Anuncio
Share

La Administración Trump puso fin a un programa de alerta pandémica que podría haber detectado el coronavirus

El programa había trabajado con laboratorios en Wuhan, China, y en todo el mundo para detectar virus mortales que pudieran saltar de los animales a los humanos.

Dos meses antes de que surgiera el nuevo coronavirus que comenzó su avance mortal en Wuhan, China, la administración Trump puso fin a un programa de alerta temprana pandémico de $ 200 millones destinado a capacitar a científicos en China y otros países para detectar y responder a tal amenaza.

El proyecto, lanzado por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional en 2009, identificó 1,200 virus diferentes que tenían el potencial de estallar en pandemias, incluidos más de 160 nuevos coronavirus. La iniciativa, llamada PREDICT, también capacitó y apoyó al personal en 60 laboratorios extranjeros, incluido el laboratorio de Wuhan que identificó el SARS-CoV-2, el nuevo coronavirus que causa el COVID-19.

El trabajo de campo cesó cuando se agotaron los fondos en septiembre, y las organizaciones que trabajaron en el programa PREDICT despidieron a docenas de científicos y analistas, dijo Peter Daszak, presidente de EcoHealth Alliance, una figura clave en el programa.

El miércoles, la USAID otorgó una extensión de emergencia al programa, emitiendo $ 2.26 millones en los próximos seis meses para enviar expertos que ayudarán a los laboratorios extranjeros a combatir la pandemia. Pero los líderes del programa dicen que la financiación hará poco para promover la misión original de la iniciativa.

Anuncio

“Mira el nombre: nuestros esfuerzos fueron para predecir esto antes de que sucediera. Esa es la parte del programa que fue emocionante, y esa es la parte que me preocupa”, dijo Daszak.

Un premio Nobel predijo la recuperación de China semanas antes de que ocurriera. Analizando los números, ve un resultado global mucho más brillante que muchos expertos.

“Es absolutamente crítico que no descartemos la idea de un programa predictivo y proactivo a gran escala que intente revelar las pandemias antes de que sucedan. Cortar un programa que de alguna manera podría reducir el riesgo de que cosas como el COVID-19 ocurran nuevamente es, en cualquier medida, miope ”, agregó.

No está claro si otra donación de cinco años habría atenuado el impacto de la pandemia actual. Pero la Administración Trump ha sido objeto de mayores críticas por sus decisiones pasadas para degradar la seguridad sanitaria global, incluidas las propuestas para recortar fondos a las agencias científicas y la eliminación del puesto de salud global clave del Consejo de Seguridad Nacional.

Anuncio

Un portavoz de USAID dijo que PREDICT era “solo un componente de los esfuerzos de seguridad de la salud global de USAID y representaba menos del 20% de nuestros fondos”. También dijo que una nueva iniciativa para detener la propagación de virus de animales a humanos está programada para agosto.

El proyecto PREDICT, que funcionó en dos ciclos de financiación de cinco años que concluyeron formalmente en septiembre pasado, inscribió a epidemiólogos y veterinarios de vida silvestre para examinar los tipos de interacciones entre animales y humanos que los investigadores sospechan condujeron al brote actual de COVID-19.

La pandemia “no nos sorprendió, desafortunadamente”, dijo Jonna Mazet, directora ejecutiva del One Health Institute en la Escuela de Medicina Veterinaria de UC Davis, quien se desempeñó como directora global de PREDICT durante una década. “El trabajo ha estado en curso durante algún tiempo. Y cuando llega la crisis, todos se ponen de pie, se dan cuenta y dicen: ‘Está bien, te creemos’”.

El proyecto PREDICT, lanzado en respuesta al susto de la “gripe aviar” H5N1 de 2005, reunió especímenes de más de 10,000 murciélagos y otros 2,000 mamíferos en busca de virus peligrosos. Detectaron alrededor de 1.200 virus que podrían propagarse de los animales salvajes a los humanos, lo que indica un potencial pandémico. Más de 160 de ellos eran nuevos coronavirus, al igual que el SARS-CoV-2.

Anuncio

También tomaron muestras de sangre de personas en zonas rurales de China y descubrieron que, al vivir entre la vida silvestre, habían estado expuestos a coronavirus, una clara señal de que, si esos virus se propagan fácilmente, podrían propagarse entre los humanos. Eso “levantó la bandera roja”, dijo Mazet.

“Los coronavirus saltaban fácilmente a través de las líneas de especies y tendríamos que vigilarlos para prevenir las epidemias y pandemias”, dijo.

Persiguen a estafadores, amenazando con emprender acciones legales si continúan promoviendo prevenciones y curas falsas del coronavirus

El programa también capacitó a casi 7,000 personas en los sectores médico y agrícola en 30 países de Asia, África y Medio Oriente para ayudarlas a detectar nuevos virus mortales por su cuenta. Uno de esos laboratorios fue el Instituto de Virología Wuhan, el laboratorio chino que identificó rápidamente el SARS-CoV-2, dijo Mazet.

Anuncio

El laboratorio de Wuhan recibió fondos de USAID para equipos, y los coordinadores de PREDICT conectaron a los científicos allí con investigadores de otros países para sincronizar el seguimiento de nuevos virus antes del SARS-CoV-2.

El segundo ciclo de financiación del proyecto concluyó el 30 de septiembre de 2019, menos de dos meses antes de que el nuevo coronavirus probablemente comenzara a propagarse. Se le otorgó una extensión de seis meses de cero dólares, hasta marzo de 2020, para redactar informes finales.

Dennis Carroll, un científico muy respetado que dirigió la división de amenazas emergentes de USAID, supervisó la iniciativa durante su duración, pero se retiró cuando se cerró. Carroll no respondió a una consulta del Times, pero le dijo al New York Times el año pasado que para enero de 2019, el programa había “colapsado y estaba en hibernación”, y que su finalización se debió a “la ascensión de burócratas adversos al programa”.

Otros miembros del consorcio incluyeron el Centro de Infección e Inmunidad de la Universidad de Columbia y varios institutos que administran los principales zoológicos de EE.UU.

Anuncio

A principios de este año, cuando despegó el COVID-19, los legisladores estadounidenses expresaron su frustración por el final del programa.

Aquí hay un vistazo más de cerca a algunos de los medicamentos que se están probando, para evaluar su efectividad contra el COVID-2

“Abordar y prevenir la propagación del coronavirus y los posibles brotes de enfermedades pandémicas es un asunto serio que requiere recursos adecuados y cooperación entre expertos en todo el gobierno federal”, escribieron las senadoras Elizabeth Warren y Angus King en una carta al administrador de USAID a principios de este año, pidiendo detalles sobre la decisión.

El miércoles, el programa PREDICT se extendió hasta septiembre para ofrecer asistencia técnica de emergencia a laboratorios extranjeros que luchan contra la pandemia de coronavirus. Hasta la fecha, los laboratorios respaldados por PREDICT en Malasia, Tailandia e Indonesia están realizando pruebas activas para detectar casos de coronavirus, dijo Daszak, y ha estado enviando reactivos y otros suministros para ayudarlos.

Anuncio

Mientras tanto, en Ruanda, los científicos que habían sido entrenados en el programa PREDICT pusieron en marcha medidas tempranas de distanciamiento social, dijo Mazet. “Creo que lo que estábamos haciendo ha cambiado los resultados para muchos países”, dijo.

“Pero desafortunadamente, no el nuestro”, agregó.

Daszak dijo que está ansioso por examinar más a fondo los cientos de muestras de vida silvestre recolectadas durante la iniciativa PREDICT a lo largo de los años, buscando identificar si alguno de ellos podría haber sido un huésped intermedio para el virus que actualmente está barriendo el mundo.

Pero con el presupuesto y el cronograma limitados, los esfuerzos para continuar el trabajo de campo en profundidad bajo PREDICT serán mínimos. La mayoría de los fondos de extensión se enfocarán en silenciar el brote actual, no en prevenir el próximo.

Anuncio

“Es de sentido común conocer a tu enemigo”, dijo Daszak. “En cambio, todos nos escondemos dentro de nuestras casas mientras esperamos una vacuna, esa no es una buena estrategia global para combatir un virus peligroso”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio