Anuncio
Share

Después de casi un siglo, la emblemática tienda Sears en Boyle Heights cerrará sus puertas

Landmark Sears in Boyle Heights is closing
La tienda Sears en Boyle Heights cerrará en abril después de casi 94 años en el negocio. La primera planta se sigue utilizando como tienda, donde se está liquidando todo, incluidos los accesorios. La tienda y la planta de distribución de pedidos por correo abrieron en 1927, y esta última cerró en 1992.
(Myung J. Chun / Los Angeles Times)

La mayoría de los residentes de Boyle Heights habían cambiado sus lealtades comerciales hace años. Aún así, el inminente cierre representa el fin de una era para el barrio obrero.

Para generaciones de residentes de Boyle Heights, Sears era un lugar para comprar las necesidades mundanas: pantalones caqui, refrigeradores.

Estaba allí para las familias a medida que crecían, desde la ropa de bebé hasta los vestidos de graduación y los trajes informales de negocios para los primeros trabajos.

Era la meca de los escaparates, un lugar para contemplar cachorros y gatitos, para pedir a los padres caramelos y palomitas.

Para los nuevos inmigrantes de México, El Salvador y otros lugares, contenía todas las cosas que esperaban poder comprar algún día.

Anuncio

Era un lugar emblemático, un gigante del Art Déco que unía el barrio con su primo arquitectónico, el original Hospital del Condado de Los Ángeles-USC.

Era un lugar en el que trabajaban 1.800 personas cuando se inauguró en 1927.

Tenía un personal de ventas que hablaba español y que atendía a los compradores latinos.

“Sears era nuestro lugar, un sitio en el que los latinos podíamos sentirnos cómodos y no ser menospreciados”, dijo Margarita Juárez, de 86 años. “Cada vez que entraba en Sears, me preguntaban inmediatamente si necesitaba ayuda. Intenta encontrar una tienda que haga eso ahora”.

Anuncio

Al igual que otras tiendas Sears en todo el país, la ubicación de Boyle Heights se fue marchitado en las últimas décadas, parte de un declive en las tiendas departamentales alimentado por el aumento de Walmart y Target, así como por los minoristas de nicho y las compras en línea. En 2018, Sears se declaró en bancarrota.

Sears department store in Boyle Heights is closing
Los grandes almacenes Sears en Boyle Heights van a cerrar este mes después de casi 94 años en el negocio. El primer piso sigue siendo utilizado como tienda donde todo, incluyendo los accesorios, está siendo liquidado. La tienda y un centro de distribución de pedidos por correo abrieron en 1927, y este último cerró en 1992.
(Myung J. Chun / Los Angeles Times)

La tienda, cuyo logotipo iluminado en verde es visible a kilómetros de distancia por la noche, elevándose por encima de una confluencia de autopistas en East Olympic Boulevard, cerca del río L.A., era uno de los pocos puntos de venta de Sears que sobrevivían en la zona.

En la reciente ronda de recortes que afectó a las tiendas Sears de todo el país, el local de Boyle Heights no estaba en la lista de cortes.

Anuncio

Sin embargo, en las últimas semanas se ha llevado a cabo una venta de cierre en la zona de venta del primer piso, con joyas y alfombras con un descuento de hasta el 80%.

La empresa matriz de Sears, Transformco, no respondió a las solicitudes de comentarios. Varios trabajadores de Sears, que no estaban autorizados a hablar en público, dijeron que se les informó que la tienda cerraría en cuestión de semanas.

La mayoría de los residentes de Boyle Heights habían cambiado sus lealtades de compra hace años, después de que Sears se convirtiera en una sombra de lo que fue. Sin embargo, el inminente cierre representa el fin de una era para ese barrio obrero.

Angie Chávez, que se mudó a Boyle Heights en 1951, solía comprar en Sears los domingos después de asistir a misa en la iglesia católica de Santa María.

Anuncio

En 1952, compró su primer televisor en Sears: un Silvertone dentro en un grueso mueble de madera que duró más de dos décadas.

Después de mudarse a Montebello a mediados de la década de 1990, Chávez siguió frecuentando la tienda hasta que dejó de ir en la década de 2000.

“Era una experiencia comunitaria ir a Sears, porque cada vez que ibas, te encontrabas con alguien que conocías”, dijo Chávez, de 91 años, impresor y grabador jubilado. “Incluso los vendedores eran locales, y hablabas con ellos de sus familias”.

Juárez, una de 11 hijos que crecieron en la zona de Rose Hills, en el este de Los Ángeles, recuerda haber comprado en Sears con su familia a principios de los años cuarenta.

Anuncio

Los precios eran razonables y había un amplio estacionamiento. Para los niños, la tienda era un país de las maravillas.

“Todavía puedo oler las palomitas 80 años después”, dice Juárez, ama de casa.

En 1973, la tienda de Boyle Heights se convirtió en una de las primeras de la cadena Sears en ofrecer contratos de venta en español.

Anuncio

Además de ser una tienda minorista diseñada para satisfacer todas las necesidades, el edificio de Sears albergaba un centro de pedidos por correo, el equivalente del siglo XX a un almacén de Amazon.

En los primeros años, los trabajadores se deslizaban por el edificio en patines y empujaban cestas llenas de electrodomésticos, ropa de cama y otros productos por rampas en forma de sacacorchos para ser enviados a todo el país.

Muchos lugareños hicieron carrera durante décadas en Sears.

Edward Martínez, nativo de Boyle Heights, comenzó a trabajar en Sears en 1963, ascendiendo de operador de carretillas elevadoras y de carga a capataz.

Anuncio

Martínez conoció a su esposa, su compañera de trabajo Cruz Muñoz, en Sears y se casó con ella en 1967.

En 1992, Martínez fue uno de los casi 2.000 empleados despedidos cuando se cerraron las operaciones de venta por correo en Boyle Heights y Montebello.

Sin embargo, Martínez amaba tanto a Sears que en su funeral del 17 de marzo, su cuerpo fue vestido con una camisa negra de trabajo adornada con sus insignias de 5, 10 y 25 años de aniversario de Sears, su insignia de identificación de Sears y su sombrero marrón de Sears Craftsman. Tenía 78 años cuando murió por complicaciones de la diabetes.

Anuncio

“Mi padre amaba a su familia por encima de todo, pero Sears le seguía de cerca”, dijo su hijo, Edward Martínez Jr. “Solía decir: ‘Sears pone un techo sobre tu cabeza, ropa en tu espalda y comida en la mesa’. Así que, para nuestra familia, siempre fue un lugar mágico”.

Como estudiantes de la escuela secundaria Garfield, Rolando Cruz y Guillermo Villaseñor participaron en un programa de desarrollo de la fuerza de trabajo en Sears durante la temporada de vacaciones de 2000.

“Sears es el lugar donde aprendí a hacer el nudo de la corbata y las habilidades de servicio al cliente trabajando con las señoras que compraban ropa para sus maridos”, dijo Cruz, de 38 años, un gerente de proyectos para una organización sin fines de lucro que todavía vive en Boyle Heights.

Cruz veía a menudo al padre Gregory Boyle, sacerdote jesuita y fundador de Homebody Industries, en Sears ayudando a los antiguos miembros de las pandillas a elegir su ropa de trabajo.

Anuncio

Villaseñor permaneció en Sears durante seis años. Durante ese tiempo, recuerda, los empleados temían constantemente que la tienda pudiera cerrar.

“Cada año, se suponía que iba a cerrar, y nunca lo hizo”, dijo Villaseñor, de 38 años, un contador. “Es una locura que, después de 94 años, ocurra”.

En el año 2000, una empresa de inversiones de Arizona compró el edificio, proponiendo demoler los tres pisos inferiores, remodelar la tienda existente y hacer espacio para otros negocios minoristas.

La remodelación nunca se materializó. Tampoco lo hizo el plan de 350 millones de dólares del siguiente propietario, Mark Weinstein y su empresa promotora de Santa Mónica, MJW Investments, para construir un complejo residencial y comercial.

Anuncio

En medio de las preocupaciones de los activistas de la comunidad sobre la vivienda asequible y el aburguesamiento, MJW puso el complejo de Sears en el mercado en 2006.

Sears department store in Boyle Heights is closing
Unos pintores trepan por una abertura en el edificio de distribución de pedidos por correo de Sears en Boyle Heights. Los grandes almacenes del primer piso van a cerrar este mes después de casi 94 años en el negocio.
(Myung J. Chun / Los Angeles Times)

La leyenda del boxeo y nativo del Eastside, Óscar De La Hoya, aceptó tentativamente comprar la propiedad, pero pronto se echó atrás.

El promotor Izek Shomof, compró la propiedad en 2013, y planea convertirla en lofts residenciales, un salón de comidas de moda y espacios de oficinas creativas con un área de recreación en la azotea, pero la pandemia del COVID-19 ha frenado los planes.

Anuncio

El hijo de Shomof, Jimmy Shomof, que es representante del Grupo Shomof, dijo que pronto se anunciaría una actualización sobre el futuro del edificio.

El colaborador de Forbes Michael Lisicky informó por primera vez del inminente cierre.

En la venta de cierre de un reciente miércoles por la tarde, las pulseras eran las únicas joyas dentro de una vitrina que anunciaba un descuento del 75%.

Los carteles que colgaban del techo decían: "¡Venta de cierre de la tienda! Todo con un descuento de entre el 20% y el 75%. Todo debe ser vendido”.

Anuncio

Unos pocos compradores rebuscaban gangas entre un surtido de restos: vaqueros blancos de hombre, blusas extra pequeñas de mujer, alfombras con un 80% de descuento, un torso de maniquí masculino por 45 dólares, un pupitre de primaria desgastado por 5 dólares.

Blanca Reyes, una limpiadora de casas de 53 años, vive en Highland Park pero nunca había comprado en Sears hasta que una amiga le habló de las rebajas de cierre.

Escogió una máscara de Spiderman para su nieto de 7 años y rebuscó en las cajas de zapatos un par de Reebok de la talla 7 para su marido.

Los colores disponibles no eran de su agrado.

Anuncio

Dijo que era más bien una cliente asidua de JCPenney, aunque le entristecía que Sears cerrara.

“Supongo que esto es lo único que queda”, dijo.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio