Anuncio
Share
California

6 Trucos sorprendentes que están ayudando a motivar a la generación Milenio para cumplir sus metas

ayuda

Ya sea que estés buscando perder peso, obtener un empleo o abrir tu propio negocio; tienes que estar lo suficientemente motivado para perseguir tu objetivo, según la ciencia de la motivación.

La investigación en la ciencia de la motivación demuestra que la calidad de tu motivación se verá afectada por sus objetivos. La salud personal, por ejemplo, y las razones relacionadas con sus propias necesidades intrínsecas te brindarán una calidad de motivación mucho mayor que si estás intentando algo para complacer a los demás o para vengarte.

En muchos casos, dicen los milenios que aplican la ciencia, el fracaso en el logro no se debe a una falta de motivación; está directamente relacionado con la calidad de su motivación y cómo se usa esta fuerza para lograr sus objetivos.

Anuncio

Enamórate de tu meta- Reflexiona por qué quieres llegar a cierta meta y concéntrate en los sentimientos de felicidad que te traerá cuando ya hayas llegado a ella. Si el sentimiento no es mucho, tal vez no la quieras tanto como dices. Entonces, visualiza tu meta, siéntela, vívela y vuélvete a enamorarte de esta hasta que empieces a sentir la necesidad de correr tras ella.

Recuerda tu por qué- Toda persona con metas quiere realizarlas, pero no siempre quiere atravesar el proceso para llegar a donde quiere. Cada que no tengas las ganas de atravesar el proceso visualiza los resultados que deseas y automáticamente actúa borrando todo pensamiento negativo de tu mente como el estoy cansado o tengo miedo.

No compliques tu meta- Pensar mucho en lo que vas a hacer y cómo lo vas a hacer puede resultar contra producente. Es bueno tener un plan pero no quedarte estancado en eso solamente. Divide tu meta en pasos, hazla fácil y visualízala fácil.

Anuncio

Ponte metas microscópicas- ¿Puedes hacer ejercicio cinco minutos solamente? Tal vez te das cuenta que cuando terminas esos cinco minutos, puedes hacer otros cinco y así hasta que llegues a la media hora. Todo se vale para motivarte; hacer una llamada, enviar un correo, escribir unas oraciones… permítete cinco minutos a la vez.

Miéntete a ti mismo- Todo proceso es difícil, pero se facilita cuando tú te crees tus mentiras. Ejemplo, dile a tu cerebro que va disfrutar como loco correr cinco minutos, dile que en cinco minutos verá un cambio, dile que después de los cinco minutos querrá correr más.

Cambia tu fisionomía- El cuerpo y la cara obedecen a tu cerebro. Si te dices que tienes flojera, que estás cansado, enojado, triste, con miedo… entonces tu cuerpo se encoje y tu seño se frunce. Entonces sonríe, camina erguido, respira profunda, afila la mirada y automáticamente querrás continuar con los siguientes pasos del proceso de tu meta.


Anuncio