Anuncio
Share

¿Te preocupa recibir tarde la segunda dosis de la vacuna? No deberías, dicen científicos de San Diego

La enfermera Tonia Yu prepara la vacuna COVID-19 en el Scripps Memorial Hospital La Jolla.
La reciente escasez de dosis de la vacuna COVID-19 tiene a muchos habitantes de San Diego preocupados por conseguir su segunda dosis a tiempo. Pero los investigadores locales afirman que recibir la segunda dosis más de seis semanas después de la primera no es motivo de preocupación.
(Sam Hodgson / The San Diego Union-Tribune)

Aunque los problemas de suministro de la vacuna COVID-19 han dejado a miles de habitantes de San Diego en el limbo entre la primera y la segunda dosis, los investigadores locales dicen que no hay que preocuparse por recibir la segunda vacuna con retraso.

Lo que es más importante es volver a la siguiente cita una vez que esté disponible, dice el doctor Mark Sawyer, un experto en enfermedades infecciosas del Hospital Infantil Rady que formó parte de los paneles asesores de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) que revisaron la seguridad y la eficacia de las vacunas Moderna, Pfizer y Johnson & Johnson.

Salud

“La gente no tiene que preocuparse de que su primera dosis se haya desperdiciado si tiene que esperar cinco semanas, o seis semanas o siete semanas entre la dosis uno y la dosis dos”, dijo Sawyer. “Seguirá funcionando y estarán protegidos”.

Anuncio

Alrededor de 307 mil habitantes de San Diego que han recibido la vacuna COVID-19 todavía necesitan una segunda dosis, según el tablero, ya que se necesitan dos inyecciones de las vacunas Moderna y Pfizer para maximizar la inmunidad contra el coronavirus.

Y aunque los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan recibir la segunda vacuna dentro de las seis semanas siguientes a la primera, eso no ocurrirá para algunos residentes debido a una severa escasez de la vacuna de la biotecnológica de Massachusetts Moderna.

Durante la reunión informativa semanal del condado sobre el coronavirus, los funcionarios dijeron que los problemas de suministro de vacunas aún no se han resuelto. Y aunque las cifras locales de COVID-19 tienden en la dirección correcta, con 352 infecciones por coronavirus y 17 nuevas hospitalizaciones registradas el miércoles, el progreso reciente no será seguro hasta que la gran mayoría de los habitantes de San Diego hayan sido inoculados.

“Esto es una lucha. Esto es muy duro”, dijo el supervisor del condado Nathan Fletcher. “Sé que crea frustración”.

Anuncio

También crea confusión para las personas que se preguntan si tendrán que empezar de nuevo todo el proceso de vacunación debido a un retraso en la segunda dosis.

¿La respuesta corta? No.

“Si la segunda dosis se administra más allá de estos intervalos, no es necesario reiniciar la serie”, dicen las directrices de CDC publicadas en internet a mediados de febrero.

Anuncio

Esperar más tiempo para la siguiente dosis podría incluso ser útil, dice el doctor Douglas Richman, virólogo de la UC San Diego, señalando que otras vacunas multidosis, como la del sarampión, el tétanos y la hepatitis A, suelen espaciar las inyecciones de dos a seis meses, a veces más.

“El retraso no me preocupa en absoluto, y puede ser beneficioso”, dijo Richman. “La magnitud de la respuesta para un refuerzo mejora cuanto más se espera”.

El momento recomendado para la segunda dosis de las vacunas de Moderna y Pfizer —cuatro y tres semanas, respectivamente— se basa en los ensayos clínicos. Estos ensayos se diseñaron para comprobar rápidamente si las vacunas eran seguras y eficaces; unos intervalos más largos entre las dosis habrían retrasado la búsqueda de esas respuestas.

Se tarda unas dos semanas en generar una respuesta inmunitaria completa a una vacuna, por lo que de tres a cuatro semanas es el plazo más corto para recibir una segunda dosis. Esa respuesta implica tanto anticuerpos —proteínas en forma de Y que pueden recubrir un virus y evitar la infección— y las células T, que pueden eliminar las células infectadas antes de que expulsen más virus.

Anuncio

La mayoría de estas células inmunitarias acaban muriendo, pero unas pocas se quedan por si se vuelve a exponer al mismo virus. Estas llamadas células de memoria pueden tardar un mes o más en formarse, dice Richman. Una vez que se forman, su reactivación produce una respuesta inmunitaria más rápida y fuerte que la de la primera vez. Esa es la razón de ser de una vacuna de refuerzo.

En esta línea, los investigadores han informado de que la vacuna contra el coronavirus del gigante farmacéutico británico AstraZeneca es un 55 por ciento eficaz para las personas que recibieron las dos dosis en menos de seis semanas, pero que su eficacia aumenta continuamente con intervalos más largos, alcanzando el 82 por ciento entre los participantes que esperaron al menos 12 semanas para su segunda dosis.

Y mientras esperas, hay muchos datos que demuestran que la primera dosis ofrece una fuerte protección a corto plazo. Una sola inyección de la vacuna de Moderna tiene una eficacia de alrededor del 80 por ciento para evitar que las personas enfermen de COVID-19, según los datos presentados a la FDA.

Anuncio

Sin embargo, no está claro cuánto dura la protección de una sola dosis. Y con la creciente evidencia de que algunas variantes del coronavirus no son detenidas tan eficazmente por los anticuerpos, sigue siendo importante recibir la segunda dosis tan pronto como sea posible.

“Amplificas tu respuesta (y) tus anticuerpos después de la segunda inyección, por lo que tienes un nivel más alto. A medida que tu respuesta inmunitaria se va reduciendo con el tiempo, probablemente tienes más durabilidad, y probablemente tienes más protección”, dijo Richman. “Hay muchas buenas razones para ponerse una segunda vacuna, sin duda”.

Otra buena razón: Las actuales vacunas COVID-19 son extremadamente eficaces para prevenir enfermedades graves y la muerte. El miércoles, el condado informó de otras 25 muertes relacionadas con el coronavirus, lo que elevó el total de la región a 3342.

Anuncio


Anuncio