Anuncio

Curas falsas, estafas, medicamentos falsificados y aumento de precios: los depredadores atacan durante el coronavirus

El 12 de marzo, los funcionarios de la Patrulla Fronteriza descubrieron kits de prueba falsos de coronavirus en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles que fueron enviados desde Reino Unido. Los funcionarios buscan más productos falsos.
(U.S. Customs and Border Protection)

Las autoridades locales y federales dicen que muchos fraudes han surgido en medio de la pandemia del coronavirus, alimentándose del miedo y la confusión que genera el virus y su falta de cura o vacuna.

Hace tres semanas, sonó el teléfono celular de Lorina. Al ver que era una llamada local, la residente de 61 años de Riverside respondió.

La voz de una mujer dijo que estaba trabajando con Medicare, el programa nacional de seguro de salud, para distribuir pruebas de COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus. Todo lo que necesitaba, dijo la mujer, era el nombre, la dirección y la información del Seguro Social y Medicare de Lorina.

“Y tonta, se lo di”, dijo Lorina, quien pidió que no se usara su apellido para proteger su privacidad, en una entrevista.

Ese es uno de los muchos fraudes que las autoridades locales y federales dicen que surgieron en medio de la pandemia de COVID-19, alimentando el miedo y la confusión generados por el virus y su falta de cura o vacuna.

Anuncio

Se extienden en su nocividad, desde proveedores de tratamientos médicos poco ortodoxos en la venta ambulante de remedios para COVID-19, hasta sofisticados estafadores de Medicare, ladrones de identidad y estafadores que solicitan inversiones en tratamientos de coronavirus que no existen o no son reconocidos por científicos gubernamentales.

“Desafortunadamente, no hay escasez de personas que intentan sacar provecho de esta crisis”, dijo Nick Hanna, fiscal estadounidense en Los Ángeles, en una entrevista.

Hanna ha asignado un fiscal en su oficina para coordinar casos de fraude COVID, revisando consejos de una línea directa sobre posibles estafas dentro del extenso distrito de Central California y coordinando con el FBI y la variedad de otras agencias federales que investigan este tipo de casos. Un segundo fiscal supervisa las investigaciones sobre el aumento de precios y el acaparamiento de suministros médicos y otros productos de gran demanda durante la crisis.

Hanna dijo que su oficina está priorizando casos que tendrían el mayor impacto y efecto disuasorio, enfocándose en aquellos que afectan la salud y la seguridad pública. Se negó a especificar el número de investigaciones en curso en el distrito.

Anuncio

“Tenemos un montón de cosas en proceso”, aseguró, incluidas averiguaciones sobre kits de prueba falsos, acaparamiento y aumento de precios: “toda la gama”.

En Mill Valley, la gente aúlla para expresar su apoyo a los trabajadores de primera línea - y para la liberación emocional

En un esquema generalizado, dijo Timothy DeFrancesca, un agente especial que dirige la oficina del Inspector General del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Los Ángeles, los estafadores llaman a los beneficiarios de Medicare a sus hogares, tocan sus puertas o se acercan a ellos en los estacionamientos de los supermercados, tiendas y farmacias, luego les ofrecen kits de prueba caseras para COVID-19 o paquetes de desinfectante para manos, mascarillas y otro equipo de protección.

Lo que buscan, señaló DeFrancesca, es información personal como números de Medicare, que pueden usar para facturar al gobierno federal por procedimientos que no se realizan y equipos costosos que no se necesitan. No están limitados por estafar sólo a Medicare, aseguró, armados con esta información, “podrían usarla para cualquier tipo de esquema de fraude financiero”.

Anuncio

Cualquier llamada telefónica no solicitada o visita de alguien que dice trabajar para o con Medicare debe ser “una alarma inmediata”, subrayó DeFrancesca.

Lorina, la mujer de 61 años a la que le hablaron pidiéndole su información de Medicare, dijo que no sospechaba que algo estuviera mal. La mujer en el teléfono “fue agradable”, recordó. “No tenía prisa. Pero después de darle mi información, iba a hacerle un par de preguntas y ella simplemente colgó”.

Dos semanas más tarde, estaba hojeando el boletín distribuido por su complejo de apartamentos para personas mayores cuando, entre las recetas y las búsquedas de palabras, vio una advertencia de un grupo llamado Senior Medicare Patrol. La estafa que describió, pensó, sonaba mucho como su prometido kit de prueba COVID-19.

Informó el incidente a una línea directa que figura en el boletín y se preocupó. Ella no ha recibido ningún kit, tampoco ninguno de los equipos médicos caros e innecesarios que los estafadores suelen cobrar al gobierno federal, expuso.

Anuncio

“Me preocupa que la gente haga algo así, pero creo que están encontrando tontos como yo”, dijo. “Confío en las personas, confío demasiado, esa es la cuestión”.

Hasta el lunes, la Comisión Federal de Comercio, la agencia encargada de proteger a los consumidores estadounidenses, ha presentado unas 16.800 denuncias de fraude relacionado con el coronavirus, con una pérdida total reportada de $12.78 millones. La pérdida media para un demandante es de $570.

Mónica Vaca, directora asociada de la FTC para la respuesta y operaciones del consumidor, señaló dos razones por las cuales la pandemia ha servido como trampolín para el fraude.

Anuncio

“Primero, está en las noticias”, señaló Vaca en una entrevista. “Los estafadores siguen los titulares. Y segundo, desencadena una reacción altamente emocional. Se alimentan de eso”.

California lidera la nación con aproximadamente 2.000 informes a la FTC de fraude, robo de identidad y otras estafas relacionadas con el brote de coronavirus, 800 más que Florida, el estado con la segunda mayor cantidad de quejas.

La FTC ha enviado cartas a 25 empresas e individuos, advirtiéndoles que han infringido las leyes de protección al consumidor al vender supuestos remedios para COVID-19, que incluyen soluciones herbales chinas vendidas por una farmacia en Kansas City, aceites esenciales comercializados por un yogui de Buena Park que se hace llamar “Dr. Fresh”, y, más que cualquier otra sustancia, plata coloidal. A pesar de la insistencia de los funcionarios federales de salud de que la plata coloidal no cura nada e incluso puede dañar su salud, una serie de empresas lo han promocionado como un antídoto para el COVID-19.

John Baxter, cuya compañía de tecnología con sede en Orlando recibió una carta de advertencia de la FTC, dijo que tenía problemas para encontrar un proveedor de plata porque muchos se habían agotado. Compró alrededor de $1.000 y anunció un “Paquete para el Coronavirus de Plata Coloidal”, que pretendía vender como líder de pérdidas, reveló en una entrevista.

Anuncio

Después de recibir el rechazo de la FTC, la FDA, Amazon y Facebook, que se negaron a publicar sus anuncios, dijo: “Pensé: Bien, lo dejaré".

“Es bueno para el público hacer su investigación”, indicó Baxter, “pero he tenido buen éxito con el producto. No me he enfermado en siete años”.

La FTC también advierte sobre estafas de robocall e impostores, que los estafadores han alimentado con referencias al coronavirus “para hacer las cosas un poco más aterradoras”, señaló Vaca, de la FTC.

Salud

Anuncio

En algunas de estas estafas, los criminales ofrecen ayudar a las empresas y a los individuos a solicitar pagos de asistencia del gobierno, advirtió Vaca, ya sea para obtener su información personal o extraer una tarifa falsa por la presentación de “ayuda” para el alivio económico.

Confundido y temeroso como está el país, esta estafa ha encontrando víctimas en cada grupo de edad, apuntó. “Podrías pensar, ‘le he advertido a la abuela; estamos bien’, pero este fraude, estas estafas, son como disparar a los pájaros. Está dirigido a todos”.

Hanna, el principal fiscal federal en Los Ángeles, dijo que seguramente el alcance y la amplitud de tales estafas crecerán a medida que el gobierno distribuye pagos a millones de personas afectadas por la crisis, ofreciendo un nuevo grupo para que los estafadores exploten.

“Estas no son personas estúpidas”, subrayó. “La gente trabaja duro por su dinero, y estos individuos trabajan duro pero para robar su dinero”.

Anuncio

Hasta la fecha, la oficina de Hanna ha acusado a dos personas de vender curas falsas para el COVID-19.

Keith Lawrence Middlebrook, un actor y culturista, anunció a sus 2.4 millones de seguidores de Instagram una píldora que inoculaba a las personas del virus y una cura para la enfermedad que causa. Sus videos de Instagram fueron vistos cientos de miles de veces.

Middlebrook fue acusado de fraude electrónico, arrestado en lo que él creía que sería una cita con un inversor a quien había solicitado una inversión de $300.000, según la declaración jurada de un agente del FBI presentada ante el tribunal. El “inversor” era un agente encubierto.

Middlebrook, cuyo abogado no respondió a una solicitud de comentarios, fue liberado después de que su madre pagó su fianza. Entre las condiciones de su liberación: no puede “promover, comercializar, publicitar y / o solicitar inversiones” para ninguna “cura o tratamiento preventivo para el COVID-19", dice su expediente.

Anuncio

Frank Richard Ludlow, residente de Reino Unido, fue acusado el mes pasado en Los Ángeles de introducir drogas mal etiquetadas en el comercio interestatal con la intención de defraudar o engañar. Fue arrestado por las autoridades británicas en el sur de Inglaterra; no estaba claro en los registros judiciales si había contratado a un abogado.

Ludlow, quien durante años vendió una “cura milagrosa” llamada “Remedio de la Trinidad”, volvió a empaquetar el producto como un tratamiento para el COVID-19 y envió docenas de los supuestos antídotos a Los Ángeles y Utah, según Virginia Keys, una agente especial de la Oficina de Investigaciones Criminales de la FDA.

El remedio Trinity, según una mujer de Utah entrevistada por los investigadores, era una mezcla de vitamina C, sales de potasio, mezcla de enzimas y peróxido de hidrógeno. La mujer, que sufría problemas de salud “graves”, comenzó a tomar este cóctel en 2017.

“Se suponía que el consumidor debía agregar 18 onzas de agua, decir una oración, beber la mitad de la solución, tomar un probiótico junto con polen de abeja y luego ingerir el resto de la solución”, escribió Keys.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio