Anuncio

Sin mascarilla, no hay problema. En California, las personas pueden emitir su voto sin llevar una el día de las elecciones

A woman casts a ballot at a machine.
Una trabajadora electoral del condado de Orange se muestra emitiendo su voto en el Honda Center en Anaheim, donde los votantes pueden optar por entrar o hacerlo desde su auto a partir del 30 de octubre.
(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

En ningún lugar de California se rechazará a un votante que se niegue a usar una mascarilla, dijeron los funcionarios electorales.

Los votantes que se presenten en el condado de Los Ángeles sin una mascarilla serán acompañados a un área al aire libre, donde un trabajador electoral les entregará una boleta.

En el condado de Orange, se colocarán en una cabina lejos de otros votantes.

Los condados de San Bernardino y Riverside ofrecerán protectores faciales a los votantes que estén cerca de una persona sin mascarilla.

En ningún lugar de California se rechazará a un votante que se niegue a usar una, dijeron funcionarios electorales.

Anuncio

En las últimas semanas antes de una de las elecciones presidenciales más polémicas de la historia reciente, mientras el país se enfrenta a una pandemia única en la vida, más de un millón de californianos ya han votado por correo.

Una mesa de votación, con sus filas potencialmente largas, el entorno interior y las cabinas de votación ocupadas por una persona tras otra, representa un riesgo para la salud, a pesar de que los trabajadores limpian constantemente las superficies y ofrecen mascarillas a cualquiera que olvide las suyas.

Pero algunas personas aún se presentarán el 3 de noviembre, ya sea para presenciar el momento histórico o para asegurarse de que sus votos se emitan en medio de preocupaciones sobre la entrega del correo y las demoras en el conteo de boletas. Se ha instruido a los trabajadores electorales para que ayuden a todos a votar, incluso a aquellos que insisten en hacerlo sin mascarilla.

Como tantas otras cosas este año, el uso de ellas se ha convertido en un terreno políticamente peligroso, una medida de seguridad pública obligatoria para algunos y una extralimitación ofensiva del gobierno para otros.

Anuncio

Ansiosos por evitar dramas como los que involucran a clientes de supermercados furiosos y sin cubierta facial que se han compartido innumerables veces en las redes sociales, los funcionarios electorales estatales han emitido pautas detalladas para mantener seguros a los votantes y minimizar la confrontación.

An Orange County Registrar of Voters election services worker stands at the "Super Vote Center Site."
En el condado de Orange, los centros de votación estarán abiertos por un día adicional más allá de los cuatro días recomendados por el estado.
(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

En ausencia de mascarillas, el distanciamiento social es la forma principal de evitar la propagación del coronavirus, tenga en cuenta las pautas de la oficina del secretario de estado Alex Padilla a los funcionarios electorales del condado, revisadas por última vez el 27 de agosto. A la persona sin cubierta facial se le permitirá emitir su voto, pero debe estar segura, por lo que se le llevará a una cabina con mucho espacio alrededor.

Los trabajadores electorales deben estar capacitados en técnicas de disminución progresiva de conflictos, como usar una voz tranquila y un lenguaje corporal que transmita respeto por el derecho de la persona al voto. “Conversaciones intensas y gritos” podrían poner en peligro a los demás al rociar gotitas, señala la guía.

Anuncio

“El derecho al voto es de suma importancia”, dicen las directrices. “Incluso los votantes que descuidan las importantes precauciones de salud y seguridad deben poder emitir su sufragio si ingresan a un lugar de votación”.

Dar la bienvenida a las personas sin mascarilla en los colegios electorales es una desviación notable de las reglas estatales que requieren cubrirse la cara en todos los espacios públicos interiores, como tiendas, autobuses y hospitales. Esas reglas pueden ser reemplazadas por pautas como las del secretario de estado.

El derecho constitucional al voto no es absoluto. En algunos estados, los delincuentes tienen prohibido votar. La Corte Suprema de Estados Unidos ha ratificado recientemente la legislación en varios estados que requiere una identificación con foto para emitir su sufragio, posiblemente un obstáculo más oneroso que usar una mascarilla, dijo Jonathan Adler, profesor de derecho en la Universidad Case Western Reserve.

Restringir el voto en persona por razones de salud pública probablemente sería legal, siempre que haya otras opciones disponibles, como las boletas por correo, señaló Adler.

Anuncio

Rechazar a los votantes sin ellas sería análogo a otras prohibiciones en los lugares de votación como las de las armas o la publicidad de campañas, dijo Rick Hasen, profesor de derecho de UC Irvine.

Pero los funcionarios electorales de California han decidido no enredarse con los derechos de voto, a pesar del riesgo de que las personas sin cubierta facial puedan transmitir el coronavirus a los trabajadores electorales y compañeros votantes.

Sam Mahood, portavoz de la oficina del secretario de estado, dijo que las pautas para los funcionarios electorales del condado tienen como objetivo garantizar la seguridad y permitir que todos voten en persona.

“La Oficina del Secretario de Estado considera el votar como un derecho constitucional fundamental para los ciudadanos”, destacó Mahood en un comunicado.

Anuncio

Orange County Registrar of Voters election services workers stand by at the "Super Vote Center Site."
En el condado de Orange, como en otras partes del estado, los votantes que se nieguen a usar una mascarilla igualmente podrán emitir su voto.
(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

Annabelle de St. Maurice, codirectora de prevención de infecciones de UCLA Health, dijo que la parte más riesgosa de la votación será el tiempo que pasen en la fila. Ella recomienda que las personas consideren métodos alternativos como el envío por correo o la votación anticipada.

“El riesgo más alto será esperar en la fila porque potencialmente estará agrupado alrededor de las personas durante mucho tiempo”, dijo St. Maurice. “El tiempo promedio que alguien pasa en una cabina de votación es bastante corto, por lo que sería una interacción breve y debería ser de bajo riesgo”.

Podrían ocurrir problemas si muchos votantes sin mascarillas se presentan a la vez y no hay suficientes trabajadores electorales para ayudarlos, expuso.

Anuncio

Cuando los votantes vayan a las urnas el 3 de noviembre, probablemente verán cinta adhesiva en el suelo para el distanciamiento social, cabinas con amplio espacio entre ellos y desinfectante de manos en todo momento. Además de los colegios electorales del vecindario, pueden votar en estadios deportivos como el Dodger Stadium y el Staples Center. El Honda Center en Anaheim tendrá una opción de votación directa.

Los funcionarios electorales del condado han elaborado varios planes para lidiar con los votantes sin mascarilla, ya sea ayudándolos a emitir sus votos al aire libre o proporcionando equipo de protección adicional para las personas cercanas.

En el condado de San Diego, los votantes que se nieguen a usar una mascarilla serán trasladados a una cabina al aire libre socialmente distanciada reservada para quienes no usan cubierta facial, dijo el oficial de votación Michael Vu.

El oficial del condado de San Bernardino, Bob Page, informó que los trabajadores electorales se centrarán en la seguridad de los votantes cerca de un elector sin mascarilla mediante el distanciamiento social y el suministro de protectores faciales.

Anuncio

“Si existe la capacidad de expandirnos más, la aprovecharemos”, dijo Page.

El condado de Riverside seguirá un plan similar, comentó Rebecca Spencer.

En el condado de Orange, donde los debates sobre mascarillas y el desafío a las órdenes de cierre se han disparado durante la pandemia, los centros de votación estarán abiertos por un día adicional más allá de los cuatro días recomendados por el estado, informó Neal Kelley.

El condado ha preparado 300.000 mascarillas y bolígrafos desechables para los colegios electorales, además de agregar más buzones de votación, dar prioridad a los lugares para emitir el sufragio más grandes y colocar a los votantes sin cubierta facial en cabinas socialmente distanciadas.

Anuncio

Pero Kelley espera que la participación en persona sea baja. Dijo que en las primarias de marzo, el 80% de los votantes del condado de Orange entregaron una boleta que habían recibido por correo.

“No pienso que haya ninguna razón para creer que no veremos que 8 o 9 de cada 10 votantes hagan lo mismo para las elecciones de noviembre”, dijo Kelley.

"Super Vote Center Site" at the Honda Center in Anaheim
El lugar de votación en el Honda Center en Anaheim, que abre el 30 de octubre, incluye una opción de acceso directo.
(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

Aún así, algunos votantes, como Christian Rothery de Anaheim, planean emitir sus votos en persona.

Anuncio

Rothery disfruta de la “ceremonia completa” de ir a las urnas el día de las elecciones y está preocupado por los problemas recientes de entrega de correo.

Para él, votar en persona no es más riesgoso que hacer mandados durante la pandemia. Dijo que usará una mascarilla y espera que la mayoría de la gente las use, como lo hacen en el supermercado, y cree que los funcionarios electorales tomarán precauciones.

Después de meses de quedarse en casa durante el bloqueo del coronavirus, Rothery dijo que votar en persona será especialmente significativo este año.

“Es un poco normal”, manifestó Rothery, de 46 años, gerente de finanzas que votará por el candidato presidencial demócrata, Joe Biden.

Anuncio

Anna Timm, una joven de 31 años de Orange que trabaja en Disneyland, dijo que depositará su boleta en un buzón del condado.

“Es lo mejor de ambos mundos”, dijo Timm, quien votará por Biden. “Puede tomarse su tiempo y votar en pijama”.

Además, Timm estará ocupada el día de las elecciones. Se ofreció como voluntaria para ser trabajadora electoral después de escuchar que había escasez.

Anuncio

No le preocupa tratar con votantes sin mascarillas.

“Ya tengo mucha experiencia en servicio al cliente, incluidas situaciones estresantes e incluso respondiendo a varias emergencias, después de años de trabajo en parques temáticos, así que entre eso y nuestra… capacitación, me siento bastante preparada”, aseguró.

Carrie Chan, de 44 años, residente de Temple City, dijo que planeaba usar una mascarilla para votar en persona. La asistente legal planeaba votar por el presidente Trump en un centro de votación debido a su desconfianza por la votación por correo.

“Vivimos en Estados Unidos, donde tenemos la libertad de elegir. No creo que se tenga que imponer lo que debe hacer la gente”, dijo Chan. “Usaré mi mascarilla y mantendré mi distancia, pero eso no es algo que podamos obligar a otros a hacer”.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio