener trauma por abuso y violencia requieren atención especial y demandan que el Distrito Escolar Unificado de Compton tenga de forma inmediata maestros, administradores y personal que se someta a entrenamiento para que pueda revisar y entender el efecto que causa en ellos este tipo de incidentes.

La solicitud fue hecha el jueves pasado en la Corte Federal de Estados Unidos como parte de una demanda interpuesta en representación de ocho estudiantes de Compton.

Advertisement

La demanda alega que el sistema escolar ha fallado en educar de manera apropiada a los estudiantes que han sufrido repetidamente de violencia y otros traumas.

El litigio alega que el distrito no ha podido hacer frente a los obstáculos que estos estudiantes enfrentan y que además no ha capacitado de la forma correcta a los profesores y al personal para que proporcionen a estos estudiantes la educación apropiada.

Se espera que en las próximas semanas el Juez de Distrito de Estados Unidos Michael Fitzgeral tome una decisión sobre la medida cautelar, la cual requerirá de entrenamiento, el también está considerando una solicitud del distrito para desestimar la demanda por completo.

El litigio podría probar si "trauma complejo" puede ser calificada como una discapacidad bajo la Ley de los Estadounidenses con Discapacidades. Si la demanda tiene éxito, los distritos escolares deberán proporcionar servicios especiales académicos y de salud mental a los estudiantes que han sufrido de violencia y otros traumas. La demanda describe a detalle algunos de los episodios traumáticos de algunos estudiantes, quienes frecuentemente fueron disciplinados y expulsados de las escuelas y que no recibieron ni la ayuda ni los servicios necesarios para resolver sus problemas. Primero a la edad de 8 años un estudiante fue testigo de cómo alguien después de recibir un disparo murió. Desde entonces él ha presenciado 20 disparos más, incluyendo el asesinato de su padre.Otro estudiante en Dominguez High Junior, tuvo muchos problemas académicos después de haber sufrido violencia domestica por parte del novio de su madre, un adicto a las drogas, el fue expulsado de un hogar de crianza y recurrió a dormir en el techo de la preparatoria, dice la demanda que después de que fue encontrado por las autoridades escolares, no le ofrecieron ningún tipo de ayuda.El muchacho dijo que a menudo se enfurecía y a veces pensaba que tenía un "demonio" dentro de él.Otra estudiante Kimberly Cervantes, de 18 años, estudiante del último grado en Cesar Chavez Continuation School, dejo de asistir a clases por varias semanas después de varios episodios traumantes, incluyendo uno en que los maestros le dijeron que su bisexualidad estaba "equivocada" dice la demanda.Mark Rosenbaum, un abogado con Consejería Pública de Los Ángeles, una firma de abogados pro bono misma que interpuso la demanda con Irell & Manella LLP, le pidió a la corte que haga que el distrito proporciones entrenamiento de forma inmediata a su personal.

"Estos estudiantes no pueden esperar a que se haga la deliberación", dijo Rosenbaum. "Los están deteniendo en las puertas de la escuela. Vienen a la escuela sin siquiera saber que sufren de trauma complejo, y después son tratados de forma distinta… esto se trata de acceso igualitario a la educación".

Los abogados que representan a Compton Unified dicen que el distrito ya entreno a sus maestros en "prácticas- sensibles  de trauma", y que la demanda infringe en la discreción de los funcionarios del distrito que han entrenado a sus propios maestros y personal.

En una entrevista con el abogado David Huff dijo que el distrito responde a los estudiantes que tienen una discapacidad y trabaja para proporcionar techo y servicios en forma individual.

La demanda podría etiquetar a los estudiantes de la escuela de Compton como discapacitados simplemente porque viven en un área socioeconómicamente en desventaja.

Huff dice que el distrito escolar no discute que cada uno de estos estudiantes ha sufrido trauma, pero añade que la demanda no ha demostrado que como resultado alguno de ellos tenga ahora un impedimento físico o mental.

"Esto es lo que significa una discapacidad para la ley", dijo.

Rosenbaum dijo que los estudiantes que han experimentado violencia repetida y otros traumas no son fácilmente identificados como otros estudiantes con discapacidades.

"Si ves a un niño en una silla de ruedas inmediatamente sabes que tiene que hacer ciertas modificaciones", dijo Rosenbaum. "Con estos niños no puedes hacerlo físicamente, a menos que entiendas como este  trauma trabaja en el cerebro".

Rosenbaum dijo que estos y otros estudiantes son estigmatizados por las autoridades escolares que recurren a las normas disciplinarias que alteran aún más su educación. Fijando sus problemas en una falta de esfuerzo o interés, las autoridades escolares ignoran el efecto debilitante que la violencia y otro trauma tiene sobre la capacidad que tienen un estudiante para aprender.

"Ellos están en una situación desesperante,ellos deben recibir una buena educación", dijo Rosenbaum. "Es muy poco favor el que se les hace al no reconocer su capacidad de recuperación".El juez dijo que probablemente sea en las próximas semanas cuando se pronuncie sobre las mociones, e instó a ambas partes a considerar la negociación de un acuerdo.

Advertisement

Para más noticias sobre la corte siga @sjceasar

Traducción por Diana Cervantes

Advertisement
Advertisement