Anuncio

Cómo hacer dinero durante la pandemia: Un veterano discapacitado explica cómo lo está logrando en L.A.

Erick Castro perdió una pierna durante la guerra de Irak, pero eso no lo detuvo para crecer.
(Cortesia)

Si quiere saber cómo hacer dinero durante la pandemia, primero que nada debe saber que no es imposible, afirma el empresario Erick Castro.

Durante décadas los negocios pequeños no han podido competir con las compañías grandes por la falta de dinero, por no conocer el mercado e inclusive hasta por falta de conexiones. Ahora, la pandemia del coronavirus ha dejado a muchos de estos negocios pequeños en la ruina.

Sin embargo, para Castro, de 40 años, algunas clases gratis para microempresarios en Los Ángeles y el no quitar el dedo del renglón, lo están ayudando a hacer crecer su negocio de construcción en Los Ángeles, de miles de dólares a millones.

Anuncio

¿Cómo le hizo? El Originario de Guerrero, México, creció viendo a sus padres trabajar como vendedores de comida en las famosas “loncheras” y alimentando a los campesinos inmigrantes. Entonces fue madurando con la idea de que, si trabajaba arduamente, él podía lograr el sueño americano.

Castro no estaba equivocado, pero antes de probar la lección de sus padres tendría que pasar una prueba.

“Luego de graduarme de la preparatoria, ingresé a la Army para agradecerle a este país lo que nos había dado. Después de cuatro años de servicio, tuve el honor de ir a la Guerra de Irak, resulté herido en combate y perdí una pierna”, comparte.

Anuncio

Castro admite que en muchos momentos se sintió deprimido tras la jubilación. Se preocupaba qué iba a ser de su persona como discapacitado y si alguna vez sería capaz de tener algún trabajo bien remunerado por su condición física.

No obstante, había varias cosas a favor de Castro.

“Yo tenía la disciplina de la Army así como las habilidades para realizar trabajo de construcción que había aprendido durante mis servicios”, dice.

Anuncio

Para Castro, el lema “haz o muere” nunca había sonado tan fuerte en su corazón.

“Pensé que, si no podía laborar en un trabajo físico con mi discapacidad, podría hacerlo con mi cerebro”, agrega.

El joven regresó a la escuela para recibirse de la Universidad de Arizona con un título de ingeniería y matemáticas en 2009. Asimismo, en 2010 volvió de nuevo a la escuela para estudiar administración de negocios.

Anuncio

¿Este fue su secreto? “No, aún viene algo más importante”, dice Castro.

En 2014, Castro se decidió a abrir su propio negocio de construcción con instalación de drenaje y tubería. Para entonces el emprendedor tenía dos empleados y varios contratos pequeños con los cuales vivía al día.

A pesar de haber logrado abrir su negocio, Castro sintió que podía hacer más y mejor.

Anuncio

El año pasado empezó a tomar clases gratuitas de OneLA, una organización sin fines de lucro creada para ayudar a las compañías del condado de Los Ángeles que dan servicios de construcción, manufactura, transportación y cuidado de salud, entre otras, a desarrollarse y conseguir contratos más grandes.

OneLA también le ayuda a los empresarios a conseguir préstamos a través de seminarios vía web, cursos virtuales, consejería y el cortejo de oportunidades de enlace entre negocios.

“Había tomado varias clases en persona, pero en los últimos meses todo ha sido por Internet. De no ser por OneLA no hubiera podido conseguir contratos de millones de dólares y tal vez mi compañía hubiera cerrado”, dice Castro.

Anuncio

Por ahora la compañía de Castro tiene contratos con Caltrans. Su negocio cuenta con 25 empleados, muchos de ellos veteranos de las fuerzas armadas, aunque debido al COVID-19 los trabajadores han tenido que adaptarse también al uso de protección personal y el distanciamiento.

Martin Breidsprecher, director de operaciones para LA Area Chamber of Commerce, una organización involucrada con OneLA, agrega que la pandemia ha obligado a muchos negocios como el de Castro a buscar otras formas de desarrollarse.

Anuncio

“Hemos visto muchos negocios teniéndose que adaptar a la situación actual mientras otros han cerrado sus puertas. El mensaje para la comunidad es que se acerquen a OneLA para pedir asistencia y conservar sus negocios en pie”, dice Breidspreher.

En lo que va de septiembre del 2019, desde que empezó la asistencia, el condado ha aprobado 1.058 certificaciones para trabajar en proyectos del condado en comparación del año anterior con solo 712.

“Esto refleja un 49% de incremento en los negocios que obtuvieron más contratos y más dinero para crecer sus compañías. La ayuda es gratis y aunque parece ser difícil obtenerla, lo cierto es que no lo es”, dice.

Anuncio

OneLA es posible gracias a los principales defensores de las pequeñas empresas de la región: la Oficina de Pequeñas Empresas del Departamento de Consumidores y Asuntos Comerciales del Condado de Los Ángeles (DCBA-OSB), la Cámara de Comercio del Área de Los Ángeles y Relaciones con la Comunidad de Citi.

“Venimos a este país a lograr cosas grandes y sacar a la familia adelante. Creo que el secreto de conseguir el éxito es pedir ayuda. No sabemos todo, no conocemos todo. Hay que ir a los expertos y solicitar ayuda, preguntar y ejecutar. Siempre hay gente dispuesta a darnos la mano”, dice Castro.

Para los que buscan saber sobre OneLA visitar www.one-la.org


Anuncio