Anuncio
Share

Problemas con los datos perjudican la distribución de la vacuna contra el COVID-19 en California

A woman wearing mask and gloves fills a syringe from a vial.
La farmacéutica Marie Antonette Tambot prepara las vacunas de Pfizer-BioNTech contra el COVID-19 para los trabajadores de la salud en el Seton Medical Center, en Daly City, California.
(Jeff Chiu / Associated Press)

El despliegue de la vacuna COVID-19 en California ha estado plagado de problemas de datos, por lo que el estado no puede decir con exactitud cuántas dosis están disponibles en cada momento.

Dosis omitidas, errores de carga, retrasos y contratiempos de software. El lanzamiento de la vacuna contra el COVID-19 en California ha estado plagado de problemas de datos y dejó al estado incapaz de realizar un seguimiento de cuántas dosis están disponibles en un momento dado.

Las implicaciones son de gran alcance: el gobernador Gavin Newsom presionó para acelerar la vacunación, en parte porque los datos del estado parecían mostrar que los proveedores tenían una buena cantidad de dosis. Ello lo llevó a amenazar con tomar suministros de quienes no actuaran lo suficientemente rápido. Ahora, los funcionarios del condado temen que la posible falta de precisión de los datos reduzcan las asignaciones futuras, en función de conclusiones erróneas a partir de cifras equivocadas. “Hemos señalado que sus datos son incorrectos desde finales de diciembre”, expresó el supervisor del condado de Fresno, Ernest Mendes.

Después de ser presionada para hacer pública más información sobre el progreso de los condados en sus iniciativas de vacunación, la administración estatal publicó un tablero para “hacer que los datos de las vacunas sean transparentes y accesibles para todos los californianos”.

Pero el tablero estaba tan plagado de errores -como mostrar un puñado de dosis de condados de Arizona y otros estados- que Kat DeBurgh, directora ejecutiva de la Asociación de Oficiales de Salud de California, inicialmente le dijo al estado que lo elimine. Los funcionarios de los condados más pequeños de California también expresaron que el tablero no informaba bien las dosis para ellos.

Anuncio

“Cuando [el tablero] apareció por primera vez, todo era extremadamente inexacto”, remarcó DeBurgh, “pero está mucho mejor ahora”.

La precisión de los datos de vacunas del estado en general está mejorando, lo cual ha ayudado a California a elevar su clasificación nacional de dosis administradas, pero el esfuerzo a menudo ha sido un proceso manual y laboriosamente lento, reconoció el portavoz del Departamento de Salud Pública de California, Darrel Ng.

Además, el trabajo no está terminado. Aimee Sisson, oficial de salud pública del condado de Yolo, expuso a los legisladores durante una audiencia el pasado miércoles que los errores de carga causaron que la base de datos del estado contara menos de las vacunas administradas en ese condado en casi un 30%. “Ni el número recibido ni la cantidad administrada que informa el estado coinciden con lo que sabemos que ocurrió en el condado de Yolo”, añadió Sisson. “El personal del condado ha estado trabajando con un contratista estatal para solucionar las discrepancias, inútilmente”.

Anuncio

Con la advertencia de California a los proveedores de que si no se administran las vacunas con la suficiente rapidez, el estado podría retirar las dosis, Sisson enfatizó que los datos en los que se basaba el estado deben ser precisos.

“Si se usan los datos actuales para determinar las asignaciones futuras”, comentó, “el condado de Yolo podría ser penalizado por lo que el estado considera como una tasa de administración del 51%, pero que en realidad es del 74%".

Los problemas de datos hicieron parecer que los condados demoraron en hacer llegar las dosis al público, añadió Sisson, lo cual llevó al estado a buscar nuevas formas de acelerar la vacunación. Newsom anticipó que el estado firmará un contrato con Blue Shield of California para revisar cómo el estado asigna las vacunas y mejorar la recopilación de datos. Se espera que ese contrato se dé a conocer esta semana.

La administración Biden está impulsando los esfuerzos para identificar y rastrear las variantes del coronavirus para ayudar a los científicos a ver hacia dónde se dirige la pandemia.

Anuncio

Algunos funcionarios del condado expresaron su preocupación por la reestructuración del sistema de administración de vacunas del estado, alegando que los problemas están en la recopilación de datos del estado, no en cómo se distribuyen las dosis. “El sistema no está estropeado”, comentó Sisson. “Parece que el problema es que las dosis que se aplican, no aparecen”.

Parte del inconveniente con los datos del estado es la gran cantidad de proveedores de vacunas que ingresan información, utilizando diferentes tipos de software. A veces, los errores y retrasos son el resultado del software en sí, agregaron algunos funcionarios de condados.

Otras ocasiones, el registro de vacunación del estado indica que se cargó la información de la dosis, pero luego no se actualizan los totales, según los funcionarios.

“Escuché de varios departamentos de salud locales en la región metropolitana de Sacramento que experimentan el mismo problema con las dosis faltantes [en el registro estatal]”, señaló Sisson, durante la audiencia. El Dr. Paul Simon, director científico del Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles, agregó que “observamos lo mismo aquí en Los Ángeles”.

Anuncio

La organización de defensa legislativa Urban Counties of California escribió una carta a Newsom este mes señalando que sus condados miembros fueron “significativamente perjudicados por la falta de datos precisos a nivel estatal”.

En enero pasado, Newsom promocionó lo lejos que había llegado el estado en el aumento de las cifras de vacunación diaria, pero admitió que el “retraso de datos de dos, tres días... nos está menoscabando en términos de algunas de las cifras nacionales”.

Los problemas importantes de recopilación de datos de vacunas de California se expusieron por primera vez cuando Newsom les dijo a los californianos “háganme responsable” de la meta de administrar un millón de dosis de la vacuna contra el COVID-19 en 10 días. Transcurrido ese plazo, los funcionarios estatales afirmaron que los errores de codificación y los retrasos en los datos impedían decir si Newsom había cumplido con la meta.

La respuesta estatal a la pandemia se ha visto obstaculizada de otras maneras, por sistemas de datos deficientes u obsoletos, incluido el descubrimiento -en agosto pasado- de que una falla en las bases de datos de salud pública hizo que los números no fueran confiables y generó dudas sobre qué acciones tomar para detener la propagación del coronavirus.

Anuncio

Frente a las críticas de los funcionarios del condado sobre los problemas persistentes de los datos de inmunización, el Dr. Tomás Aragón, director del Departamento de Salud Pública de California y oficial de salud pública del estado, declaró a los legisladores durante la audiencia del miércoles pasado que hay un “enfoque particularmente intenso” para “limpiar los datos y mejorar la calidad”.

“Tenemos que mejorar los datos”, resaltó Aragón.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio