Anuncio
Share

De nuevo una monstruosa tormenta de fuego lleva la muerte y la devastación al área afectada por el peor incendio de California

Menos de dos años después de que el incendio más destructivo en la historia de California azotara Paradise, la misma región fue asediada por una segunda tormenta de fuego monstruosa que rápidamente se expandió a más de 250.000 acres, arrasando caseríos en las montañas y matando al menos a tres personas.

El miércoles por la noche, el alguacil del condado de Butte, Kory Honea, enfrentó una vez más la sombría tarea de anunciar las víctimas del fuego, tal como lo había hecho durante semanas después de la destrucción de Camp Fire.

Se encontraron tres cuerpos a raíz del incendio de Bear, parte de las enormes llamas del North Complex que atravesaron las estribaciones del norte de Sierra Nevada antes del amanecer del miércoles. Los múltiples incendios tomaron por sorpresa a los equipos de rescate y a los residentes mientras saltaban hacia el suroeste a las ciudades del condado de Butte, incluida la comunidad de Paradise, que fue destruida en gran parte por el Camp Fire en 2018, que mató a 85 personas.

Los incendios hicieron tambalear a un condado que aún lamentaba la catástrofe anterior y asediaron un estado con incendios forestales sin precedentes que ardían desde México hasta la frontera de Oregón.

Anuncio

“No podemos subestimar lo que pueden hacer a la comunidad y a las personas que amamos”, dijo Honea.

Con el rápido avance, los incendios del North Complex, que habían estado ardiendo desde que un aluvión de rayos golpeó la región el 17 de agosto, se expandieron en 80.000 acres durante la noche, lo que obligó a los bomberos a desviar los recursos escasos hacia otro incendio desastroso.

En todo el estado, 28 incendios forestales importantes han provocado la evacuación de más de 64.000 personas, informó Daniel Berlant, portavoz del Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California.

Afortunadamente para las tripulaciones y los residentes del sur de California, los vientos de Santa Ana no fueron tan fuertes como se pronosticaron, y los tres grandes incendios en los condados de Los Ángeles, San Bernardino y San Diego no crecieron sustancialmente.

Anuncio

Pero en el Norte de California, unos 20.000 residentes en los condados de Plumas, Butte y Yuba se vieron obligados a huir de los incendios del North Complex, que azotaron a 254.000 acres durante la noche.

Los bomberos en ese incidente y el incendio de Creek al sur lucharon por obtener una huella exacta de las llamas porque la alta presión mantuvo el humo intenso, ahora cubriendo casi todo el estado.

El velo gris que formaba el humo hacía que no fuera seguro para los pilotos dejar caer retardante y agua o vigilar dónde habían estado los incendios y hacia dónde se dirigían.

“Una de las cosas que hemos visto en el estado es que con todo el humo, no podemos obtener una buena evaluación”, dijo Chris Vestal, portavoz de la respuesta al incendio de Creek en el Bosque Nacional Sierra.

Anuncio

Las brasas atravesaron kilómetros de terreno accidentado y seco en minutos, provocando nuevos incendios y creando una huella de alta velocidad y rápida transformación difícil de leer desde el suelo.

“En este momento es un desafío no tener apoyo aéreo”, dijo Vestal, “desde el punto de vista de la supresión y de la observación”.

Cuando los aviones están en uso, señaló, los comandantes de bomberos usan “esas líneas retardantes para darnos una idea real de dónde vamos a colocar nuestras líneas de excavadoras”.

“Ser capaz de verlo coloca a las personas en los lugares más ventajosos”, manifestó Vestal.

Anuncio

El miércoles, las cuadrillas en el incendio de Creek se quedaron trabajando con herramientas terrestres en áreas de mejor visibilidad, principalmente en el flanco sur, más cerca de las ciudades de las colinas como Prather, Auberry y Clovis en la llanura, donde los vientos eran suaves. Las cenizas llovieron durante todo el día.

El bosque alrededor transportaba hasta 2.000 toneladas de madera quemable por acre, la mayor parte muerta y seca debido a una infestación de escarabajos de la corteza que creció rápidamente en la Sierra durante una sequía que comenzó en 2012.

(En aras de la comparación, los incendios en el Sur de California están arrasando alrededor de 14 toneladas de chaparral y pasto por acre, consumiendo un combustible más ligero y de combustión más rápida que las coníferas y los robles de la Sierra).

Mark Van Aacken estaba inspeccionando el daño de su comunidad a lo largo de Shaver Springs Road el miércoles con la ayuda de un bombero local que lo ayudó a él y a un amigo a atravesar la barricada. Era una misión de inteligencia más para sus vecinos que para él. Sabía que su casa se había destruido. Un bombero le mostró una foto la noche anterior.

Anuncio

“Pero, aparentemente, una imagen no le hace justicia”, dijo Van Aacken, de 40 años. “Verla de primera mano es otra situación. Estoy un poco molesto porque mi esposa no está conmigo para verla en este momento”.

Van Aacken y su esposa se mudaron a Auberry hace casi cuatro años desde Arizona para estar más cerca de la familia en el área y establecerse para criar a sus hijas gemelas de 7 años al aire libre.

“Ha sido genial, viajar en cuatro ruedas todo el tiempo... simplemente estar al aire libre lejos de la vida de la ciudad”, dijo. “Siempre es como acampar, es la pequeña ciudad, ¿sabes?”.

La familia ha estado al tanto de la serie de incendios en el estado durante el último mes y sabía que su área estaba en riesgo, por lo que evacuaron tan pronto como los oficiales del alguacil del condado de Fresno tocaron su puerta y les dijeron que se fueran.

Anuncio

“Siento que nos hemos salido con la nuestra todos los años”, dijo Van Aacken. “Así que estábamos un poco relajados por el hecho de que cada pequeño incendio que surgía arrojaba tantos [recursos] sobre él que nunca pensamos que sería un problema tan grande”.

Su hermano también perdió su casa. Pero al otro lado de la calle, la de su padre todavía estaba en pie.

“Solo esperábamos que al menos una de las casas todavía estuviera en pie”, dijo.

Los incendios del North Complex están atravesando un terreno similar y muy boscoso. El incidente ahora se erige como el noveno incendio forestal más grande en la historia de California, una estadística más deprimente en esta temporada récord de siniestros; la segunda, tercera y cuarta más grande se iniciaron con la misma tormenta eléctrica de agosto.

Anuncio

Las fotos mostraron devastación en la pequeña población de Berry Creek en el condado de Butte, donde muchas casas y otras estructuras fueron destruidas. Los funcionarios dijeron que no conocen el alcance de la destrucción en la ciudad, que se encuentra al norte de la presa de Oroville.

Jay Kurth, comandante de incidentes del Servicio Forestal de Estados Unidos, dijo que la agencia todavía estaba trabajando el miércoles por la mañana para “averiguar dónde está realmente el centro del fuego” debido a la actividad extrema durante la noche.

Paradise y Concow fueron puestos bajo advertencias de evacuación y se emitieron órdenes para otras áreas alrededor del lago Oroville.

Frank Martinez, de 55 años, vive en el vecindario Mount Ida de Oroville, en la base de las montañas, y tiene numerosos amigos en Berry Creek. El martes por la tarde, cuando el incendio Bear se acercaba a esa ciudad, más de dos docenas de parientes y amigos huyeron de sus hogares allí y se dirigieron a la extensión de 1.5 acres de Martínez en busca de refugio. Martínez dijo que para ese momento, las llamas ya amenazaban un puente en la ruta de evacuación, haciendo retroceder a unos 100 autos. La caravana se separó, con algunos vehículos atascados en la carretera mientras Cal Fire trabajaba para despejar el paso.

Anuncio

Apenas unas horas después de que algunos de sus amigos llegaran a su casa, llegó la noticia de que Martínez también podría tener que irse. Alrededor de las 10 de la noche, “fue como si de repente alguien encendiera un interruptor” y el viento se volvió “loco”, dijo.

Para la 1 a.m. del miércoles, la advertencia de evacuación para el vecindario de Martínez se había convertido en una orden, lo que lo obligó a él, a sus ocho perros de rescate y a otros refugiados a dirigirse a las áreas más urbanas de Oroville. Le han dicho que su casa ha sido destruida, dijo el miércoles, “pero no puedo creerlo hasta que lo vea”. Conoce al menos a unos 25 amigos que perdieron sus hogares en Berry Creek, y señaló que la escuela, la iglesia y el bar local también se incendiaron.

En 2017, se le informó a Martínez que había perdido su casa en el incendio de Wall, pero eso resultó no ser cierto, aunque las llamas llegaron a solo dos pies de su tanque de propano antes de que los bomberos las rechazaran, dijo. En 2018, cuando el Cam Fire destruyó la cercana ciudad de Paradise, sus amigos de Berry Creek nuevamente se refugiaron en su propiedad. Aunque 85 personas murieron en Camp Fire, lo que lo convirtió en el incendio más mortífero de California, Berry Creek se salvó. “Somos veteranos de esto”, comentó.

Martínez en relación a su casa dijo “mantengo mi fe y viva mi esperanza”. “Básicamente, no lo sabremos hasta que levanten las órdenes de evacuación”.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio