Anuncio

Los virus más mortales que todavía nos acechan y su línea de ataque

El agente microscópico acelular solo puede reproducirse dentro de las células de otros organismo.
El agente microscópico acelular solo puede reproducirse dentro de las células de otros organismo.
(HECTOR RETAMAL/HECTOR RETAMAL/AFP via Getty Images)

Los virus son todavía más pequeños que las bacterias y necesitan huéspedes vivos como los seres humanos, las plantas o los animales para multiplicarse. De lo contrario, no pueden sobrevivir.

Cuando un virus ingresa al cuerpo, invade algunas de las células, se adueña de la maquinaria celular y la reorienta para producir el virus, explica Mayo Clinic.

El coronavirus hace exactamente lo mismo, pero este virus no es el único que tiene un sentido de agresión y multiplicación. También hay otros virus letales a la salud, y en varios casos no existe la vacuna.

Anuncio

Ébola: El brote de Ébola ocurrido entre 2014 y 2016 dejó 28.000 infectados y 11.300 personas muertas. La epidemia empezó en Guinea y se extendió a Liberia, Sierra Leona, Nigeria, Senegal, Estados Unidos, España, Malí y Reino Unido.

Ataca las células del sistema inmunológico circulando por la sangre, coloniza el sistema sanguíneo, y penetra el hígado, los riñones y los pulmones.

*Todavía no hay ningún tratamiento aprobado que neutralice el virus de forma demostrada.

Hepatitis B: Se estima que el virus mata unas 780.000 personas anualmente. Enfermedad vírica aguda que se transmite a través de la sangre, la saliva o el semen; tiende a ser crónica y entre sus síntomas destaca la ictericia.

Anuncio

Provoca una infección crónica en el hígado que puede derivar en una cirrosis o en cáncer.

*La vacuna tiene una efectividad del 95%.

Rotavirus: Es una de las principales causas de la diarrea infantil. Una de las principales causas de muerte entre los niños de países subdesarrollados, y matan a unos 760.000 pacientes anualmente.

Anuncio

Una enfermedad infecciosa que causa en los afectados gastroenteritis o infección intestinal.

*No hay tratamiento específico para la infección por rotavirus. Los antibióticos y los antivirales no funcionan cuando se presenta esta infección. Generalmente, desaparece dentro de tres a siete días.

HIV: Al rededor de 37.9 millones de personas vivían con VIH en todo el mundo en 2018. Se estima que 770,000 personas murieron por enfermedades relacionadas con el SIDA en 2018.

Anuncio

Ataca y destruye un tipo de glóbulo blanco: la célula CD4, también llamada célula T. Su trabajo es combatir las enfermedades. Pero el VIH usa proteínas en la célula para hacer una copia de sí mismo y luego mata la célula. Esto puede durar 10 años o más sin que tenga ningún síntoma.

*Existen medicamentos para tratar el virus.

Hepatitis C: La enfermedad está provocada por un virus de la familia Flaviviridae, distinto al que provoca la Hepatitis A y la B. se transmite por vía sexual y por compartir jeringuillas usadas, y mata al año entre 350.000 y 500.000 personas.

Es una infección vírica que causa inflamación del hígado, lo que a veces conduce a un daño hepático grave. El virus de la hepatitis C se propaga a través de la sangre contaminada.

Anuncio

*Las vacunas están actualmente disponibles para la hepatitis A y la hepatitis B, pero una vacuna para la hepatitis C todavía está bajo investigación.

Fiebre amarilla: Se cree que al año hay 200.000 incidencias en todo el mundo, con alrededor de 30.000 muertes. Se contagia a través de mosquitos, y debe su nombre al color amarillo que adquieren los enfermos del virus.

Una enfermedad transmitida al ser humano por la picadura del mosquito Aedes aegypti y otros mosquitos de los géneros Aedes, Haemagogus y Sabethes. Fiebre elevada y se ven afectados varios órganos, generalmente el hígado y los riñones.

Anuncio

* La vacuna contra la fiebre amarilla es un virus vivo atenuado. Se da en una sola dosis. Se recomienda una dosis de refuerzo cada 10 años para las personas que siguen estando en riesgo de tener la enfermedad.

Sarampión: Causa al año unas 122.000 muertes. Se contagia a través de la tos, los estornudos y el contacto directo con secreciones nasales.

El virus infecta el tracto respiratorio y se extiende al resto del organismo.

Anuncio

* La mejor manera de protegerse contra el sarampión es con la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (también llamada vacuna triple vírica o MMR). Los médicos recomiendan que todos los niños reciban la vacuna MMR.

Influenza: Es estacional y es capaz de causar entre 250.000 y 500.000 muertes al año. El brote más mortífero conocido fue el de 1918, llamado gripe española, y que mató a casi cincuenta millones de personas.

Una infección viral que ataca el sistema respiratorio — la nariz, la garganta y los pulmones.

* Hay diferentes fabricantes de la vacuna contra la influenza y son muchas las vacunas contra la influenza que han sido aprobadas y recomendadas para ser utilizadas en los Estados Unidos.

Anuncio

El dengue: Enferma de 50 a 100 millones de personas al año, según la OMS. Aunque la tasa de mortalidad por dengue es más baja que la de algunos otros virus, en un 2.5% el virus puede causar una enfermedad similar al Ébola llamada fiebre hemorrágica del dengue, y esa condición tiene una tasa de mortalidad del 20% si no se trata.

El vector principal del dengue es el mosquito Aedes aegypti. El virus se transmite a los seres humanos por la picadura de mosquitos hembra infectadas. Tras un periodo de incubación del virus que dura entre 4 y 10 días, un mosquito infectado puede transmitir el agente patógeno durante toda la vida

*Una vacuna para prevenir el dengue (Dengvaxia®) ha sido autorizada y está disponible en algunos países para las personas de entre 9 y 45 años de edad.


Anuncio