Anuncio
Share
California

Su única opción fue estudiar a base de becas, ahora es neurocirujano en Estados Unidos

doctor
Miguel López-González ve a una paciente mientras le explica los problemas del cerebro.
(Selene Rivera)

Desde pequeño Miguel López-González sabía que la única forma de cursar la universidad y obtener una profesión era a través de las buenas calificaciones para conseguir becas, las que pagarían sus estudios.

Su padre, dice López- González, era un hombre humilde que le repetía una y otra vez la importancia de estudiar y ser el mejor. Al mismo tiempo, al ver a su abuelita morir de cáncer de páncreas, el joven decidió escuchar los concejos de su padre y ayudar a los enfermos de alguna forma.

Tiempo después, aquel menor se convirtió en neurocirujano de la Universidad de Loma Linda Health, y un apasionado de la complejidad de su profesión.

“De hecho soy de Aguas Calientes e hice mi especialidad en México, en el Instituto nacional de neurocirugía, pero me vine a Estados Unidos a hacer tres subespecialidades”, dice López González.

Anuncio

“Fue así como empecé mi carrera de este lado de la frontera”, agrega.

El experto cuenta su pasado escolar en segundos, pero le tomó años superarse. Su madre se dedicó al hogar mientras su padre trabajó en la construcción de metal para darles a sus hijos la educación básica.

“Siempre me gustó sacar lo mejor de mí en la escuela. Me gustaba la anatomía y la neuroanatomía que era muy compleja e interesante, pero sabía que sería difícil estudiar una profesión de ese tipo, ya que son costosas, incluido los libros, las prácticas y la comida”, dice.

No fue hasta la preparatoria en que el joven coincidió en las clases de anatomía, en este tiempo su abuela tenía un cáncer de páncreas, y en cuatro meses de ser diagnosticada falleció.

Anuncio

“Yo no tenía familiares médicos cercanos que me pudieran explicar su problema, y me tocó contemplar como mi familia tampoco sabía qué había ocurrido con ella. Eso, aunado al interés por el cuerpo, me alentó más a estudiar”, dice.

El joven escuchaba entonces a su padre decir que los gastos de la casa eran fuertes, y que tal vez uno o dos de sus tres hijos tendría que salirse de la escuela por algún tiempo. “Hablaba de que la otra forma de seguir era estudiar y obtener becas, y eso fue lo que hice… Tuve becas durante toda la universidad en Aguas Calientes”, sostiene.

Aunque a medida que transcurrió el tiempo se interesó por los problemas del cerebro, y optó por ese ramo. Luego de graduarse de la universidad a los 24 años de edad, hizo una especialidad otros cinco años.

A la edad de 30 llegó a Estados Unidos para estudiar más, y luego regresar a México para trabajar, pero fue considerado para hacer su residencia en la Fundación Clínica Cleveland y el Instituto Nacional de Neurología, y decidió quedarse.

“La comunidad necesita ponerle mucha atención a las enfermedades del cerebro, porque existen y muchos no lo saben… Mi misión principal ahora es no sólo atender a la gente sino enseñarle”, dice.

El experto se dirige a los jóvenes de bajos recursos y les dice que cualquier persona puede estudiar esta profesión aún sin tener el dinero.

“Lo importante es aplicarte a los estudios, tener buenos grados e investigar universidades que los apoyan. Asimismo los jóvenes pueden venir de otros países, y por excelentes calificaciones podrían tomar ese tipo de posición”, indica.

Anuncio

López-González agrega que está orgulloso de ser mexicano, de origen humilde y tener el puesto que tiene.

¿Qué es la neurocirugía? Una cirugía realizada en el sistema nervioso, especialmente el cerebro y la médula espinal, que se usa para tratar la epilepsia, tumores cerebrales o lesiones de sangrado cerebrales, entre otras cosas.

“Hay trabajo para atender pacientes de todas las comunidades, algunas veces en la población hispana parece que hay desinformación, algunos enfermos llegan tarde porque hay tumores grandes, y lesiones vasculares considerables”, sostiene.

“Es impórtate que la comunidad sepa que el dolor de cabeza súbito no se debe tomar a la ligera, mareo, debilidad de brazo y piernas, dolor de cabeza de manera persistente, visión borrosa, debilidad de un brazo aunque sea por minutos, todos esos síntomas deben tener evaluación médica”, agrega.


Anuncio