Anuncio
Share
California

Para los candidatos de 2020, comer tacos es apelar por los votos latinos

Presidential candidate Julian Castro talks with patrons at La Parrilla Restaurant
El candidato presidencial Julián Castro habla con los clientes en una visita reciente al restaurante La Parrilla en Boyle Heights.
(Michael Owen Baker / For The Times)

Allí estaba, otro candidato con sueños de llegar a la Casa Blanca, dándose la mano e intercambiando abrazos en un llamativo restaurante mexicano, con cuidado de no manchar su traje con salsa.

A medida que avanzan los esfuerzos por seducir a los latinos, el reciente encuentro y saludo de Julián Castro en La Parrilla en Boyle Heights parecía arrancado de los titulares. Porque lo fue.

Hillary Clinton lo hizo cuando visitó King Taco en 2008 y Joe Biden en mayo. Al Gore comió tamales de cerdo rojo en Carrillo’s en San Fernando como parte de su carrera presidencial.

Y Gerald Ford mordió infamemente un tamal todavía envuelto en su hoja frente al Alamo.

Anuncio

Incluso Donald Trump jugó esa estrategia en 2016, cuando tuiteó una foto en el Cinco de Mayo de sí mismo a punto de excavar en una gigantesca ensalada de tacos y declaró: “Amo a los hispanos”.

Los candidatos presidenciales que se presentaron en un sitio mexicano para sacar provecho de los votos mediante el consumo de enchiladas se han vuelto tan estadounidenses como besar bebés.

Es como ir a las parrillas de barbacoa en Carolina del Sur, morder los filetes de queso en Filadelfia, devorar pizzas y bagels en la ciudad de Nueva York, consumir comida frita en un palillo en la Feria Estatal de Iowa.

Este domingo por la mañana, Castro finalmente se sentó frente a un plato de huevos rancheros, pero tanta gente quería conversar con él o tomarse selfies que sus asistentes pidieron una caja para llevar después de menos de cinco minutos.

Anuncio

Después de un breve discurso, el candidato volvió a lo que todos pensaban: el desayuno.

La Familia Cortez
Bill Clinton comparte mesa con Henry Cisneros y Julián Castro, ambos ex alcaldes de San Antonio, y el entrenador de los Spurs de San Antonio, Gregg Popovich, en el restaurante Mi Tierra de San Antonio en 2014.
(Cortez family)

"¡Ustedes me están seduciendo con el olor de la comida mexicana!”, gritó el nativo y ex alcalde de San Antonio a la multitud mientras algunos lo instaban a visitar el legendario puesto de Al & Bea para consumir burritos de frijoles y queso.

“Eventos como estos son igual que estar en casa”, dijo Castro mientras esperaba en la avenida César E. Chávez para ir a un foro donde no se serviría comida en Cal State Los Ángeles. “Pero la magia es oír historias estadounidenses que no son escuchadas por los principales medios de comunicación, una América que a menudo se vuelve invisible”.

Es un mensaje que los rivales de Castro han acogido con los brazos abiertos y los estómagos hambrientos.

Casi todos los candidatos demócratas en la carrera presidencial de 2020 se han reunido con votantes en restaurantes mexicanos, y no sólo en el suroeste.

La Familia Cortez
Un cuadro de terciopelo negro del presidente Clinton con una camiseta de Mi Tierra mientras corre ocupa un lugar de honor en el restaurante de San Antonio.
(Mi Tierra)

Andrew Yang celebró una reunión comunitaria en un restaurante mexicano en Okatie, Carolina del Sur. Tulsi Gabbard se dirigió a sus simpatizantes en Burrito Me en Laconia, N.H., mientras Elizabeth Warren visitó a Dos Amigos en Concord. Castro disfrutó fajitas de pollo en Wyoming (veredicto: “No puedo decir que fue tan bueno como Tex-Mex”); los restaurantes mexicanos en Hawkeye State han acogido a todos, desde Amy Klobuchar hasta Kamala Harris y Bernie Sanders.

Pete Buttigieg lanzó miles de artículos de opinión cuando admitió haber agregado salsa con aderezo ranch en Indiana. Incluso Joe Sestak, quien apenas alcanza el cero por ciento en la última encuesta del New York Times, arribó este verano en un restaurante mexicano en Vinton, Iowa.

Anuncio

Tales reuniones “sirvieron para un propósito diferente que los eventos formales”, dijo Jeannette Soriano, de 40 años, de Pico Rivera, quien fue la última persona en tomarse una foto con Castro en La Parrilla. “Crea ruido para la mayoría de los mexicoamericanos que no están conectados a la política”.

La evolución del fenómeno intriga a Matt Barreto. El profesor de estudios chicanos y ciencias políticas de UCLA que con frecuencia enseña el tamal de Ford a sus estudiantes como un ejemplo particularmente atroz de “Hispandering”.

“La mayoría de ellos han recorrido un largo camino”, dijo. “Tienen que tomarse en serio al hacerlo. El riesgo es que parece una sesión de fotos. Los votantes quieren que vengan más regularmente”.

La Familia Cortez
George H.W. Bush con miembros de la familia Cortez - de izquierda a derecha, George, David y Pedro Cortez y Eusebio Trujillo - en el restaurante Mi Tierra en San Antonio en 1980.
(Cortez family)

Pero Barreto también es consciente de cómo esas visitas hablan de la continua incorporación de la comida mexicana y el poder político latino.

“Estas importantes reuniones y eventos están ocurriendo en lugares mexicanos”, dijo. “Ya no son sólo restaurantes italianos, comensales estadounidenses o asadores”.

El primer candidato presidencial conocido que tuvo una aparición pública en un restaurante mexicano fue Henry Wallace. En 1948, el ex vicepresidente de Franklin D. Roosevelt habló ante una audiencia de raza mixta en un lugar de Dallas como el candidato del Partido Progresista para denunciar la segregación en el sur de Estados Unidos.

Lanzó una historia de amor entre la comida mexicana y los presidentes estadounidenses, y los pretendientes, que no ha cesado.

Anuncio

Lyndon B. Johnson solía pasar tiempo con los donantes sobre platillos en Matt’s El Rancho en Austin, Texas. Richard Nixon regañó a los periodistas en El Adobe de Capistrano antes de quedarse en su ‘Casa Blanca’ en la cercana San Clemente; una placa continúa marcando la mesa preferida de Nixon. Tanto Bob Dole como Walter Mondale visitaron El Café de Adobe de Lucy en Hollywood en 1976 como los compañeros electorales de Ford y Jimmy Carter, respectivamente.

“Creo que los funcionarios electos y los candidatos entienden que tienen que hablar con el bloque de votantes latinos”, dijo Pete Cortez, cuya familia ha dirigido Mi Tierra en San Antonio y ha acogido a políticos desde su apertura en 1951. “No vamos a ir a ti; tienes que venir hacia nosotros. Así que han identificado los restaurantes mexicanos como un lugar donde si quieres hablar con la gente, aquí es donde tienes que venir”.

Las paredes de Mi Tierra tienen fotos de las cenas de Ronald Reagan y George H.W. Bush; Castro ha sido un habitual desde que era un niño. Pero fue el patrocinio de Bill Clinton lo que convirtió las visitas de los políticos a los restaurantes mexicanos de asuntos aburridos en paradas importantes.

Cuando visitó el restaurante durante la campaña electoral en 1992, Cortez le regaló a Clinton -quien había cenado allí desde 1972, cuando fungía como voluntario para la carrera presidencial de George McGovern- una camiseta de Mi Tierra con un retrato del ícono de la Revolución Mexicana: Emiliano Zapata. Clinton amaba tanto la camiseta que la usó durante uno de sus trotes públicos; una foto posterior se coló en las noticias, y Mi Tierra inmortalizó la ocasión con una pintura de terciopelo negro que ahora tiene su propio nicho en el restaurante.

Los estrategas políticos se dieron cuenta. Para el año 2000, George W. Bush estaba en los titulares por impresionar con su español a los camareros en los restaurantes mexicanos durante las asambleas de Iowa. Ocho años después, los candidatos republicanos y demócratas fueron ‘asaltados’ por cámaras sosteniendo margaritas y más, desde Nevada hasta Texas, California y más allá.

Las apariencias no están exentas de riesgos para los restaurantes en estos tiempos polarizados. En 2012, el Café Mexicano de Rosa Linda en Denver recibió amenazas de muerte luego de rechazar la oferta de una visita del candidato republicano Mitt Romney. Cuatro años más tarde, El Sombrero en Las Vegas se convirtió en blanco de un boicot después de que Trump se reuniera allí con un grupo de empresarios latinos locales. El restaurante cerró en 2018 después de 68 años en el negocio por razones no especificadas.

Pero la mayoría de los restauranteros aceptan visitas presidenciales y promueven su roce con la historia. El restaurante Moreno en Orange tiene una foto en su menú de George H.W. Bush haciendo tortillas cuando lo visitó en 1988. En la pequeña Woodburn, Oregon, las paredes de la Taquería de Luis todavía muestran recortes de periódico enmarcados y fotos de cuando el entonces candidato Barack Obama se presentó en 2008.

“Los clientes lo ven como una buena historia para leer”, dijo el propietario Jesús González. “Y se preguntan qué restaurante recibirá la próxima visita”.

Cortez ha visto pasar a candidatos de todas las tendencias políticas desde Clinton, que todavía lo visita cada vez que está en San Antonio, y trata con clientes en Mi Tierra y otros restaurantes mexicanos en todo el país. “Algunos son mejores que otros”, dijo. “Los que más interactúan con los clientes, y no sólo los invitados, son a los que parece les va mejor en sus carreras electorales”.

Serena Maria Daniels está de acuerdo.

“Los políticos saben que deben hacerse reconocibles”, dijo la editora de la revista Tostada, con sede en Detroit. “Entienden que con ello tienen una mejor oportunidad de ganarse a los votantes en esas comunidades y quieren asegurarse de que los vean en los lugares correctos”.

Si bien ningún candidato presidencial ha visitado un restaurante mexicano en Motor City, Daniels dijo que los políticos locales de Detroit están comenzando a recaudar fondos en ellos.

“Es como los grupos de estudiantes latinos que han hecho esto por siempre”, bromeó. “Los políticos ahora están como, ‘OK, ¿qué lonchera vamos a contratar, o quién traerá los frijoles y el arroz?’”

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio