Anuncio
Share
California

California enfrenta apagones sin precedentes ante la posibilidad de incendios por los fuertes vientos

En un movimiento sin precedentes, el miércoles temprano Pacific Gas & Electric comenzó a cortar la electricidad a cerca de 800.000 clientes en todo el norte de California en un intento por evitar incendios forestales causados por los vientos que dañan los equipos de energía.

Los cortes de energía comenzaron en varios condados alrededor de Sacramento, incluyendo Placer y Yuba, en medio de los crecientes vientos. Las autoridades dijeron que los cortes continuarán durante todo el día, incluso en partes del Área de la Bahía.

Los apagones afectarán a 34 condados en el centro y norte de California. Sería el mayor corte de energía hasta ahora, ya que las empresas de servicios públicos de todo el estado intentan reducir el riesgo de incendios forestales debido a los fuertes vientos. Las fallas en los servicios públicos han estado relacionadas con algunos de los incendios más destructivos del estado, incluyendo el incendio Camp del año pasado, que devastó Paradise, California, y la región vinícola.

A lo largo de los años, California ha pedido a los propietarios de viviendas que quiten la maleza alrededor de sus casas, exigió a los constructores el empleo de materiales resistentes al fuego y ordenó proporcionar acceso fácil a nuevos desarrollos.

“Es una manera muy directa de enfocar la situación, pero al mismo tiempo, hay un entendimiento de por qué se está llevando a cabo”, dijo el Supervisor del Condado de Sonoma, David Rabbitt, quien señaló que el anuncio de PG&E se produjo en el segundo aniversario del incendio de 2017. “Tenemos poblaciones vulnerables, nuestros ancianos y niños pequeños. Estamos más preocupados por ellos”.

Anuncio

El apagón será el tercero de PG&E en los últimos dos meses, dijo la empresa de servicios públicos. La energía eléctrica se restableció en el plazo de un día durante los dos eventos anteriores.

“Es muy posible que los clientes puedan verse afectados por un corte de energía aunque no estén experimentando condiciones climáticas extremas en su ubicación específica”, dijo la empresa de servicios públicos en un comunicado. “Esto se debe a que el sistema eléctrico depende de que las líneas eléctricas trabajen juntas para suministrar electricidad a las ciudades, condados y regiones”.

Southern California Edison también anunció que estaba considerando apagones preventivos. La empresa de servicios públicos dijo que, dados los posibles fuertes vientos de Santa Ana, se podría cortar la electricidad a más de 106.000 clientes en partes de ocho condados del sur de California.

Anuncio

El posible apagón de Edison afectaría principalmente a los clientes de los condados de Los Ángeles, San Bernardino y Riverside. También se están considerando áreas en el Condado de Ventura y partes de los condados de Kern, Tulare, Inyo y Mono.

Los cortes de electricidad han generado debate con algunos residentes diciendo que crean un nuevo conjunto de peligros mientras tratan de estar atentos a las noticias sobre incendios y que aumenta la preocupación por las personas con problemas de salud que dependen del equipo médico.

En el lago Big Bear, las autoridades se preocupan por la posibilidad de un incendio forestal que recorra la ciudad balnearia y atrape a decenas de miles de personas.

Durante el día martes, el personal del Ukiah Senior Center se apresuró a prepararse para el apagón preventivo, comprando botes de gas butano en tiendas de artículos deportivos para poder hacer café y congelar botellas de agua en caso de que la electricidad se vaya durante días.

El alivio llegó en forma de un correo electrónico, cuando los líderes de la ciudad alertaron a la comunidad justo después de las 3:30 p.m. que PG&E había indicado que el sistema eléctrico de Ukiah no se vería afectado por los apagones planeados. Sin embargo, los funcionarios locales advirtieron que, debido a que se espera un clima extremo, podrían ocurrir apagones.

“La gente ha estado esperando noticias”, dijo Diana Clarke, directora ejecutiva del centro de ancianos. “No saben si deben salir a comprar suministros, y especialmente los ancianos que no tienen mucho dinero extra”.

Más de dos docenas de investigadores pasaron semanas recorriendo la zona de los viñedos en pos de resolver el misterio detrás de los incendios forestales más destructivos en la historia de California: ¿Qué causó las hogueras que mataron a 43 personas y destruyeron más de 8,000 edificios?

El centro ofrece a las residentes comidas calientes de lunes a viernes y entrega alimentos a los residentes de la tercera edad que no pueden salir de sus hogares. El martes, el supervisor de extensión del centro estaba ocupado llamando a la gente para decirles que no estaban seguros de si tendrían electricidad y, por lo tanto, no sabían si podrían preparar las comidas durante el apagón, dijo Clarke.

Anuncio

Hay un profundo sentimiento de frustración y escepticismo en la comunidad ante la idea de quedarse sin energía para protegerlos de los incendios forestales, dijo.

“PG&E debería haber estado haciendo el mantenimiento adecuado durante la última década”, dijo Clarke. “Esto no habría sido necesario [si lo hubieran hecho], y creo que eso es lo que ha provocado que todos estén tan molestos y frustrados con PG&E en este momento. Esta es una crisis de PG&E”.

Pero también puede ser la mejor opción disponible, ya que las empresas de servicios públicos y el estado se enfrentan a compromisos entre garantizar una energía confiable y la seguridad del público, dijo Michael Wara, director del programa de políticas climáticas y energéticas de la Universidad de Stanford.

Algunos funcionarios estatales y locales también se han quejado de que las empresas de servicios públicos no siempre dan suficiente aviso antes de desconectar la energía. Y han expresado su preocupación por las comunicaciones y las evacuaciones si no hay electricidad, especialmente si las señales de tráfico no funcionan y el servicio de telefonía celular se ve afectado.

Caltrans anunció que cerraría varios túneles alrededor del Área de la Bahía porque requieren energía para controlar el flujo de tráfico. Entre ellos se encuentran el Túnel Caldecott en el Condado de Contra Costa y los Túneles Tom Lantos en Pacifica.

El gobernador Gavin Newsom, en una ceremonia de firma de proyectos de ley en Oakland el martes, defendió los planes de PG&E para los cortes de energía intencionales.

“La realidad es que queremos proteger a las personas. Debemos asegurarnos de que la gente esté segura. Esto es lo que PG&E cree que es lo mejor para sus clientes y, en última instancia, para esta región y el estado”, dijo el gobernador.

“Es un gran inconveniente”, agregó. “Nadie quiere ver que esto suceda. Pero es un problema de seguridad pública”.

Anuncio

Wara lo comparó con el terremoto de Loma Prieta de 1989 y los apagones que experimentaron los californianos durante la crisis energética de principios de la década de 2000. Dijo que si bien esos eventos pueden haber provocado apagones que involucraron a más clientes, no estaban en el orden de días como lo que PG&E dice que podría suceder aquí.

“Este tipo de cosas suceden debido a desastres naturales, y aquí estamos teniendo un desastre no natural para evitar un desastre natural aún peor”.

El senador Jerry Hill (demócrata de San Mateo), cuyo distrito puede verse afectado por los apagones, reconoció que existe un peligro de incendio que requiere un corte de energía, pero calificó la magnitud de la posible interrupción como un problema.

“Creo que es excesivo”, dijo Hill, un crítico desde hace mucho tiempo de la empresa de servicios públicos. “PG&E claramente no ha hecho que su sistema sea seguro. Se supone que estas medidas son quirúrgicas. Pero cortar el suministro eléctrico a 800.000 personas en 31 condados no es quirúrgico”.

Hill, quien convocó una audiencia reciente sobre la supervisión de PG&E por parte de la Comisión de Servicios Públicos, pidió a la agencia estatal que haga un análisis de la “causa raíz” de los apagones.

“Esto no puede ser algo que sea aceptable ni a largo plazo”, dijo Hill. “Esas son medidas del tercer mundo, y nosotros no somos del tercer mundo”.

También tiene sentido económico para la empresa de servicios públicos hacer que su red sea más resistente, dijo Wara, porque pierde dinero cuando se corta la energía.

Una vez que el clima de incendio disminuya, los empleados de PG&E revisarán la red en persona y electrónicamente antes de determinar si es seguro volver a encenderla, dijo un funcionario de la compañía.

La empresa de servicios públicos tardó menos de un día en restablecer la energía a los clientes durante un apagón en tres condados que realizó el fin de semana pasado y durante otro en septiembre, dijo la compañía en un comunicado.

En una conferencia de prensa el martes, la alcaldesa de Oakland, Libby Schaaf, expresó su preocupación por el cronograma de PG&E para restaurar el poder, pero agregó que estaba agradecida de que tuvieran algo de tiempo para prepararse.

“Esperamos que PG&E haga todo lo posible para minimizar el impacto a los residentes”, dijo Schaaf. “La idea de cinco días sin electricidad es devastadora. Esperamos que sea el peor de los escenarios”.

Serna y Cosgrove informaron desde Los Ángeles, McGreevy desde Sacramento. El redactor del Times Liam Dillon en Sacramento contribuyó a este informe.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio