Anuncio

Utilizan el arte y la tiza para unir a la comunidad que pide anular fondos a la ‘Migra’

Voluntarios se unieron a mandar un mensaje de repudio a la “Migra” pintando con tiza el texto que se leía “Defund
Voluntarios se unieron a mandar un mensaje de repudio a la “Migra” pintando con tiza el texto que se leía “Defund ICE” en los alrededores del MacArthur Park.
(Soudi Jiménez/Los Angeles Times en Español)

En un colorido mensaje se tradujo el esfuerzo de una cuadrilla de voluntarios, que unidos sin distinción de origen étnico, con tiza en mano trazaron y rellenaron las letras de dos palabras en las que pedían un alto a la separación de las familias golpeadas por la política migratoria federal.

“Defund ICE”, se leía en ese mensaje.

El texto se plasmó sobre la calle Park View, al costado oeste del emblemático MacArthur Park, en donde se concentran los migrantes recién llegados de Centromérica y México, para quienes la palabra ICE no solo significa Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, sino que es un símbolo de temor.

“Es una policía que ha separado familias, más que todo a los niños”, valoró José Torres después de tres horas de empeño, mostrando manchas de tiza roja en su pantalón al nivel de las rodillas, al haber dejado sus huellas en las letras F, N y C, de ese mensaje que traducido al español significa desfinanciar ICE.

Anuncio

Torres llegó junto a un puñado de voluntarios a las 6 de la mañana de este sábado.

En otro extremo de la obra de arte, en la que intervenieron más de 50 personas con diferentes aportes, se encontraba Chelsea Bell, una abogada de inmigración anglosajona, que junto a dos jóvenes afroamericanas pintaban la letra D, casi entre la intersección de la calle Park View y el bulevar Wilshire.

“Es algo en lo que quiero ocupar mi tiempo”, dijo en referencia al servicio comunitario.

Con gran esmero, arrodillada en el suelo, la abogada tallaba la tiza color amarillo para completar el mensaje. “Cuando una persona es detenida por Migración técnicamente es algo civil, no es criminal, no debería ser lo mismo”, aseguró Bell cuestionando que eso ocurra con la política migratoria de este país.

Anuncio

Al mismo tiempo que esto pasaba en Los Ángeles, en otras ciudades hacían lo suyo.

En todo el país fueron unos 80 artistas los que se sumaron al denominado movimiento In Plain Sight, que buscaba hacerse escuchar en la Casa Blanca y ante la opinión pública.

A juicio de Beatriz Cortez, artista visual y crítica literaria, la obra plasmada en Los Ángeles fue una decisión colectiva que ella se encargó de diseñar, en la que aparte del mensaje político hay un aspecto cultural que muestra las raíces indígenas y afrodescendientes de la comunidad latina.

Anuncio

Para este trabajo artístico, la también profesora de la Universidad Estatal de California en Northridge (CSUN), convocó a un grupo de organizaciones pro-inmigrantes que representan a la comunidad centroamericana que se encargaron de llevar voluntarios y respaldar la acción.

“Este mensaje tambiés es acompañado por la wiphala que es una expresión de multiculturalismo, es un símbolo de los pueblos indígenas de Latinoamérica”, indicó Cortez.

Ese emblema conocido como wiphala se colocó a ambos extremos del mensaje. Se trata básicamente de 49 cuadros, coloreados diagonalmente con los colores del arcoiris, los cuales simbolizan la cosmogonía de los pueblos andinos, que al mismo tiempo representan valores como la solidaridad, hermandad y comunidad.

El concepto, dijo la artista, envuelve el arte con la realidad que vive la comunidad inmigrante, la que es principalmente afectada por los operativos de ICE.

Anuncio

“No creo yo que el arte y la vida estén separados, sino que el arte está inspirado por las situaciones que estamos viviendo como comunidad”, resaltó Cortez.

La obra plasmada en la calle se complementó con una pieza de realidad virtual que se pudo observar sobre el lago del MacArthur Park, que en idioma Kʼicheʼ se leía “No tendremos miedo”. De igual forma, en el aire se plasmó un mensaje que decía “No jaulas”, en referencia a los centros de detención.

“Nuestras familias han estado separadas por décadas y es tiempo de que ellos se reunan”, manifestó Jocelyn Duarte, directora ejecutiva de Salvadoran American Leadership and Educational Fund (Salef), evocando ese sufrimiento que pasan los migrantes al ser detenidos cuando buscan refugio.

Así se veía la obra terminada desde el cielo como se puede apreciar en esta imagen publicada en las redes sociales.
(Facebook)

En ese sentido, Salvador Sanabria, director de la organización El Rescate, considera que quitarle fondos a esa agencia federal es un eufemismo, porque lo que se necesita es que sea abolida, pero este activista cree que es algo que se podrá lograr en la medida que se impulse una lucha colectiva.

Anuncio

“ICE es un símbolo de opresión de los pueblos migrantes, lo mejor sería que desaparezca”, subrayó Sanabria.

Las autoridades del Estado Dorado están pidiendo a los habitantes que se mantengan cerca de sus casas y si viajan que tomen medidas preventivas

Esa agencia debe desaparecer, coincide Ángela Sanbrano, presidenta del Centro de Recursos Centroamericanos (Carecen). Esta activista plantea que las detenciones que realiza ICE son arbitrarias y abusivas, porque llevan a las personas a lo que ella llama centros de concentración.

“Tienen la misma mentalidad que vemos en la policía: el racismo y el odio contra la gente de color”, valoró.

Anuncio

“No los necesitamos”, concluyó Sanbrano.


Anuncio