Anuncio

¿Es coronavirus o ataque de ansiedad la opresión en mi pecho?

Es más probable que cuando una persona se enferma de COVID19, los síntomas lleguen para quedarse por varios días.
Es más probable que cuando una persona se enferma de COVID19, los síntomas lleguen para quedarse por varios días.

(Anne Cusack / Los Angeles Times)

Si tienes algunos de los síntomas del coronavirus y te pasa por la cabeza que tal vez te has contagiado por sentir ese cansancio, falta de aire u opresión en el pecho, definitivamente no estás solo.

El miedo de contagiarse de una enfermedad desconocida como el COVID19 está en la mente de muchos nosotros, y como reportera no soy la excepción.

De hecho, todos en algún momento estamos confundiendo reacciones de nuestro cuerpo por algunos de los síntomas que vienen con el coronavirus, si en algún momento tenemos que lidiar con gente que no es parte de nuestra familia.

Lo cierto es que cuanto más ansiosos estamos, más sugestionables nos volvemos. Durante años he sufrido de ataques de ansiedad como mucha gente, y muchos otros que nunca la habían experimentado se empiezan a unir.

Anuncio

Una encuesta reciente de la Asociación Americana de Psiquiatría muestra que los estadounidenses están sufriendo de ansiedad. La encuesta encontró que cuatro de cada 10 sufren de ansiedad al pensar que pueden enfermarse gravemente o morir, cinco de cada 10 estadounidenses sufren ansiedad por contraer el coronavirus y seis de cada 10 sufren ansiedad por que los miembros de la familia contraigan el virus.

En los trastornos de ansiedad se dan episodios repentinos de ansiedad intensa y miedo o terror, mismos que alcanzan un máximo en una cuestión de minutos (ataques de pánico).

El cuerpo entonces reacciona con agitación o tensión, un aumento del ritmo cardíaco, respiración acelerada, sudoración, temblores, sensación de debilidad o cansancio, y opresión en el pecho, porque estamos activando una respuesta de “lucha o huida”.

Anuncio

Los que hemos experimentado esto, sabemos que esos síntomas y sensaciones nos hacen pensar que en cualquier momento podemos desmallarnos y hasta morir, a pesar de que no es cierto.

La “lucha u huida”, es la respuesta biológica del cuerpo al miedo que consiste en inundarme de adrenalina en un intento por garantizar que puedo escapar o vencer cualquier amenaza.

Entonces el sistema nervioso simpático del cuerpo se activa debido a la liberación repentina de hormonas. El sistema nervioso simpático estimula las glándulas suprarrenales provocando la liberación de catecolaminas, que incluyen adrenalina y noradrenalina. Esto resulta en los síntomas que he mencionado.

Anuncio

Una vez que la amenaza desaparece, el cuerpo tarda entre 20 y 60 minutos en volver a sus niveles previos a la excitación.

Con estos síntomas, es fácil sugestionarnos y pensar que podemos tener coronavirus.

Si has tenido una interrupción del sueño, cambio en el apetito, si te encuentras más irritable o sensible, si siente opresión en el pecho, es probable que estés sufriendo de ansias, y no es por demás.

Anuncio

Las autoridades siguen reportando enfermos y muertos por el coronavirus, el daño a la economía, así como la falta de una vacuna. A todo eso le agregamos la preocupación por perder el empleo o encontrarlo, y el no poder pagar las facturas.

Es más probable que cuando una persona se enferma de COVID19, los síntomas lleguen para quedarse por varios días, incluida la tos seca, la falta de olfato y gusto el cansancio, el dolor extremo de cuerpo y la diarrea. Si tiene dificultad para respirar, es mejor buscar atención medica de inmediato.

Asim Shah, profesor y vicepresidente ejecutivo en el Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento de Menninger en el Baylor College of Medicine sostiene que “las personas experimentan un mayor estrés y preocupación en tiempos de crisis como estamos enfrentando actualmente”.

Para el experto, hay tres grupos vulnerables de personas que se estresan más en un momento, entre ellos las personas con problemas de salud mental y abuso de sustancias, niños y personal de primera respuesta, como médicos y enfermeros.

Anuncio

Para aliviar el estrés, Shan recomienda que las personas se informen sobre la enfermedad de fuentes que son confiables y expertas en el tema. No obstante, es necesario que al mismo tiempo se alejen de cobertura constante de noticias.

“Escuchar la información continuamente causará más ansiedad”, dice Shah.

Las sugerencias son pasar tiempo con la familia, encontrar formas de ayudar a los necesitados, ver una comedia ligera o hacer actividades divertidas en el hogar.

Anuncio

En lo personal, a mi me ayuda respirar profundo, hacer matemáticas en la cabeza y repetirme que todo esto que estamos viviendo es solo una parte de nuestras vidas, no es nuestra vida entera.


Anuncio