Anuncio
Share
California

¿Hay muchas personas sin hogar mentalmente enfermas en L.A.? Nuevos hallazgos respaldan la percepción del público

Volunteer Barbara Petersmeyer, left, looks at tents during this year’s point-in-time count
La voluntaria Barbara Petersmeyer, a la izquierda, observa las carpas durante el recuento de este año, administrado por la Autoridad de Servicios para Personas sin Hogar de Los Ángeles.
(Dania Maxwell / Los Angeles Times)

Las enfermedades mentales, el abuso de sustancias y las discapacidades físicas son mucho más generalizadas en la población sin hogar del condado de Los Ángeles de lo que los funcionarios han informado anteriormente, según un análisis del Times.

El Times examinó más de 4.000 cuestionarios tomados como parte del recuento de este año y descubrió que alrededor del 76% de las personas que viven afuera en las calles informaron estar, o se observó que estaban, afectadas por enfermedades mentales, abuso de sustancias, pobre salud o una discapacidad física.

La Autoridad de Servicios para Personas sin Hogar de Los Ángeles, que lleva a cabo el recuento anual, interpretó de manera limitada los datos para producir números mucho más bajos. En su presentación de los resultados a los funcionarios electos a principios de este año, la agencia dijo que sólo el 29% de la población sin hogar tenía una enfermedad mental o trastorno por abuso de sustancias y, por lo tanto, el 71% “no tenía una enfermedad mental grave y / o informó trastorno por uso de sustancias”.

El Times, sin embargo, descubrió que alrededor del 67% tenía una enfermedad mental o un trastorno por abuso de sustancias. Individualmente, el abuso de sustancias afecta al 46% de las personas que viven en las calles, más de tres veces la tasa informada anteriormente, y las enfermedades mentales, incluido el trastorno de estrés postraumático, aquejan al 51% de los desamparados, según el análisis.

Anuncio

la-w2-me-mental-health-homeless-graph1.jpg

La Autoridad de Servicios para Personas sin Hogar no cuestionó lo que encontró el Times, más bien, Heidi Marston, directora ejecutiva interina de la agencia, explicó que su informe estaba en un formato requerido por las pautas federales, lo que condujo a una interpretación diferente de las estadísticas.

“Reconocemos que hay más capas en la historia”, dijo Marston.

Anuncio

El análisis del Times se alinea con un estudio nacional publicado el domingo por el California Policy Lab en UCLA, que encontró tasas aún más altas en la mayoría de las categorías. También descubrió que una “preocupación” de salud mental afectaba al 78% de la población no protegida y una “sospecha” de abuso de sustancias, el 75%.

la-w2-me-mental-health-homeless-graph2.jpg

Los hallazgos brindan apoyo estadístico a la frecuente asociación del público de enfermedades mentales, discapacidades físicas y abuso de sustancias con la falta de vivienda. Pero ni el estudio de UCLA ni el análisis del Times sugieren que estas discapacidades y condiciones de salud por sí solas causen que las personas terminen en las calles. Los funcionarios e investigadores elegidos coinciden en gran medida en que la crisis de vivienda asequible y la pobreza de California son los principales impulsores de la falta de alojamiento.

Cuando los votantes de California aprobaron un impuesto a los residentes de altos ingresos en 2004, los partidarios dijeron que cumpliría con la “promesa fallida” del estado de ayudar a los condados a pagar por el tratamiento de los enfermos mentales.

Más bien, tanto el análisis como el estudio iluminan a una población que lucha con condiciones complejas de salud mental y discapacidades físicas que interactúan y empeoran a medida que las personas permanecen afuera. Ambos conjuntos de datos encontraron que las discapacidades mentales y físicas son mucho más frecuentes entre los que viven en las calles que aquellos en los refugios.

El Times descubrió que el 50% de las personas sin refugio tenían dos discapacidades al mismo tiempo y el 26% tenía tres a la vez, una condición conocida como trimorbilidad. Los investigadores de UCLA encontraron la trimorbilidad en la mitad de la población que estudiaron.

El estudio de UCLA también encontró que, entre los que habían estado sin hogar durante más de tres años, el 92% tenía un problema de salud física, desde cáncer hasta un absceso.

En el condado de Los Ángeles, el 75% de las personas sin hogar no tienen refugio y, en 2018, la tasa estatal de desamparados sin refugio fue casi la misma.

Los californianos que viven en la pobreza y al borde de la falta de vivienda han sido aplastados por los altos alquileres y precios de las casas en los últimos años. Un estudio de 2017 realizado por la empresa de bienes raíces Zillow encontró que un aumento del 5% en el alquiler en el condado de Los Ángeles dejaría a 2.000 residentes más sin hogar.

Anuncio

la-w2-me-mental-health-homeless-graph3.jpg

La investigación en UCLA, realizada por Janey Rountree, Nathan Hess y Austin Lyke, buscó ofrecer una visión empírica de una comunidad poco entendida, dijo Rountree. Los hallazgos muestran la necesidad de prestar más atención a la angustia física y emocional de aquellos en la calle que esperan pocas oportunidades de vivienda.

Agregó que la vivienda es crucial, pero que por sí sola no resolverá “estos problemas médicos, de salud mental y abuso de sustancias muy profundos”.

“Realmente debe haber un examen de la afluencia de la población sin protección, y existen problemas de acceso a la atención médica, salud mental y tratamiento de abuso de sustancias que son tan importantes como el alojarlos inmediatamente cuando se quedan sin hogar”, dijo Rountree.

Las iniciativas para personas sin hogar del condado de Los Ángeles, junto con la mayoría de las iniciativas en todo el estado y la nación, enfatizan lo que se conoce como una estrategia de “vivienda primero”. El objetivo principal es sacar a la gente crónicamente sin casa de las calles y colocarlas en viviendas permanentes, donde puedan acceder a servicios para abordar problemas mentales y físicos.

Pero el número de personas crónicamente sin hogar en el condado de Los Ángeles, con casi 17.000 a partir de enero y en crecimiento, supera con creces la vivienda y los refugios disponibles actualmente. Incluso las miles de nuevas unidades que se están construyendo con la ayuda del bono de vivienda para personas sin hogar de la Proposición HHH de $1.2 mil millones no serán suficientes para cerrar la brecha.

“Si estar en las calles es malo para su salud, entonces ‘vivir primero’ estaría bien si todos se alojaran desde la noche a la mañana”, dijo el profesor asociado de UCLA Randall Kuhn, quien no participó en la investigación pero dijo que planea lanzar un estudio complementario. “Mientras tanto, miles quedarán sin protección durante años y entrarán directamente a la calle. ¿Qué se supone que debemos hacer para ayudar a esas personas?”.

En un momento en que las ciudades y los condados tienen dificultades para responder a un número creciente de campamentos en las calles, el estudio de UCLA y el análisis del Times plantean preguntas sobre si los funcionarios del gobierno están tomando el enfoque correcto y haciendo lo suficiente para las personas en la calle que tienen pocas esperanzas de obtener una vivienda en algún momento.

Anuncio

Los líderes del nuevo grupo de trabajo para personas sin hogar del gobernador Gavin Newsom han propuesto promulgar un derecho legal a refugiarse en California, lo que obligaría a las ciudades y condados a construir suficientes camas de refugio para acomodar a cualquier individuo sin vivienda que busque uno. El plan estatal enfrenta una posible oposición, tanto de los defensores de los desamparados como de los funcionarios locales, y carece de detalles sobre cómo los refugios abordarían las agudas necesidades de la población.

El profesor de la Universidad de Pensilvania, Dennis Culhane, un investigador sobre las personas sin hogar, dijo que una red de seguridad social débil que una vez apoyó a los estadounidenses con discapacidades ha empeorado durante décadas, lo que ha dejado a más gente en las calles.

“La mayoría de las personas con enfermedades mentales tienen un punto de apoyo en el mercado inmobiliario al que se aferran para ganarse la vida. Pero cuando se ve sacudido por este desastre del mercado provocado por el hombre, ellos son los que pierden”, dijo Culhane. “Es más fácil concentrarse en la enfermedad mental, y crees que te estás enfocando en el problema cuando realmente es algo que no puedes ver”.

Los defensores de las personas sin hogar tienden a no centrar sus mensajes en enfermedades mentales, discapacidades o abuso de sustancias por temor a que estereotipos injustos estigmaticen a quienes no tienen vivienda.

Al informar al Times sobre el recuento de personas sin hogar de este año antes de su lanzamiento, Peter Lynn, director ejecutivo de esta dependencia, defendió las estadísticas de la agencia sobre los desamparados con discapacidad y problemas de abuso de sustancias. Atribuyó la idea de que los números deberían ser mayores al sesgo de percepción.

Al igual que otros funcionarios locales y estatales, ha retratado a la población sin hogar como muy parecida a la comunidad más amplia de angelinos alojados.

“Lo que la gente recuerda son los casos que se destacaron, que son los de anomalías de comportamiento y por eso, creo, tienen la sensación de que hay más personas que tienen enfermedades mentales graves”, dijo Lynn. “La mayoría de aquellos con enfermedades mentales están alojadas, al igual que los que tienen problemas graves de abuso de sustancias. Hacen uso de las sustancias en sus habitaciones y sus salas de estar y usted no lo está mirando”.

Hablando en nombre de Lynn, quien se encuentra en licencia médica, Marston dijo que la agencia informa estadísticas demográficas en el mismo formato que otras ciudades del país. Todos siguen las pautas establecidas por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de EE.UU.

Pero admitió que los informes omiten datos que darían una imagen más completa de lo que está sucediendo en las calles del condado de Los Ángeles, incluido el papel que juega el trauma en las enfermedades mentales y el abuso de sustancias.

“Es mucho más amplio y tenemos la oportunidad de profundizar en eso”, dijo.

En un correo electrónico reciente a los miembros de la junta de la agencia, la presidenta Sarah Dusseault propuso trabajar con el Laboratorio de Políticas de California para comprender mejor la “necesidad urgente de servicios de salud mental o de salud y en qué medida se necesita aumentar drásticamente el acceso a estos servicios para esas personas con el fin de poder alojarlos”. Los datos, agregó, ayudarían a la Autoridad de Servicios para Gente sin Hogar a “considerar cómo financiar e implementar iniciativas de refugio a vivienda”.

El Times descubrió que el análisis de la agencia de su encuesta demográfica alcanzó los números más bajos al excluir varias respuestas relacionadas con problemas de salud y salud mental, así como el abuso de sustancias.

Por ejemplo, las revelaciones de los encuestados de tener una enfermedad mental grave, depresión o trastorno de estrés postraumático sólo se contaron si también respondieron una pregunta secundaria que indicaba que era “permanente o a largo plazo”. Esa omisión redujo la tasa de enfermedad mental en 11.4 puntos porcentuales.

la-me-mental-health-homeless-docutear3.jpg
Una de las preguntas excluidas por la agencia fue sobre las razones por las cuales los participantes quedaron sin hogar.
la-me-mental-health-homeless-docutear2.png
la-me-mental-health-homeless-docutear1.png
These two questions were used by the agency to determine mental illness. (Screenshots taken from Homeless Service Authority’s survey).

Patricia St. Clair, miembro principal del equipo de datos de USC que analizó los hallazgos de la dependencia, dijo que la pregunta se usó para hacer que las respuestas fueran consistentes con la definición federal de falta de hogar crónica. Esa definición requiere una condición debilitante de larga duración, combinada con una prolongada residencia en la calle.

También dijo que omitir las respuestas a la pregunta tenía la intención de descartar a aquellos que, por ejemplo, “tuvieron un ataque de depresión en la adolescencia”.

Además, se pidió a los entrevistadores que indicaran si observaron una enfermedad mental o abuso de sustancias que el encuestado no reveló. Esas observaciones no fueron incluidas en el informe público. Si se hubieran contado, habrían aumentado la tasa de enfermedad mental en 4.5 puntos porcentuales y el abuso de sustancias en 9 puntos porcentuales.

St. Clair dijo que las respuestas a esa pregunta no eran apropiadas porque los entrevistadores no estaban calificados para evaluar los síntomas de enfermedad mental o abuso de sustancias. Sus observaciones fueron sólo para ponderar las respuestas, dijo.

Las preguntas sobre si la discapacidad de una persona contribuyó a quedarse sin hogar tampoco se contaron, y habrían agregado 3 puntos porcentuales a la enfermedad mental y 4.5 a las categorías de abuso de sustancias.

Las diferencias entre los hallazgos del Times y los de UCLA podrían reflejar posibles sesgos en las fuentes de datos, dijo Rountree.

El estudio de UCLA analizó una muestra nacional de casi 65.000 cuestionarios utilizados para dar prioridad a las personas sin hogar que califiquen para vivienda. Debido a que se requieren condiciones de discapacidad para calificar, los trabajadores que las proporcionan tienen un incentivo para encontrarlas.

Los datos de la Autoridad de Servicios para Personas sin Hogar de Los Ángeles, por otro lado, se recopilaron como parte del recuento local al momento y se autoinformaron. Como resultado, los encuestados no reciben ningún beneficio por proporcionar información confidencial.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio