Anuncio

¿Qué puede hacer una ciudad cuando la mitad de su población se encuentra en la mira del coronavirus?

 Dickey's Barbecue Pit in Rancho Mirage
Lisa Weaver toma un pedido de un residente en Dickey’s Barbecue Pit en Rancho Mirage, un centro turístico y lugar de retiro.
(Gina Ferazzi / Los Angeles Times)

El Valle de Coachella puede ser conocido por los festivales y el golf, pero alberga algunas de las concentraciones más densas de personas mayores de California, un grupo de alto riesgo de contraer el coronavirus.

Fue una elección que Lisa Weaver deseaba no tener que tomar.

Por una parte, mantener abierto su restaurante. Arriesgarse al contacto con alguien que tiene el coronavirus. Traer la enfermedad a casa en donde su pareja, doblemente vulnerable, tiene 68 años y sufre un trastorno autoinmune.

O, cerrar Dickey’s Barbecue Pit y correr el riesgo de perder su inversión, la mitad del dinero que había reservado para la jubilación. Weaver tendría que despedir a sus empleados restantes. Para al menos uno de ellos, ese cheque de pago significa la diferencia entre tener un refugio o la calle para su madre y sus hermanos menores.

“Nunca pensé que vería algo peor que el verano”, dijo Weaver un domingo durante la temporada alta en este complejo y lugar de retiro. El verano es cuando las temperaturas se disparan, los turistas desaparecen y los negocios se evaporan. “Compré este restaurante hace un año. No es algo que volvería a hacer, sabiendo lo que sé ahora”.

Anuncio

El Valle de Coachella puede ser mejor conocido por festivales de música, torneos de tenis y campeonatos de golf, pero también es el hogar de algunas de las concentraciones más densas de personas mayores en California, la misma gente con el riesgo más alto de contraer el coronavirus simplemente por el año en que nacieron.

Ese hecho ha cambiado la vida diaria aquí de manera dramática. Diez días antes de que el gobernador Gavin Newsom emitiera una orden de permanencia en el hogar para todo el estado, el funcionario de salud pública del condado de Riverside recomendó que “aquellos en el Valle de Coachella que sean ancianos y tengan afecciones subyacentes, incluidas las personas que son VIH positivas, limiten los viajes no esenciales y las grandes reuniones públicas”.

Las pautas específicas del Dr. Cameron Kaiser llegaron pocos días después de que el Condado anunciara su primer caso de COVID-19 adquirido localmente. Los funcionarios del gobierno y del hospital no identificaron el “paciente cero” del Condado, pero se cree que es una mujer de Rancho Mirage de 83 años que fue hospitalizada el 1 de marzo, según el Desert Sun.

Muchos jubilados, que pasan el invierno aquí para escapar del mal tiempo, huyeron a casa mientras aún podían viajar. Las personas mayores que se ofrecen como voluntarios en toda la región se están refugiando en casa, por lo que se llamó a la Guardia Nacional para que echara una mano en el banco de alimentos regional del valle. El Ayuntamiento de Rancho Mirage ha emitido cheques de $8.000 para ayudar a los restaurantes afectados para sobrevivir. ¿El requisito principal? Que permanezcan abiertos para la entrega de alimentos hasta el 31 de mayo.

Anuncio

Al and Cathy Kurtz at their Rancho Mirage residence.
Al y Cathy Kurtz de Wisconsin no pueden usar la piscina comunitaria en su comunidad debido a los cierres por el coronavirus en Rancho Mirage. Algunos jubilados huyeron a su base de origen después de que el virus comenzó a extenderse; otros se están refugiando en casa.
(Gina Ferazzi / Los Angeles Times)

Este escarpado valle al pie de las montañas de San Jacinto es el hogar de tres ciudades de California con los porcentajes más altos de residentes mayores de 65 años: Indian Wells ocupa el segundo lugar, con el 59% de la población elegible para Medicare. Rancho Mirage es el No. 3 con 53%; Palm Desert ocupa el puesto número 8, con un 34%. (Encabezando la lista está Laguna Woods, en el condado de Orange, donde el 83% de la población tiene 65 años o más).

Al comienzo de la pandemia, “nuestra demografía estaba trabajando contra nosotros hasta cierto punto”, señaló el Dr. Alan Williamson, director médico de Eisenhower Health en Rancho Mirage. Entre los primeros pacientes del hospital “se encontraba el grupo del Country Club que viajó, se reunió y dio positivo por el COVID. Luego, muy rápidamente a partir de entonces, se convirtió en una enfermedad de toda la comunidad”.

Aunque muchos adultos mayores del área están en forma, activos y saludables, dijo Williamson, una gran cantidad de ellos “tienen diabetes, problemas de enfermedades pulmonares y problemas cardíacos... Son el final de la generación de la Segunda Guerra Mundial y la generación de la Guerra de Corea. Varios son fumadores”.

Anuncio

Lo que significa muchas condiciones subyacentes que hacen que las personas sean vulnerables al coronavirus. Pero Williamson atribuye a la población de adultos mayores el apego a las pautas para quedarse en casa, lo que ayuda a mantener los casos y muertes de COVID-19 de la región bastante estables en las últimas semanas.

El 12 de abril, el Departamento de Salud Pública del Condado de Riverside reportó 373 casos de COVID-19 y 17 decesos en las nueve ciudades del Valle de Coachella; para el viernes, casi dos semanas después, el número de casos había aumentado a 562, pero sólo se habían reportado cinco nuevas muertes.

“Hemos aplanado la curva. Estas palabras se han convertido de repente en lo que los estadounidenses anhelan escuchar... Y podemos decirlo para nuestro valle”, escribieron los líderes de Eisenhower Health en una carta del 20 de abril. "¡Afortunadamente, todos hemos estado haciendo las cosas correctas, hasta el punto en que Eisenhower ahora está tratando sólo a cinco (5) pacientes hospitalizados por COVID-19!”.

El impacto del virus, sin embargo, se ha generalizado aquí. El programa de Eisenhower Memory Care Center para personas con enfermedad de Alzheimer y demencia se cerró la semana del 16 de marzo “por precaución”. La Cámara de Comercio de Rancho Mirage canceló las ceremonias de apertura y las reuniones sociales y comenzó a ofrecer seminarios en la aplicación de Zoom: “Explicación del paquete de estímulo”, “Rescate de minoristas y restaurantes”, “Liderazgo en crisis”.

Anuncio

Un residente en Palm Springs encuentra un lugar tranquilo para leer en Tahquitz Creek Golf Resort, que fue cerrado debido a la pandemia.
(Gina Ferazzi / Los Angeles Times)

Los campos de golf estuvieron cerrados durante casi tres semanas, sus vastas extensiones verdes eran atractivas pero intocables. Se les permitió reabrir el 20 de abril con estrictas limitaciones. Las comunidades privadas y los clubes se han cerrado herméticamente. Incluso los automóviles en los estacionamientos de los supermercados parecen estar muy espaciados, como para mantener una especie de distancia social automotriz.

El FIND Food Bank, que atiende a comunidades en una franja de 5.000 millas cuadradas del desierto del sur de California, ha sido particularmente afectado. Debido a que tanta gente se ha quedado sin trabajo, la organización tuvo que agregar 19 nuevos sitios de distribución móvil.

“El setenta por ciento de nuestra base de voluntarios, alrededor de 5.000 anualmente, son adultos mayores de 65 años”, dijo Debbie S. Espinosa, presidenta de la organización con sede en Indio. “Son ancianos y jubilados. Cuando se dictó la orden de permanecer en casa, perdimos prácticamente a todos nuestros voluntarios regulares. Para colmo, la cantidad de personas a las que servimos incrementó de 30% a 45%".

Anuncio

Alrededor de dos docenas de miembros de la Guardia Nacional han comenzado a ayudar, empacando alimentos en el almacén y atendiendo a los mercados comunitarios gratuitos. Y Cardiff Limousine ahora está entregando comidas a unos 75 clientes mayores. Es un esfuerzo voluntario, señaló Espinosa. Lamentablemente, no es que los conductores tengan mucho más que hacer, en medio de la pandemia.

“La gente que nunca antes había estado en una fila de un banco de alimentos está acudiendo”, dijo Espinosa. “Llegará un caballero que dirá: ‘Me saltearé dos días de comida para que mis hijos no tengan que hacerlo’. Las personas que cuidan a los adultos mayores dicen: ‘Necesito asegurarme de que mi madre coma. Ya no puedo sostener a los dos porque mis horas se redujeron en un 75%’. Es difícil. Realmente lo es”.

La organización ACT for MS, que ayuda a los residentes de Coachella Valley diagnosticados con esclerosis múltiple, ha sido duramente afectada por el virus. La organización ofrece entrenamiento de fuerza, programas de ejercicio y ayuda con las facturas de electricidad, junto con otros servicios. La recaudación anual de fondos de marzo se ha reprogramado para diciembre. Sus programas de ejercicio, que ayudan a mitigar los impactos de la enfermedad, han sido suspendidos. Los gimnasios han cerrado.

Best Buy in Rancho Mirage
Los carritos de supermercado bloquean el área de estacionamiento frontal de Best Buy, que está abierta para recoger las compras en la acera como parte de los cierres de coronavirus en Rancho Mirage.
(Gina Ferazzi / Los Angeles Times)
Anuncio

Julie Drouyor extraña la terapia desesperadamente. La mujer de 54 años fue diagnosticada con esclerosis múltiple en 1992. Se retiró por discapacidad de su trabajo como analista financiera en la Universidad de California en 2016, a medida que su dolor aumentaba y su capacidad para moverse y pensar iban en picada.

En el invierno, ella y su esposo viven en un vehículo recreativo de 330 pies cuadrados en la frontera de Rancho Mirage y Palm Desert. En el verano, lo conducen a Idyllwild. No pueden hacer eso ahora, debido a las órdenes de permanecer en casa. Y Drouyor no tiene acceso a los programas de yoga adaptativo y ejercicios acuáticos que ayudan a mantener su movilidad.

“Tengo que pensar cada paso cuando camino”, dijo Drouyor, quien está inmunocomprometida. “He estado distraída... Ahí es donde el ejercicio con ACT para MS me ayuda. Cuando tienes una discapacidad, no cuentas con las mismas oportunidades. Cuesta bastante”.

Lisa Weaver estaba parada detrás de una protección improvisada para estornudos en su restaurante. En una mesa a su derecha había una muestra de toallas de papel, lejía, papel higiénico, paños y guantes desechables, productos básicos de restaurantes que vende para ayudarse a llegar a fin de mes.

Anuncio

En el lado positivo, la subvención de $8.000 de la ciudad de Rancho Mirage la ayudará a pagar a sus empleados durante el próximo mes o dos. En el lado negativo, era la hora del almuerzo de un domingo en la temporada alta del Valle de Coachella, y no había clientes.
Mientras reflexionaba sobre cómo viviría y aún mantendría abierto a Dickey, habló sobre sus planes de ayudar a su comunidad a sobrevivir los difíciles meses de la pandemia de COVID-19.

“Esta semana, vamos a alimentar a la Guardia Nacional y a los voluntarios en el banco de alimentos”, dijo, con una sonrisa brillante. “Tienen que comer ERM [comidas listas para ingerir] como si estuvieran en Afganistán”.

Weaver ha donado comidas a la Patrulla de Carreteras de California y al personal de la unidad COVID-19 del Centro Médico Eisenhower. Ella ha ayudado a alimentar a la población sin hogar de la región y tiene previsto llevar comidas a los trabajadores de las tiendas de comestibles.

Dickey's Barbecue Pit in Rancho Mirage
Un trabajador médico recoge su pedido de comida en Dickey’s Barbecue Pit en Rancho Mirage. La propietaria Lisa Weaver está colaborando para ayudar a su comunidad a sobrevivir alimentando a los trabajadores esenciales y sin hogar.
(Gina Ferazzi / Los Angeles Times)
Anuncio

Durante una semana más o menos, vivió con amigos para mantener segura a su pareja. Ahora, se ha mudado a casa, más o menos. Ella va y viene entre la habitación de invitados y la oficina a través de puertas corredizas de vidrio hacia el patio trasero, y no se aventura en ninguna otra parte de la casa.

“Ella me prepara comidas o me trae agua”, dijo Weaver sobre su pareja. “Lo deja en la puerta. Un día, ella no estaba y yo tenía hambre”.

¿La solución? Un pedido de Chipotle Mexican Grill a domicilio. Porque la cocina estaba fuera de los límites.

Los negocios, dijo, algunos han mejorado. Abril ha estado un tanto hacia arriba. Un donante generoso le dio $5.000, lo que pagará 1.000 comidas para las personas necesitadas. “Lloré", reveló. Ella ha estado anunciando un acuerdo especial que ha atraído clientes solidarios: “Compre una comida y alimentaremos a las personas sin hogar”.

Anuncio

Ella hizo una pausa y aclaró, igual “los alimentaremos independientemente de eso”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio