Anuncio

Pareja deja las lágrimas atrás y saca la valentía para vender micheladas a domicilio tras quedarse sin empleo

Óscar y Kimberly se lanzan con nuevo negocio tras quedarse sin empleo.
Óscar y Kimberly se lanzan con nuevo negocio tras quedarse sin empleo.
(Cortesia familia Medina )

En tiempos de pandemia hay quienes sacan el pañuelo para llorar y aquellos que sacan la valentía para crear algo nuevo.

“El hambre es canija”, dicen Óscar Medina y su esposa Kimberly, quienes al enterarse de que él se quedaba sin empleo para sostener a su hijo que viene en camino, decidieron emprender su propio negocio de micheladas a domicilio.

Óscar presume su puesto de micheladas en Instagram.
(Familia Medina)

Hace cuatro semanas, Óscar de 34 años se quedó sin empleo de camionero. Su jefe le dijo que no podía pagarles a todos los empleados y que necesitaba despedir a algunos para que el negocio estuviera a flote.

Anuncio

Óscar entonces se convirtió en una estadística más de los millones de personas sin trabajo tras el cierre de negocios por seguridad a los contagios del coronavirus.

Kimberly, de 25 años, había dejado de trabajar hace tiempo tras quedar embarazada con su primer hijo.

¿Y ahora qué hacemos? Fue lo primero que se preguntaron. Ideando entre ambos llegaron a la conclusión de que a las familias de ambos les encantan los mariscos y las micheladas los fines de semana.

Anuncio

Óscar dijo que él haría la combinación de clámato y le pondría su propio sazón secreto a las micheladas mientras Kimberly, a quien le encanta hacer ceviche, crearía un platillo como se hace en el hogar.

Del ingenio de ambos y el empujoncito de su hijo Gael, todavía en el estómago, resultaron las cevicheladas.

“No sabíamos si el plan iba a funcionar. Estabamos nerviosos, pero animados de lanzarnos con la creación, necesitábamos salir adelante por el niño que viene en camino más que todo”, dice Óscar.

Anuncio

Kimberly comparte que la pareja convirtió entonces su Jeep Wrangler en un bar móvil, nombrando el negocio “Micheladas Gael”, como se va a llamar su hijo.

“En tres semanas hemos tenido mucho éxito”, dice Kimberly. “Y es que nuestra receta es simple, pero tiene el amor del hogar”.

El negocio funciona con unos cuantos teclazos. “La gente nos llama para pedir su orden y nosotros llegamos a su lugar para hacer las micheladas”, dice Kimberly.

Anuncio

Según la pareja, que trabaja tres días los fines de semana, en un día promedio hay unos 30 a 40 clientes. La pareja afirma que es muy profesional, ellos van protegidos con sus mascarillas, hacen la comida con toda la salubridad posible en el hogar, así como las mezclas, y hasta verifican identificaciones al vender las micheladas con cerveza.

La pareja de Compton ha recibido pedidos a domicilio desde Sun Valley, Redondo Beach y Palos Verdes.

Cuando se les pregunta cómo se sienten sobre el negocio, Óscar contesta: “Primeramente muy orgullosos porque no esperábamos esta respuesta de la gente, más que nada Gael fue un empujón, si no hay recursos para la casa, hay que salirle al toro, como decimos en Ensenada”.

Anuncio

Y ¿Cuál es el mensaje para aquellos que se han quedado sin empleo durante la pandemia?

“Lo que pudiera decir es que, sí se puede, echándole ganas, creyendo en Dios, no se echen para atrás, si funciona es para ti y si no, pues no lo era”, dice Óscar .

La pareja espera ser una motivación para una o miles de personas en su caso. Ambos planean continuar el negocio después de que la pandemia termine.

Anuncio

“Gael nace en dos semanas, pero ya es nuestro patrón. Como dicen los mexicanos, ‘traía la torta debajo del brazo”, expresa Medina entre risas.

Micheladas Gael

Información: 310-502-4259, o 323-803-5153 o instagram.com/micheladasgael


Anuncio