Anuncio
Share

Las familias exigen una reapertura más amplia de las escuelas mientras el LAUSD avanza hacia una instrucción limitada en persona

A third grader at Warner Avenue Elementary School pleads for a return to campus.
Un alumno de tercer grado de la Escuela Primaria Warner Avenue participa en una manifestación en el Edificio Federal a fin de presionar al Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles para que los estudiantes vuelvan a recibir instrucción en persona.
(Al Seib / Los Angeles Times)

El aprendizaje en persona comenzará la próxima semana para los alumnos con necesidades especiales, y las guarderías con espacio limitado volverán a abrir en las escuelas públicas de Los Ángeles.

Las escuelas de Los Ángeles reanudarán algunos servicios la próxima semana para un pequeño porcentaje de estudiantes con necesidades especiales, anunció el lunes el superintendente Austin Beutner. Sin embargo, las medidas están muy lejos de las demandas de los padres que se manifestaron en el Westside para presionar por una reapertura más amplia de las escuelas.

El sistema escolar más grande del estado ha sido uno de los últimos en la región en mantener el duro cierre que detuvo todos los servicios en persona a principios de diciembre. La medida del distrito responde en parte al creciente clamor de muchas familias por la reapertura de los campus.

“En previsión de una reapertura más completa de las escuelas en abril, comenzaremos la próxima semana a ofrecer cuidado de niños e instrucción individual en pequeños grupos; servicios para estudiantes con necesidades especiales; y un retorno a los entrenamientos deportivos”, dijo Beutner en declaraciones emitidas el lunes por la mañana. “El director de su escuela tendrá más información al respecto en el transcurso de la semana”.

Durante unos dos meses en el otoño, L.A. Unified ofreció muchos de estos servicios, pero los cerró cuando la oleada de COVID-19 se apoderó del sur de California, poniendo a prueba el sistema médico. En ese momento, los servicios y la instrucción en persona llegaban a menos del 1% de los 465.000 estudiantes de jardín de infancia a 12º grado. Para prestar esos servicios, el distrito dependía del personal que se ofrecía a trabajar fuera de la jornada escolar normal.

Anuncio

Beutner no ofreció detalles sobre si los servicios funcionarán de la misma manera o podrían llegar a más estudiantes.

A partir del 15 de marzo, las personas de entre 16 y 64 años de edad que sean discapacitadas o tengan un alto riesgo de morbilidad y mortalidad por COVID-19 podrán vacunarse.

En las últimas semanas, las tasas de infección por coronavirus han disminuido considerablemente, pero de manera desigual, con tasas bastante más altas en muchas de las comunidades de bajos ingresos atendidas por L.A. Unified. Beutner citó el riesgo continuo como parte de la razón por la que la reapertura del enorme sistema escolar tuvo que abordarse con más precaución que en otros lugares.

Debido a la disminución de las tasas de infección en todo el condado, todos los campus de primaria son elegibles para abrir en el condado de Los Ángeles. El gobernador Gavin Newsom ha pedido la reapertura de las escuelas primarias -citando las nuevas orientaciones de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU- pero no ha ordenado la reapertura.

Anuncio

Más de 200 manifestantes afiliados a por lo menos 20 escuelas de L.A. Unified se reunieron el lunes por la mañana en el Edificio Federal en el oeste de Los Ángeles, pidiendo la reapertura de las escuelas. También hubo asistentes solicitando una reapertura más rápida de los campus en el Distrito Escolar Unificado de Santa Mónica-Malibú.

“Tengo dos adolescentes que están sufriendo mucho, además de una pequeña que llora todos los días porque este sistema no funciona”, dijo Ora Yashar, cuyos hijos están matriculados en la Warner Avenue Elementary de Westwood y en la Palisades Charter High School de Pacific Palisades. “Ya es suficiente”.

Yashar señaló que algunos otros sistemas escolares y muchas escuelas privadas han reanudado las clases presenciales.

La hija de Cynthia Rojas, de 5 años, probó el jardín de infancia en línea en la escuela primaria Coeur d’Alene Avenue, en Venice.

Anuncio

“Mi hija hizo Zoom durante una semana”, dijo Rojas. “Y después de 20 minutos cada día, se ponía a llorar”.

Rojas la trasladó a una clase privada de jardín de niños creada cuando su antiguo preescolar amplió un grado. Su hija, añadió, está entusiasmada por llevar una mascarilla si eso significa poder ir a la escuela.

El despliegue de la vacuna COVID-19 en California ha estado plagado de problemas de datos, por lo que el estado no puede decir con exactitud cuántas dosis están disponibles en cada momento.

Pero su hijo mayor, señaló, sigue en Coeur d’Alene y no está prosperando a pesar de tener una excelente maestra.

Anuncio

“Pueden decir que se preocupan por los niños”, dijo Rojas sobre el sindicato de maestros y la dirección del distrito, “pero no hay un sentido de urgencia para abrir nuestras escuelas”.

Los organizadores enmarcaron la manifestación como un “Zoom blackout” - esencialmente, una huelga de asistir a la escuela en línea que iba a comenzar el lunes y continuar “por los días que fuera necesario”, decía un aviso.

Eso podría ser indefinido.

En sus declaraciones, Beutner mencionó una fecha de reapertura “a más tardar el 9 de abril”, al tiempo que afirmaba que las vacunas para el personal escolar son una parte fundamental de la ecuación. El acceso inadecuado a las vacunas podría retrasar esa fecha, ha dicho.

Anuncio

“Mi objetivo del 9 de abril sigue siendo posible, pero tenemos que empezar hoy, no mañana, ni la semana que viene”, dijo en la reunión informativa, refiriéndose al acceso amplio e inmediato a la vacuna para los empleados que serían necesarios para reabrir los campus.

El personal escolar menor de 65 años no puede vacunarse hasta el 1 de marzo, y es probable que los suministros sean limitados durante semanas. Las dos vacunas existentes en el mercado requieren de cinco a seis semanas para alcanzar la máxima inmunidad tras la primera de las dos inyecciones.

Los líderes de United Teachers Los Angeles, que representa a los maestros, consejeros, enfermeras y bibliotecarios del distrito, dicen que ningún personal debe volver a trabajar hasta que estén completamente inmunizados.

Grupos aliados del sindicato organizaron una manifestación el sábado, en la que padres y estudiantes instaron a mantener los campus cerrados hasta que sea más seguro y haya vacunas disponibles para el personal.

Anuncio

El sindicato y el distrito están negociando cómo sería el regreso a los campus. Los miembros del sindicato tienen previsto votar la semana que viene si se oponen, o no, a una orden de vuelta al trabajo.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio