Anuncio

Sin lugar para estudiar, con hambre y sin computadoras adecuadas se perjudica a los estudiantes de Eastside y South L.A.

Families wait in line in April at the Mar Vista Family Center for free food, and headphones for students.
Las familias esperan en la fila en abril en el Centro Familiar de Mar Vista para recibir comida y audífonos gratis, que los estudiantes usan para eliminar el ruido mientras estudian en casa.
(Kent Nishimura / Los Angeles Times)

Una nueva encuesta revela que tres cuartas partes de las familias han experimentado una pérdida de ingresos desde marzo y más de un tercio de los estudiantes no tienen un lugar tranquilo para estudiar.

Las familias de Los Ángeles con niños en edad escolar en Boyle Heights, South Los Ángeles y Watts tuvieron problemas con el acceso a computadoras e Internet adecuado durante el semestre de primavera mientras enfrentan la pérdida de empleos y la inseguridad alimentaria, dificultades que obstaculizaron el aprendizaje en línea en medio de la pandemia de COVID-19, según una encuesta.

El sondeo, una colaboración de investigadores de la USC y la Asociación para las Escuelas de Los Ángeles, subraya cómo la pobreza ha exacerbado el número de víctimas de la pandemia y cuán desafiantes son estos problemas de superar. También sugiere que la brecha digital continúa dañando la educación de los estudiantes latinos y negros de bajos ingresos.

Aproximadamente las tres cuartas partes de las familias encuestadas habían experimentado una pérdida de ingresos e inseguridad alimentaria durante la pandemia y casi el 30% enfrentaba problemas de salud e inseguridad en la vivienda. Aún así, aproximadamente 1 de cada 3 familias hizo inversiones para apoyar el aprendizaje en línea, incluido el pago por el acceso a Internet.

“Esta no es una cantidad de dinero trivial para nuestras familias. Los precios están en los cientos de dólares”, dijo Stephen Aguilar, profesor asistente de la Escuela de Educación Rossier de la USC. “Imagínese ser de una familia en la que perdió su trabajo... y ahora tiene que comprar estos dispositivos a sus hijos para que obtengan su derecho constitucional a aprender”.

Anuncio

Otro hallazgo clave mostró que más de un tercio de los estudiantes no tenían un lugar apropiado y tranquilo en casa para estudiar o participar en el aprendizaje en línea, un problema donde los funcionarios escolares tienen una capacidad limitada para abordar, a menos que traigan grupos pequeños de alumnos con necesidades al campus, como ahora lo permiten las pautas del condado.

Los funcionarios del Distrito Escolar Unificado de L.A. y otros distritos escolares del condado de Los Ángeles han dudado en dar este paso debido a las preocupaciones de propagación del coronavirus, aunque algunos sistemas escolares se están moviendo rápidamente para hacer que estas oportunidades estén disponibles.

Reconociendo este problema con los espacios de aprendizaje en el hogar, el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles y los donantes han trabajado para proporcionar auriculares a los estudiantes para minimizar las distracciones.

Anuncio

La encuesta se centró en las áreas atendidas por la Asociación para las Escuelas de Los Ángeles, que administra 19 escuelas del Distrito Unificado de Los Ángeles que inscriben a 14.200 niños en Boyle Heights, South Los Ángeles y Watts. Se encuentran entre las zonas de menores ingresos de la ciudad y han sido duramente afectadas por la pandemia.

En estas escuelas, el 89% de los estudiantes son latinos, el 9% son negros y el 96% son miembros de familias de bajos ingresos. Casi 1.200 familias completaron la encuesta.

Los investigadores realizaron el sondeo en julio, por lo que los hallazgos abarcaron todo el semestre de primavera, pero no el comienzo del semestre actual.

Los hallazgos cuestionan los anuncios en curso de los funcionarios del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles de que prácticamente todos los estudiantes se conectaron rápidamente en la primavera después del cierre de los campus en marzo. En el momento de la encuesta, alrededor del 17% de las familias informaron no tener Internet en casa.

Anuncio

En declaraciones el lunes, el superintendente de las escuelas de L.A., Austin Beutner, dijo que el 98.5% de todos los estudiantes del distrito ahora están conectados. Un portavoz del distrito expuso la semana pasada que esto significaba que un estudiante había iniciado sesión en la plataforma de aprendizaje en línea del distrito al menos una vez desde que comenzaron las clases el 18 de agosto.

Mientras California se enfrenta a un diluvio de solicitudes de subsidios de desempleo durante la pandemia, los trabajadores del gobierno encargados de tramitar las reclamaciones dicen que se ven obstaculizados por una tecnología anticuada, los trámites burocráticos y la escasez de personal capacitado.

Beutner también dijo que los números de asistencia eran relativamente fuertes, considerando la pandemia en curso. Hay una tasa diaria promedio de 93.4% este año escolar en comparación con el 97% del año pasado, según el distrito. La contabilidad de asistencia este ciclo, sin embargo, permite que los estudiantes sean contados como presentes con una interacción diaria mínima.

Si un maestro recibe un correo electrónico de un alumno o padre antes de la medianoche, por ejemplo, ese estudiante puede contarse como presente para el día escolar. Una tarea entregada que debe completarse en tres días puede contar como tres días de asistencia, incluso si el alumno no se pone en contacto con un maestro.

Anuncio

Esta contabilidad de asistencia imprecisa no es exclusiva del Distrito Unificado de L.A., sin embargo, el LAUSD no ha publicado datos adicionales que den una imagen clara de la participación de los estudiantes.

La encuesta también destaca varios factores que podrían seguir planteando desafíos para la participación de los alumnos, incluso si todos ellos tienen computadoras y puntos de acceso. El setenta y cinco por ciento de los padres y tutores encuestados no usaban computadoras con regularidad y alrededor del 42% de los estudiantes confían en sus hermanos cuando tienen problemas con la tecnología.

“Todos los estudiantes de California tienen el derecho constitucional a una educación de calidad. Mientras aprendamos a distancia, eso significa que el acceso a banda ancha de calidad y los recursos necesarios para respaldar el éxito de los alumnos también debe ser un derecho”, dijo Ryan Smith, director externo de Partnership for Los Angeles Schools. “La conversación tiene que... realmente centrarse en las familias negras y latinx que están luchando en múltiples frentes y también se les pide que saquen de su bolsillo para proporcionar más recursos con el fin de que sus estudiantes tengan la oportunidad de aprender”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio