Anuncio
Share
California

Pasillos unidireccionales, almuerzo en el escritorio, juegos individuales. Las escuelas de Los Ángeles podrían reabrir con estrictas reglas

L.A. County Office of Education Supt. Debra Duardo stands at a play structure at Cerritos Elementary in Glendale.
La superintendente de la Oficina de Educación del Condado de L.A., Debra Duardo, explica que una estructura de juego en Cerritos Elementary en Glendale estaría prohibida para los estudiantes bajo las directivas de salud actuales cuando la escuela vuelva a abrir.
(Al Seib / Los Angeles Times)

Las escuelas de L.A. podrían reabrir con reglas estrictas: Salones de un solo sentido, almuerzo en el escritorio, jugar solo

Dieciséis estudiantes por clase, pasillos unidireccionales, los estudiantes almorzando en sus escritorios, los niños jugando con una pelota solos, y se requerirán mascarillas, además de un día escolar escalonado que conllevará nuevos horarios para hacer malabarismos.

Estos escenarios del campus podrían desarrollarse según las nuevas pautas de reapertura de escuelas del condado de Los Ángeles publicadas el miércoles. Este documento de planificación afectará a 2 millones de estudiantes y sus familias a medida que los educadores asuman un desafío que la crisis del coronavirus les impone: rediseñar fundamentalmente el día escolar tradicional.

La reapertura segura de las escuelas en California y en todo el país obliga a reinventar, o abandonar las tradiciones y objetivos del día escolar estadounidense, donde el tiempo de juego, la socialización y el apoyo práctico han sido esenciales para la ecuación del aprendizaje, todo, desde laboratorios de ciencias y deportes de equipo hasta recreo y trabajo en grupo.

Las pautas de la Oficina de Educación del Condado de Los Ángeles ofrecen una visión temprana en todas direcciones sobre los cambios masivos y costosos que se requerirán para reiniciar los campus que atienden a estudiantes desde preescolar hasta el grado 12, lo que es fundamental para la reapertura de California. El marco de 45 páginas se desarrolló a través del trabajo del personal del condado, asesores externos y representantes de 23 sistemas escolares del condado, cada uno de los cuales debe desarrollar su propio plan de reapertura.

Anuncio

“Nuestra principal prioridad es la salud y la seguridad”, dijo Debra Duardo, la superintendente de la Oficina de Educación del Condado de Los Ángeles, que proporciona servicios y supervisión financiera para los 80 sistemas escolares del condado. “Desafortunadamente, algunas de las cosas que los niños pudieron disfrutar en el pasado, ya no podrán hacerlo”.

Cuando los campus cerraron a mediados de marzo, los sistemas escolares se apresuraron a desarrollar un nuevo estilo de educación sobre la marcha, uno que dependía del “aprendizaje a distancia”. Los administradores rápidamente entregaron computadoras y puntos de acceso a Internet. Profesores capacitados en Zoom y otras plataformas en línea. Los padres supervisaron el aprendizaje en el hogar, incluso cuando enfrentaban dificultades económicas.

Con las escuelas tradicionales cerradas en medio del brote de coronavirus, las escuelas en línea están buscando miles de nuevos profesores para mantener la demanda.

A pesar de estos tremendos esfuerzos, los líderes escolares y los maestros han informado una participación desigual de los estudiantes y los impedimentos para aprender en casa, lo que subraya la importancia de un regreso académicamente sólido al campus, incluso cuando el presupuesto propuesto por el gobernador prevé un recorte para las escuelas de aproximadamente el 10%.

Anuncio

Un recorrido del martes en la Escuela Primaria Cerritos en Glendale subrayó las complejidades.

El campus tiene la ventaja natural de contar con múltiples espacios al aire libre: las puertas de las aulas de los alumnos más jóvenes se abren directamente a un patio circular que conduce a un jardín de estudiantes; no es necesario que estos chicos pasen por los pasillos para llegar a clase.

Las pautas recomiendan utilizar espacios al aire libre, donde la amenaza de transmisión del virus es menor.

Pero, ¿cómo exactamente mantienes a los niños de kindergarten y otros jóvenes a seis pies de distancia?

Anuncio

“Ese es un gran desafío porque nuestra naturaleza es jugar juntos y la socialización es muy importante a esa edad”, dijo la directora de Cerritos, Perla Chávez-Fritz. “Quizá ‘hula hoops’ y cosas que los estudiantes puedan jugar en forma individual”.

Perla Chavez-Fritz, foreground, principal of Cerritos Elementary in Glendale, looks over an outdoor lunch eating area.
La directora de la escuela primaria Cerritos, Perla Chávez-Fritz, en primer plano, mira hacia una área de comidas al aire libre que es poco probable que se use para el período de almuerzo escolar cuando el campus de Glendale reabra debido a las medidas de seguridad del coronavirus.
(Al Seib / Los Angeles Times)

Luego está el desafío de exigir a los alumnos, especialmente a los más pequeños, que usen mascarillas todo el día: si están jugando o se la están quitando, el beneficio de saneamiento disminuye. Algunos estudiantes con discapacidades o problemas de salud no pueden usar mascarillas de manera segura.

El otro lado de la escuela Cerritos se abre a un campo de césped adyacente a un área cubierta para comer, espacio al aire libre útil adicional. Pero es probable que la estructura de juegos masiva y pintada con tonos brillantes esté fuera de los límites.

Anuncio

Según las pautas, la amplia área para comer podría usarse para algunas actividades en el aula, pero no para la reunión tradicional del lapso que se da para el almuerzo. Es más seguro para los estudiantes permanecer en clase, comer en sus escritorios, separados a seis pies de distancia.

El condado dijo que los distritos escolares podrían considerar modelos híbridos de aprendizaje, con los alumnos pasando la mitad del día escolar en casa para reducir el tamaño de la clase y quizá eliminando el período de almuerzo por completo, enviando a los estudiantes a su hogar con una comida en bolsas.

Al entrar al aula de la maestra de segundo grado Emily Miranda se ven otros problemas que son obvios. Su salón de clases se abre a un pasillo interior, cuyas nuevas pautas sugieren que se convierta en un pasaje unidireccional para limitar el tamaño del tráfico de estudiantes.

Al interior, la sala está paralizada desde mediados de marzo, pueden verse las paredes adornadas con trabajos de estudiantes para una exhibición que nunca sucedió: reportes de libros sobre el Dr. Seuss; lápices de colores y piezas de collage para la exhibición del Día de Bellas Artes. Los pedidos de libros debían presentarse el 13 de marzo. La caja de lápices de una niña está abierta y boca abajo.

Anuncio

A pencil box left by a student before Cerritos Elementary in Glendale shut down.
Una caja de lápices fue dejada abierta por un estudiante antes de que la pandemia de coronavirus condujera al cierre de Cerritos Elementary en Glendale y otras escuelas en todo el estado.
(Al Seib / Los Angeles Times)

Las etiquetas con los nombres de los estudiantes muestran que Ryan, Lucas, Addison y Maya se sentaron uno frente al otro con sus escritorios juntos. Eso no funcionaría para el otoño. Las pautas sugieren colocar todos los escritorios de la misma manera, a seis pies de distancia.

Además, hay demasiados escritorios, mucho más de los 16 que recomiendan las pautas en un aula de California de tamaño estándar. Y hay bastantes muebles, incluido un centro de actividades para estudiantes en una mesa. Eso es demasiado para mantenerlo limpio, desinfectar y permitir el distanciamiento físico.

The  calendar stops at March 13 in the second-grade classroom of teacher Emily Miranda at Cerritos Elementary in Glendale.
El calendario de anuncios termina el 13 de marzo en el aula de segundo grado de la maestra Emily Miranda en la Primaria Cerritos en Glendale. Ese fue el último día antes del cierre de los campus debido a la pandemia de coronavirus.
(Al Seib / Los Angeles Times)
Anuncio

Las pautas sugieren que los administradores alquilen muebles de almacenamiento para lo que no se reutilizará.

“Hemos medido”, dijo Vivian Ekchian, la superintendente del Distrito Escolar Unificado de Glendale. “Estamos revisando todos los diferentes escenarios para ver cuántas mesas, sillas, escritorios y estudiantes tendrían que estar en un salón de clases para que podamos mantenernos seguros y asegurarnos de que la instrucción se proporcione”.

Glendale Unified Supt. Vivian Ekchian, left, and L.A. County Office of Education Supt. Debra Duardo tour Cerritos Elementary.
La superintendente del distrito escolar de Glendale, Vivian Ekchian, izquierda, y la superintendente, Debra Duardo, de la Oficina de Educación del Condado de Los Ángeles realizan una visita a Cerritos Elementary en Glendale el martes mientras discutían los planes para reabrir los campus.
(Al Seib / Los Angeles Times)

En Cerritos Elementary, todas las aulas tienen lavabos, pero eso no es una realidad en todas partes. Las pautas recomiendan incorporar tiempo en el cronograma para lavarse las manos con frecuencia.

Anuncio

La alfombra en el piso del salón de Miranda, donde los estudiantes se acurrucaron recientemente durante la hora del cuento para escucharla leer libros como “Horrible Harry”, “The Frog Prince”, “The Mangrove Tree”, también podría tener que removerse porque es demasiado pequeña para el distanciamiento social. Y esos libros, parte de la enorme biblioteca del aula de Miranda, son imposibles de desinfectar a diario y posiblemente se tengan que guardar.

Es probable que los estudiantes tengan que leer en línea, dijo Ekchian, y agregó: “Vamos a comprar para nuestros alumnos su propio equipo personal. Entonces, ya sea sus mascarillas o crayones y lápices, lo que sea apropiado a ese nivel de edad. Y podría incluir una pelota de baloncesto que pueden usar. Pero no para un deporte de equipo”.

Ekchian no puede imaginar tener que reducir el personal debido a los recortes presupuestarios propuestos. Ella piensa que las nuevas contrataciones necesarias podrían incluir a los asistentes de baño, para mantener esas áreas debidamente supervisadas.

Quedan muchas incógnitas, dijo Alejandro Ruvalcaba, superintendente del Distrito Escolar Rosemead, al sur de Pasadena.

Anuncio

Si el condado se encuentra en la Fase 5 de reapertura, la escuela estará más cerca de lo normal, manifestó. Aunque el distrito también debe estar listo, por ejemplo, para manejar aperturas más restrictivas y horarios divididos.

“No sabemos si será cada dos días”, expuso Ruvalcaba. “Tampoco si será AM / PM, o podría ser una combinación de ambos”.

Y un plan de instrucción no será suficiente, señaló Michele Bowers, superintendente del distrito de Lancaster, quien formó parte de la fuerza de tarea junto con Ekchian y Ruvalcaba.

“No todos quieren que su hijo esté en un ambiente escolar”, destacó Bowers. “Pero algunos necesitan un ambiente escolar por varias razones. Y hay otros que se sienten muy cómodos con un modelo combinado”.

Anuncio

La línea de tiempo incierta de las escuelas reestructuradas es preocupante, dijo Pedro Noguera, profesor de educación en UCLA.

Las escuelas ofrecen un entorno importante donde los niños aprenden a socializar entre ellos, subrayó.

La disminución del juego, la charla en la mesa del almuerzo y el contacto personal podrían perjudicar a los estudiantes si tales medidas continúan a largo plazo.

“Hay muchos niños que son más sociables y buscan en la escuela a sus amigos y maestros”, señaló Noguera, “ellos estarán en gran desventaja”.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio