Anuncio
Share

Jóvenes negros y latinos están muriendo de COVID-19 a tasas más altas en California

Scott Blanks, de 34 años, murió de COVID-19 el 27 de marzo.
(Karen Blanks)

Los latinos y los negros menores de 50 años están muriendo de coronavirus a un ritmo alarmante en California

Los californianos negros y latinos de entre 18 y 64 años mueren con mayor frecuencia de COVID-19 que sus contrapartes blancas y asiáticas en relación con su porcentaje en la población, según muestra un análisis del Times de los datos del departamento de salud estatal.

Las cifras recientemente publicadas del nuevo coronavirus muestran una vez más las profundas disparidades raciales y étnicas en las probabilidades de supervivencia de las personas. En este caso, los datos también contradicen la creencia de que la vejez es el principal factor de riesgo de muerte.

Al tener en cuenta la parte de la población de cada grupo, los pacientes negros y latinos menores de 65 años tenían tasas de mortalidad más altas que incluso los negros y latinos de la tercera edad, aunque las personas mayores de 65 años todavía representan la abrumadora mayoría de las muertes por COVID-19. La tendencia es particularmente notable entre los individuos de 18 a 49 años, encontró el análisis del Times.

Datos raciales preliminares publicados por funcionarios de salud en California y el condado de Los Ángeles a principios de este mes sugirieron que los latinos no sumaban una tasa más alta de infección o muerte por el virus. Pero los expertos advirtieron que esos hallazgos probablemente estaban desequilibrados por el hecho de que los latinos, el grupo étnico más grande de California, son típicamente más jóvenes que otros grupos demográficos. Los expertos predijeron que surgirían tasas más altas una vez que salieran datos completos.

Anuncio

Eso parece haberse confirmado en los últimos días, ya que el departamento de salud del estado comenzó a proporcionar datos más detallados, desglosados en grupos de edad, para dar cuenta de la variación entre los grupos raciales y étnicos.

“Lo que estamos viendo es que en la población más joven... ahora las diferencias entre los negros y los latinos se hicieron muy evidentes”, expuso la Dra. Sonia Angell, directora del Departamento de Salud Pública de California.

El programa había trabajado con laboratorios en Wuhan, China, y en todo el mundo para detectar virus mortales que pudieran saltar de los animales a los humanos.

A medida que avanza la pandemia, las marcadas disparidades en los resultados de salud del COVID-19 han puesto de relieve las desigualdades socioeconómicas entre razas y el acceso desigual a la atención médica. Las muertes recientes también revelan el papel que desempeñan las condiciones de salud subyacentes, como las enfermedades cardíacas, la obesidad, la diabetes y el asma, en el impacto amplificado en las comunidades negras y latinas.

“Ninguno de nosotros sabía cómo serían los resultados del estudio. Pero sabemos que esto va a afectar desproporcionadamente a las comunidades que cuentan con menos recursos, pues tienen tasas más altas de enfermedades subyacentes”, manifestó Angell. “Esa es la realidad de las desigualdades en nuestro país. Es algo que estamos trabajando muy duro para abordar. No es aceptable. No lo es”.

Entre los pacientes de 18 a 49 años, los residentes negros mueren casi dos veces y media más que el total de su porcentaje en la población del estado. En comparación, las personas negras mayores de 65 años fallecen dos veces más que su porcentaje en ese grupo de edad. Las disparidades de muerte de los latinos también disminuyen a medida que los pacientes envejecen, según el análisis.

La tendencia va en la dirección opuesta para los pacientes blancos y asiáticos, según el análisis. A medida que esos dos grupos envejecen, sus índices de mortalidad aumentan, aproximadamente el doble para pacientes de 65 años o más en comparación con el grupo de edad de 18 a 49 años.

Para calcular estas proporciones, el Times dividió el porcentaje de muertes totales en cada grupo de edad por su porcentaje en la población para ese rango de edad. Por ejemplo, los negros de 18 a 49 años representan el 15% del total de decesos, pero un poco más del 6% de la población, lo que significa que estaban sobrerrepresentados en una proporción de 2.4 a 1.

Según el departamento de salud del estado, alrededor del 7% de las muertes carecen de información demográfica. Los californianos más viejos están siendo los más afectados, y las personas mayores representan más del 75% de los decesos, o más de 1.000 individuos, muestran las cifras estatales. Han fallecido más de 300 jóvenes, incluidos 165 latinos y 42 pacientes negros.

En general, los nativos de Hawái y otros isleños del Pacífico están muriendo de manera más desproporcionada, cuatro veces su número en la población del estado. Les siguen los californianos negros y asiáticos.

Las azafatas quieren que los vuelos no esenciales se detengan en medio del brote de coronavirus

Los blancos están poco representados y los latinos tienen la tasa proporcional más baja, representando el 32% de las muertes, pero el 39% de la población, en parte porque el grupo étnico se compone de jóvenes y nadie en California menor de 18 años ha fallecido aún de COVID-19 .

Se ha descubierto que los afroamericanos tienen tasas más altas de diabetes, presión arterial alta, obesidad y muertes relacionadas con el tabaquismo que los blancos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Tienen una esperanza de vida más baja y es más probable que no vean a un médico debido al costo, según muestran los datos de los CDC.

Los latinos tienen una tasa de mortalidad más baja en general que los blancos, pero una tasa de mortalidad por diabetes 50% más alta al igual que tasas más altas de presión arterial y obesidad mal controlada, según los CDC.

Los expertos médicos dijeron que los datos que muestran mayores disparidades raciales para las personas más jóvenes en California y otros estados van en contra de la creencia convencional al principio del brote de que la vejez era el principal factor de riesgo y que los individuos más jóvenes que contrajeron el coronavirus experimentarían algo similar al resfriado común o una gripe leve.

“Eso fue antes de que entendiéramos las otras variables que ponen en riesgo a las personas”, dijo la Dra. Clyde Yancy, profesora y jefa de cardiología de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern. “No son inmunes al riesgo sólo porque son jóvenes. Una vez que la hipertensión está presente, una vez que la obesidad está presente, y especialmente la enfermedad cardiovascular preexistente, independientemente de la edad, existe un mayor riesgo, y los datos del Departamento de Salud de California aparentemente lo están confirmando”.

California no es el único lugar donde los datos de salud emergentes han dejado en claro que las comunidades de color están sufriendo desproporcionadamente. El coronavirus está matando a personas negras y latinas a tasas más altas que las blancas en la ciudad de Nueva York y otras ciudades, expuso.

“Como sociedad civil no deberíamos estar dispuestos a tolerar el sufrimiento desproporcionado de ningún segmento de nuestra población”, dijo Yancy. “Esto es inaceptable y podemos hacer un mejor trabajo”.

Scott Blanks, un asistente dental de 34 años de Whittier, murió el mes pasado de COVID-19. Estuvo enfermo durante dos semanas antes de ir a la sala de emergencias y hacerse la prueba, según su familia.

Scott Blanks tuvo asma de niño pero no mostró síntomas ni requirió tratamiento de adulto. Murió de COVID-19 el mes pasado.
(Jessie Funes-Macdonald)

Karen Blanks no cree que saber que el virus estaba matando a personas negras y latinas a tasas más altas habría evitado el deceso de su cuñado. Lo que pudo haber hecho una verdadera diferencia es si los funcionarios federales hubieran tomado el virus más en serio y presionado para que se les ordenara quedarse en casa, manifestó.

“Ataca a quién va a atacar”, dijo. “No creo que saber eso hubiera salvado a Scott o cualquier persona negra o latina. Debido a que eres negro, latino o asiático, no elige a quién quiere enfermar. Simplemente ataca”.

La Dra. Nadine Burke Harris, cirujana general de California, expuso que el COVID-19 ha enfocado más el mayor riesgo que enfrentan las comunidades de color como resultado de las condiciones de salud subyacentes.

“Cuando hay algo así como este virus pandémico que se extiende por todas nuestras comunidades y vemos que las personas negras y latinas están muriendo a un ritmo mayor”, señaló, “es algo por lo que todos deberíamos estar preocupados, ¿verdad?. Eso muestra si estamos satisfaciendo adecuadamente las necesidades de toda nuestra población”.

Las condiciones de salud subyacentes combinadas con la falta de acceso a servicios de salud asequibles ponen a los negros y latinos en mayor riesgo en general, observó Sergio Aguilar-Gaxiola, director del UC Davis Center for Reducing Health Disparities.

Una gran variedad de factores puede exlicar las tasas de mortalidad por coronavirus más altas para los negros menores de 50 años, dijo. En general, tienden a laborar en trabajos de servicio que requieren que abandonen su hogar para ganarse la vida, lo que aumenta su riesgo de contagio, enfatizó.

“No tienen el lujo de poder sobrevivir trabajando desde casa”, subrayó Aguilar-Gaxiola. “Sus empleos requieren su presencia, lo que arriesga sus vidas al infectarse”.

Eso se agrava al no reconocer los síntomas de inmediato o buscar atención médica oportuna debido a la desconfianza en los hospitales y los mensajes de salud pública.

Los latinos menores de 50 años también son un grupo de edad vulnerable debido a la mayor tasa de trabajadores manuales y de servicio, dijo. Además, los latinos tienen tasas más bajas de cobertura de seguro de salud, especialmente en la comunidad indocumentada.

Ambos grupos experimentan condiciones de hacinamiento en las viviendas a tasas más altas y a menudo se espera que brinden atención a los padres y abuelos mayores, destacó Aguilar-Gaxiola. Un informe reciente del Times encontró que el condado de Los Ángeles tiene cinco de los 10 códigos postales con mayor hacinamiento en Estados Unidos y las autoridades de salud pública dijeron que tales condiciones de vivienda pueden acelerar la propagación del virus.

Los blancos y los asiáticos tienden a ser más educados, lo que se traduce en trabajos altamente calificados que a menudo se pueden hacer de forma remota.

Incluso si pueden acceder a la atención médica, los negros y los latinos enfrentan barreras con los proveedores médicos para que tomen sus dolencias tan en serio como con otros grupos.

“Es importante reconocer que la historia del maltrato con las comunidades de color por parte de nuestras instituciones de atención médica también puede desempeñar un papel en el nivel de confianza que algunas comunidades pueden tener”, expuso Burke Harris.

Marta Segura, consultora de justicia ambiental y salud pública con sede en Los Ángeles, señaló que los últimos datos “definitivamente muestran que los latinos están más afectados de lo que se pensaba anteriormente, y se debe a las desigualdades históricas sobre estas comunidades negras y latinas”.

Segura dijo que las comunidades de color también son más vulnerables a COVID-19 porque tienen una mayor exposición a una serie de enfermedades sociales y ambientales que amplifican su riesgo de enfermedad.

“Los latinos y los afroamericanos viven más cerca de las autopistas, en vecindarios donde hay mucha más contaminación y perforaciones petrolíferas, lo que causa más enfermedades como el asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, la diabetes y las enfermedades del corazón”, subrayó.

Para evitar resultados tan desiguales en el futuro, dijo Segura, los funcionarios estatales deben corregir las causas fundamentales e ir más allá de expandir las pruebas y el tratamiento y otras medidas que responden sólo a la emergencia de salud inmediata.

“Esa es la curita para mitigar los estragos de esta pandemia en particular”, señaló Segura. “Sin embargo, si queremos lidiar con los desastres y las pandemias del futuro, debemos abordar las fallas más grandes de nuestras políticas y marcos económicos en todas las comunidades, pero particularmente en las comunidades de color que se han visto afectadas de manera desproporcionada”.

Angell, el director de salud del estado, dijo que California se ha movido para contrarrestar las disparidades raciales durante la pandemia, incluso antes de haberlo confirmado a través de los datos de los pacientes.

Estos pasos incluyen proporcionar pruebas y tratamiento a los beneficiarios de Medi-Cal, la versión de Medicaid de California, anuncios de servicio público dirigidos a inmigrantes indocumentados y un impulso para abrir docenas de sitios de prueba en comunidades predominantemente negras y latinas en todo el estado.

“Si bien tenemos estos datos”, señaló Angell, “no los necesitábamos para actuar”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio