Anuncio
Share
California

Unen esfuerzos para limpiar el río Los Ángeles

ford-lariver3-web.jpg
Friends of Los Angeles River (FOLAR) y Ford Motor Company dedicaron un día para continuar con el trabajo de recolección de basura en el río Los Ángeles.

Este río ha sido parte integral del Pueblo de Los Ángeles desde que fue fundada en 1781 por los españoles. Aquellos pioneros dependían exclusivamente del flujo intermitente de este caprichoso río para sus necesidades. La cantidad de agua dependía entonces, como hoy, del clima y las lluvias de invierno. El pueblo se hizo ciudad creciendo a lo largo de su recorrido desde las montañas del valle de San Fernando hasta su desembocadura en el estuario de San Pedro.

Las precipitaciones de las zonas desérticas son muy irregulares y cuando llegan lo hacen con mucho volumen en corto tiempo. Esto hace que el flujo del río crezca de forma súbita y arrastre con todo lo que está a su lado. Esto es lo que paso en 1938 cuando el río Los Ángeles derrumbó más de 1.500 casas y perecieron casi 100 personas.

Luna Daniela, mi hija, tiene 9 años y ya aprendió algo muy importante: que el plástico se pega en los troncos y que es muy difícil quitarlo; que la ropa, las cobijas y las chamarras, se confunden con la tierra y cuando se quieren recoger, son muy pesadas; que sólo con el esfuerzo de muchos, es posible mejorar un poquito el medio ambiente.

Este evento hizo que la ciudad comenzara a encauzar con cemento el recorrido del mismo. A su vez se estableció un espacio físico a cada lado del río para que la gente no se acercara al peligroso torrente. Pero con esta construcción el río Los Ángeles prácticamente desapareció de la ciudad. Los paredones de más de 50 pies de altura no dejaron ver lo que flotaba sobre el agua hasta que estos objetos llegaban al puerto de Long Beach.

Con 51 millas de recorrido atraviesa 17 ciudades. Y las cloacas de estas urbes desembocan en el inmenso dique de cemento. Varios embalses atenúan la fuerza de las aguas, pero también acumulan la basura que llega por medio de los túneles laterales provenientes de las zonas industriales.

Anuncio

Las cifras publicadas por la Administración Trump el 8 de febrero muestran una caída del 80% en algunas de las sanciones impuestas a los contaminadores, la última señal de que la Agencia de Protección Ambiental se ha convertido en un supervisor menos agresivo.

Llegó un momento en la década de los 70 que el río se había convertido en un basurero. En 1986 se estableció la organización Friends of Los Angeles River (amigos del río) con el propósito de comenzar a no sólo limpiar el “basurero” pero también restablecer el río como un lugar donde los ciudadanos puedan disfrutar de la flora y fauna de antaño.

ford-lariver-2-web.jpg
En poco tiempo se llenaron las cinco camionetas Rangers que la empresa Ford puso a disposición de los voluntarios, donde colocaron decenas de bolsas y objetos que incluyeron bicicletas, muebles, y hasta un cochecito de bebé.

Los voluntarios de la organización FOLAR y docenas de angelinos se dieron cita en la mañana para recorrer un espacio de 1 milla y recolectar los objetos de plástico, metal, botellas, y todo lo que no pueda reciclarse por su cuenta dentro del río.

Anuncio

FOLAR planifica un calendario anual que trae como resultado la extracción de mas de 160 toneladas (320.000 libras) anuales de basura.

La contaminación del agua también ha mejorado muchísimo y los resultados ya pueden verse en zonas donde se han restablecido refugios naturales. En estos ya se puede pescar luna verde, carpa, gambusia, y tilapia. El ver estos refugios nos da la esperanza de que el continuo trabajo voluntario de empresas como Ford, las cuales generan productos que indirectamente generan contaminación, pueden acelerar el progreso a un espacio verde para los angelinos.

“El trabajo comunitario, y en especial el medio ambiente, es parte integral de la filosofía de Ford” comento Álvaro Cabal, gerente del departamento multicultural de Ford Motor Company. “A medida que nos concientizamos cada día más de cómo el transporte debe contribuir a disminuir la contaminación ambiental no podemos esperar al futuro. Días como hoy traen resultados inmediatos y nuestra empresa trata de ser parte integral de la comunidad”.

Cada año, Ford y sus empleados contribuyen en más de mil proyectos comunitarios que incluyen la construcción de viviendas en zonas de desastre, refugios escolares y hasta la instalación de sistemas de agua limpia en poblados con necesidad, indicó Cabal. Estos voluntarios no se limitan geográficamente y los trabajos se realizan en 40 países.

* Ricardo-Rodríguez-Lang es presidente de Garage Latino, una publicación especializada en autos.


Anuncio