Anuncio
Share
California

Exigen más protecciones para residentes que viven cerca de pozo petrolero en Inglewood

salud
Las normas de seguridad que rigen el campo petrolero permiten que las operaciones se lleven a cabo a sólo 400 pies de los hogares.
(Los Angeles Times )

Varios activistas locales entregan miles de peticiones pidiendo salvaguardas más fuertes para los residentes que viven cerca del campo petrolífero urbano del condado de Los Ángeles.

La entrega marca el primer aniversario del desastre de un derrame en el campo petrolífero de Inglewood, que expuso a los residentes cercanos a una nube de benceno tóxico.

Los residentes locales de Baldwin Hills y los defensores del medio ambiente entregaron miles de firmas de petición al Departamento de Planificación Regional del condado exigiendo mayores protecciones de salud y seguridad para las familias.

El campo petrolífero de Inglewood es el más grande del país y viven más de un millón de personas a cinco millas de sus límites.

Anuncio

Hace un año, un tanque de contención se derramó en el campo petrolífero, liberando una nube de benceno tóxico y exponiendo a los residentes dentro de los 4.100 pies a un carcinógeno conocido que alcanzó casi siete veces el límite legal de la Agencia de Protección Ambiental (EPA).

Las normas de seguridad actual que rigen al campo petrolífero permiten que las operaciones petroleras se lleven a cabo a sólo 400 pies de los hogares y las escuelas, lo que pone a las familias de Baldwin Hills en riesgo de futuros incidentes de derrames, así como la contaminación del aire y los efectos negativos para la salud, sostienen los activistas.

En un borrador inicial de actualización de los estándares de seguridad publicado en septiembre, el condado no logró fortalecer significativamente estos estándares, incluso al ignorar las llamadas de los residentes locales para aumentar la zona de amortiguación alrededor del campo petrolífero a 2.500 pies, afirman los organizadores.

Los comentarios entregados por los residentes locales instan al supervisor Mark Ridley Thomas a escuchar las inquietudes de la comunidad y ordenar al Departamento de Planificación Regional del condado, que actualice estas salvaguardas propuestas para abordar mejor las amenazas que Inglewood Oil Field representa para la salud pública y el medio ambiente.

Anuncio

“La propuesta actual del condado es lamentablemente escasa de lo que se necesita para proteger adecuadamente a los residentes de Los Ángeles de los peligros de la perforación petrolera en los vecindarios, y hoy estamos aquí para enviar un fuerte mensaje de que nuestras comunidades merecen algo mejor”, dijo Mónica Embrey, representante sénior de Campaña de Sierra Club.

“Se ha permitido que este campo petrolífero masivo opere a sólo pies de nuestras casas y escuelas durante demasiado tiempo, mientras que los reguladores ignoran las serias preocupaciones expresadas por los residentes cercanos. Es hora de que el condado comience a tomar en serio estas preocupaciones y efectue medidas significativas para proteger a nuestras comunidades y nuestro clima”, agrega.

Mientras los supervisores no han ofrecido comentarios sobre la entrega de firmas, Maya Golden-Krasner, directora adjunta y abogada principal del Instituto de Derecho Climático del Centro para la Diversidad Biológica, indica que el proyecto de regulaciones hace algo más que demostrar que el condado está metiendo “la cabeza bajo tierra” cuando se trata de este campo petrolífero.

“Al hacer sólo pequeños ajustes a sus regulaciones obsoletas, el condado ignora por completo las preocupaciones de la comunidad, la crisis climática y su propio plan de sostenibilidad, que exige una eliminación controlada de la perforación para el 2045", concluye Embrey.


Anuncio