Anuncio
Share
California

Las redes sociales se encienden y los internautas piden un cargo mayor para el asesino de George Floyd

Foto compartida en Instagram por el exjugador de la NBA, Stephen Jackson Sr. sobre su amigo George Floyd, quien fue un apoyo para el exbasquetbolista cuando se conocieron en Texas.
(Instagram)

Después de tres días de protestas en Minneapolis, el agente policial Derek Chauvin fue acusado por asesinato y homicidio involuntario en tercer grado por un fiscal del estado de Minnesota, lo cual no ha pasado desapercibido en las redes sociales por la forma en que murió el lunes por la noche el afroamericano George Floyd.

Fue exactamente en las redes sociales en donde se viralizó el video que muestra a Chauvin con una rodilla en el cuello de Floyd, quien decía que no podía respirar y lo que al final le causó la muerte; por esa razón, ahora los internautas piden que se aumenten los cargos utilizando las etiquetas en Twitter #THIRDDEGREE y #RAISETHEDEGREE que se han convertido en tendencias.

Brenda Maia escribió en su cuenta: “¿TERCER GRADO? ¿Nos estás diciendo que fue un accidente? Esto no fue un accidente”.

Para mostrar su inconformidad, Tommy LemonCandy en su cuenta @Uselessbanana1 colocó una descripción de los cargos de primero al tercer grado, y en su publicación cuestionó el proceder de Chauvin.

Anuncio

“¿Fue acusado de TERCER GRADO? Estaba en la cámara. Se sentó en la garganta de un hombre negro durante OCHO minutos, ¿cómo es eso ‘no querer que mueran’?”, se preguntó.

En cambio, Danish en su cuenta @azaam_danish no solo cuestionó que ese cargo puede convertirse en una sentencia máxima de 25 años, por eso él, al igual que otros usuarios de esta red, comparan este caso con el del afroamericano Willie Simmons.

“Willie Simmons, un hombre negro en el estado de Alabama, ha pasado 38 años de cadena perpetua en prisión por robar $9 en 1982”, señaló Danish antes de cerrar su publicación con la etiquetas #GeorgeFlyod y #BlackLivesMatter.

Amila, por su parte, se mostró indignada.

“¿Tercer grado? Eso es asqueroso, ¿cómo puede ser de tercer grado? Esto obviamente no fue un accidente”, publicó.

Otra usuaria, en la cuenta @cheriesnolan, retomó el caso de Simmons para contrastar el cargo que le han dado al autor del crimen de Floyd.

Anuncio

“¿El policía ASESINO solo es acusado de asesinato en tercer grado mientras que Willie Simmons ha cumplido 38 años por un robo de $9?”, cuestionó Raquel.

Este caso ha provocado protestas e indignación en diferentes sectores, al desnudar los prejuicios raciales y la brutalidad policial en contra de las comunidades de color.

En los últimos años los abusos y crímenes en contra de comunidades de color han sido documentados en videos divulgados en las redes sociales

Como fue publicado en Los Angeles Times en Español, Tracey Brame, experta en derechos civiles y profesora en la Escuela de Leyes Cooley-Western Michigan University, cuestiona que la muerte de una persona de color ocurra en manos de quienes se supone deben proteger y servir a la población.

“Debemos mejorar en reconocer los prejuicios raciales”, aseguró la especialista.

Anuncio

“Sé que este problema es difícil, y será difícil continuar haciendo cambios, pero con los datos, la experiencia y la voluntad, el cambio puede suceder. Tal vez no hoy o mañana, pero puede suceder, siempre y cuando podamos pasar de la indignación momentánea al compromiso sostenido de mejorar”, razonó Brame.

En ese sentido, Jody Armour, profesor en la Facultad de Derecho en la Universidad del Sur de California (USC), analizó que la preocupación central del movimiento #BlackLivesMatter desde su inicio, en el 2012, ha sido la indiferencia u hostilidad absoluta de los actores estatales como los oficiales de policía y los fiscales por el valor de las vidas de los negros.

El académico plantea que cuando los actores estatales atacan y faltan el respeto a los ciudadanos, implican a todos los estadounidenses porque actúan en nuestro nombre y “cuando un oficial de policía es asesinado en el cumplimiento de su deber, los representantes de las fuerzas del orden han afirmado rápidamente que un ataque contra un oficial es un ataque contra Estados Unidos”.

“Del mismo modo, cuando un oficial brutaliza o mata injustificadamente a una persona negra, no se trata solo de un ciudadano”, analizó Armour, sino que “Estados Unidos está atacando a ese hombre, mujer o niño negro. Los policías no pueden ser equiparados con Estados Unidos cuando son víctimas, pero luego se reducen a ciudadanos particulares comunes cuando son victimarios”.

Anuncio

El asesinato de George Floyd, de 46 años, trascendió gracias a un video en el que aparece diciendo “no puedo respirar”, mientras era sometido por Chauvin. El video fue grabado con su teléfono por Darnella Frazier, al pasar por el lugar en donde ocurrió el crimen en Minneapolis.


Anuncio