Anuncio
Share

Fue despedida cuando se contagió de COVID-19 y ahora no tiene ingresos ni atención médica

The Mejia family work their garden in South Los Angeles.
La familia Mejía ha estado ahorrando dinero cultivando sus propias verduras y criando gallinas para obtener huevos. Con menos trabajo, Liz y Arturo Mejía, ambos empleados del aeropuerto, están preocupados por perder su hogar en el Centro-Sur de Los Ángeles.
(Genaro Molina / Los Angeles Times)

Liz Mejía, despedida temporalmente de su trabajo como mesera de restaurante en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles en marzo, sabía que su familia tenía que recortar costos. Entonces ella y su esposo agregaron el cultivo de verduras y frutas a su huerto en South Los Ángeles, y compraron una vaca, la sacrificaron y compartieron la carne con familiares para reducir los costos de los comestibles.

Elvia Martínez, que vive en un garaje con sus dos hijos y su madre, fue despedida durante dos meses de su empleo en el restaurante del aeropuerto. Ahora ha regresado al trabajo, pero le preocupa contraer el coronavirus y llevar la infección a casa con su familia.

Socorro Ponce, ama de llaves de 67 años del Hotel W. en Hollywood, respira hondo cuando tiene que limpiar una suite donde acaba de celebrarse una fiesta. Abre la pequeña ventana de la habitación y la puerta con su carrito de servicio, con la esperanza de que la corriente del viento elimine el aire malo y la mantenga libre del coronavirus.

Una y otra vez, seis meses y contando, los trabajadores de Los Ángeles, la columna vertebral de la economía local, continúan lidiando con la reducción de horas, la pérdida de empleos y los temores de enfermarse e infectar a sus familiares. Quienes solicitan el seguro de desempleo suelen esperar semanas mientras se procesan las reclamaciones y aumentan las facturas.

Anuncio

“Están atrapados en un dilema -¿me quedo en casa y trato de estar seguro, pero me arriesgo a no poder pagar el alquiler, o voy a trabajar y me arriesgo a exponerme a la pandemia?” dijo Kurt Petersen, copresidente de Unite Here Local 11, que representa a 30.000 empleados de la industria hotelera en el Sur de California y Arizona.

“Descubrimos que la mayoría de los hoteles priorizan las ganancias por encima de la seguridad y no quieren hacer lo suficiente para mantener la seguridad de los empleados y los huéspedes”, dijo Petersen. “Eso es un problema. Y el mantra en la gestión hotelera es que el huésped siempre tiene la razón. Bueno, eso es un gran inconveniente en estos días, porque ellos no usan mascarillas todo el tiempo, no se distancian socialmente y hay fiestas en las piscinas”.

El miércoles, Petersen y miembros del Local 11 se manifestaron frente al JW Marriott Santa Monica Le Merigot, exigiendo que le devolvieran el trabajo a una ama de llaves que fue despedida después de contagiarse de COVID-19.

“La compañía afirmó que me despidieron porque trabajaba y no notifiqué a la gerencia de los síntomas potenciales que experimenté días antes”, dijo Margarita Santos, de 63 años, cuando se acercó al atril en Ocean Avenue para defender su caso. “Pero creo que mi despido fue injusto”.

Anuncio

Rabbi Neil Comess-Daniels demonstrates for Margarita Santos, 62, left, in hopes of getting her job back.
El rabino Neil Comess-Daniels se manifiesta por Margarita Santos, de 62 años, a la izquierda, con la esperanza de que recupere su trabajo en el hotel Le Merigot en Santa Mónica.
(Genaro Molina/Los Angeles Times)

Santos relató que el mes pasado le informó a un gerente que tenía dolor de cabeza. Ella dice que le respondió que tomara analgésicos y siguió trabajando. A excepción de los problemas de asma, dijo que se sintió bien unos días después cuando fue a trabajar, pero se enfermó de nuevo y la enviaron a casa. Fue a hacerse una prueba de COVID-19 y, cuando dio positivo, aseguró Santos, llamó para informarles.

Unos días después, recibió un aviso de despido alegando que sabía que estaba enferma y que había ido a trabajar de igual manera porque necesitaba esas horas para pagar sus cuentas. Santos no está de acuerdo, al igual que el sindicato, pero la carta de despido del gerente general del Le Merigot, Damien Hirsch, no deja lugar a discusión.

“Sabías que ponías a nuestros huéspedes y compañeros de trabajo en un riesgo considerable de infectarse con COVID-19", escribió. “Tu comportamiento atroz y negligencia consciente por la salud y seguridad de los demás es completamente inaceptable. Por estas razones, terminaremos tu empleo... a partir del 31 de julio”.

Anuncio

Hirsch dijo que no tenía nada que agregar a lo que estaba en su carta, pero uno se pregunta si pudo haber una mejor manera de abordar una disputa que involucra a alguien que había trabajado para el hotel durante más de una década que no fuera echarla a la calle cuando estaba enferma. En la carta, Hirsch no preguntó cómo se sentía y Santos cree que fue atacada porque había sido organizadora sindical.

Santos, que se siente mejor ahora, vive en una casa de Porter Ranch con su hermano y hermana. Los tres son los encargados de la propiedad, por lo que no tiene que preocuparse por el alquiler por ahora. Pero perder su cheque de pago y su atención médica le duele, dijo, y le gustaría recuperar su trabajo.

Hemos prestado mucha atención en los últimos meses a los socorristas y trabajadores de la salud, y con razón. Pero a veces hemos obviado a otros empleados esenciales, incluidos los trabajadores de los supermercados. Como informó Laura Nelson sobre un conductor de autobús de Metro que acaba de morir de COVID-19, la segunda muerte en Metro, que ha tenido 341 casos de pruebas positivas de coronavirus.

Mejía, la empleada del restaurante LAX, me dijo que ella y su esposo Arturo, un mecánico de aviones cuyas horas se han reducido, temen perder la casa que compraron hace cinco años si la pandemia se prolonga mucho más.

Anuncio

La casa no está en el mejor ni en el más seguro vecindario del Centro-Sur de Los Ángeles. Un campamento para personas sin hogar se encuentra a dos puertas de distancia y el tráfico retumba en la autopista I-110, pero el orgullo de la joven pareja por lo que han construido se puso de manifiesto cuando me mostraron su casa.

 Zoe Mejia, 7, holds the horns of the family's pet goat, as her sister Eva, 5, looks on.
Zoe Mejía, de 7 años, sostiene los cuernos de la cabra que era mascota de la familia, mientras su hermana Eva, de 5 años, mira en el patio trasero de la casa de su familia, donde cultivan calabazas, pimientos, tomates y hierbas.
(Genaro Molina/Los Angeles Times)

El jardín está floreciendo, y sus dos hijas de escuela primaria tienen una piscina inflable en el patio trasero debajo de una hermosa terraza de secuoyas que Arturo construyó. Las fresas y las calabazas están madurando, junto con los melocotones y los cítricos, y los pollos jóvenes proporcionarán un suministro regular de huevos cuando sean mayores.

Los Mejía han eliminado todos los gastos no esenciales y, antes de comprar la vaca, sacrificaron a su cabra para alimentarse a sí mismos y a sus familiares que están luchando más que ellos.

Anuncio

“Todo nuestro enfoque es, ‘tenemos que aferrarnos a la casa’”, dijo Liz. Habían pensado en comprar en Inland Empire y conseguir más espacio por su dinero antes de establecerse en el Centro-Sur de Los Ángeles, “pero ambos trabajamos en LAX”, señaló Liz, y no querían perder tiempo al estar haciendo diariamente largos viajes.

Martínez, la mesera de comida del aeropuerto que vive en un garaje, dijo que retrasó el pago del alquiler a su hermana, quien es la dueña y vive en la casa principal. Martínez se alegra de estar ahora de regreso en el trabajo en un restaurante de comida rápida en la terminal internacional, pero le preocupa no tener su teléfono con ella. Lo deja en casa porque su hija lo necesita para conectarse a las clases virtuales en el Distrito Unificado de Los Ángeles.

Ella teme enfermarse en el trabajo.

“Da miedo”, dijo. “No sabes si la persona cercana a ti ha estado expuesta y algunas de ellas no quieren usar una mascarilla. Les digo que tienen que hacerlo y me miran como pensando, '¿Por qué me dices esto?’”

Anuncio

Ponce, que vive cerca del centro de Los Ángeles, se quita el uniforme después de salir del trabajo en su hotel de Hollywood y se ducha inmediatamente cuando llega a casa. Dijo que está asignada a suites en el hotel y que las propinas han sido raras. Aguanta la respiración cuando entra en habitaciones que pueden tardar hasta 90 minutos en limpiarse y, a veces, le disgusta lo que los huéspedes han dejado.

“Recuerdo haber entrado en una habitación con agujas en el bote de la basura, mascarillas desechadas y una montaña de condones”, dijo Ponce.

 Rabbi Neil Comess-Daniels, left, prays over Margarita Santos, in pink top, as others join in.
El rabino Neil Comess-Daniels, a la izquierda, reza por Margarita Santos, de 62 años, con blusa rosada, mientras otros se unen al final de la manifestación de apoyo a Santos frente al Hotel Le Merigot en Santa Mónica.
(Genaro Molina/Los Angeles Times)

En la manifestación de Le Merigot el miércoles por la mañana, Kristin McCowan del Ayuntamiento de Santa Mónica habló en defensa de Santos. Más tarde me dijo que cree que Santos fue despedida injustamente.

Anuncio

“Lo siento por los trabajadores que están en una posición en la que ni siquiera pueden darse el lujo de enfermarse”, dijo McCowan, y ella no cree que los hoteles estén haciendo lo suficiente para proteger a sus empleados. “Se ponen en peligro todos los días. Eso es lo que tienen que hacer para ganarse la vida”.

En la manifestación, el rabino Neil Comess-Daniels de Beth Shir Shalom se paró frente a Santos y le dio la bendición. Santos y otros levantaron en alto sus manos en oración mientras el rabino le pedía que encontrara fuerzas en tiempos oscuros.

“Podrían haber sido decentes con ella”, me dijo Comess-Daniels, señalando que había múltiples opciones humanas que el hotel podría haber considerado. Él estaba allí, me comentó Comess-Daniels, “porque tenemos que defender a los trabajadores de bajos salarios, muchos de ellos personas de color, que se han visto afectados de manera desproporcionada por el virus”.

En las últimas palabras de su discurso, Santos dijo de sus empleadores:

Anuncio

“En un momento en que los necesitaba, me decepcionaron”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio